jueves 30 de mayo de 2024

En medio del desfinanciamiento, la universidad pública logró producir una vacuna contra el covid-19

Si bien el proyecto se encuentra paralizado por falta de fondos, la vacuna elaborada por investigadores de la UNLP y la UBA finalizó con éxito su fase pre-clínica. Nota al Pie habló con Guillermo Docena, uno de los líderes del proyecto.
universidad pública
En la vacuna trabajaron la UNLP, la UBA, el CONICET y una empresa privada. Créditos: Municipalidad de La Plata.

A principio de mes, investigadores a cargo de una de las vacunas argentinas contra el Covid-19 anunciaron que el proyecto finalizó con éxito su fase pre-clínica. Se trata de ARGENVAC, la vacuna en la que trabajaron dos de las universidades públicas más prestigiosas del país: la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y la Universidad de Buenos Aires (UBA).

La noticia sobre este logro llegó en medio del desfinanciamiento que sufre el sector universitario y científico, en el marco del plan económico que impulsa el Gobierno de Javier Milei. A pesar de que, en este momento, el proyecto quedó prácticamente paralizado por falta de fondos, el dato sobre una vacuna de producción nacional da cuenta de la calidad educativa y científica que tiene el país. En defensa de ese prestigio es que la comunidad universitaria movilizará este martes 23 de abril. 

Guillermo Docena, uno de los líderes del proyecto junto a Omar Azzaroni, dialogó con Nota al Pie y dio detalles acerca de este trabajo realizado a partir de un consorcio público-privado del que, además de las casas de estudios, también participan el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y la empresa biotecnológica marplatense Gihon.

Los inicios del proyecto

Según comentó Docena, todo comenzó a principios de 2021, cuando se autorizaron las primeras vacunas contra el coronavirus SARS-CoV-2 y se conocieron las publicaciones referidas a su funcionamiento. Frente a las similitudes con uno de los proyectos que estudiaban en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata y que generaba los mismos mecanismos, decidieron comenzar a diseñar una vacuna para controlar la infección con el SARS-CoV-2.

Entre las ventajas de que un país tenga su propia vacuna, el investigador se refirió a dos de ellas. La primera, enmarcada en lo que se denomina “soberanía en vacunas”, lo cual permite que el país productor tenga poder de decisión sobre su producción y aplicación. 

En la pandemia padecimos esa falta de soberanía porque tuvimos que estar a expensas de decisiones de otros países y otras empresas para que lleguen las vacunas, lo cual hizo que no lleguen a tiempo y se desate una segunda ola de infecciones con un alto precio, ya que se produjeron muchas muertes”, recordó Docena.

Fot 3 1
Guillermo Docena junto al resto de les investigadores durante un encuentro con Martín López Armengol, presidente de la UNLP. Créditos: UNLP.

La segunda, en tanto, es una ventaja económica. Un país que produce su propia vacuna, obviamente, no tendrá que gastar fondos en importar otras vacunas.

Sobre los avances, ahora solo resta que ARGENVAC sea probada en humanos, lo cual implica que la vacuna se produzca en condiciones GMP o de “buenas prácticas de manufactura”, se presente a ANMAT, sea aprobada y se planifiquen los ensayos clínicos. Sin embargo, actualmente el proyecto no cuenta con financiación, y se debe considerar que el costo aproximado de los ensayos clínicos es de 500 mil millones de dólares. 

“Siempre es difícil, en cualquier contexto, reunir esa suma de dinero. Pero ahí está la importancia de establecer políticas en ciencia y técnica, las prioridades definidas por los organismos de CyT y el apoyo institucional en momentos como en el que estamos viviendo, o el que hemos atravesado de crisis sanitaria mundial”, subrayó.

¿Qué es ARGENVAC?

ARGENVAC es una vacuna que emplea una nanopartícula que cumple dos funciones simultáneamente (vehículo y adyuvante) y un inmunógeno que es la proteína RBD. Ésta es la porción de la proteína espiga o spike de la cubierta del virus SARS-CoV-2 con la que el virus se une a los receptores de las células que invade para luego replicarse en su interior. Esta proteína es la que le da la imagen de una corona. Por eso, se trata de una vacuna segura que contiene proteínas y no tiene partículas virales completas.

Según comentó Docena, en la UNLP se produce el adyuvante y se estudian los mecanismos inmunológicos y de protección de la vacuna, mientras que en la UBA se produce la proteína RBD. En tanto, en Gihon se trabaja en el montado y equipamiento de la sala limpia donde se producirán los componentes de la vacuna en condiciones de “buenas prácticas de manufactura”, es decir, lo que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) exige para un medicamento que será empleado en humanos.

Hasta el momento, los investigadores concluyeron la primera etapa tras la inoculación de ratones especiales, genéticamente modificados para ser sensibles a la infección por el SARS-CoV-2, y posteriormente exponerlos al virus. 

“Los ratones vacunados pudieron controlar la infección en comparación con ratones que no estaban vacunados, los cuales tenían mayor cantidad de virus en la mucosa nasal y en los pulmones”, reveló Docena.

El desfinanciamiento de la universidad y sus consecuencias

“La sensación es un poco amarga, negativa y pesimista porque era una posibilidad que teníamos de que algo que desarrollamos en la universidad, pudiera ser trasladado directamente a la población”, expresó Guillermo Docena sobre la situación del proyecto. 

No obstante, el doctor en Ciencias Exactas aclaró que, gracias a que cuentan con patentes nacionales e internacionales, y existe interés de un privado para producirla, el proyecto tiene importancia por sí mismo y sería importante poder continuarlo. “En este momento, se están reuniendo las instituciones a las cuales pertenecemos (UNLP, UBA y CONICET) con Gihon para establecer los convenios que nos permitan seguir adelante con el proyecto ARGENVAC”, precisó Docena.

Aún así remarcó que “no contar con los recursos financieros suficientes para poder seguir adelante, luego de la inversión que se ha realizado y sobre todo el compromiso asumido por la gente que conforma el consorcio ARGENVAC, es un tanto decepcionante. Es lo mismo que cuando se va un científico de la Argentina, requirió de tantos años de estudio y dinero del Estado y lo aprovechan otros países. En ese sentido, es un poco frustrante”, comentó.

En cuanto al desfinanciamiento a la actividad universitaria y científica, el investigador, que hace 30 años se dedica a inmunología y desde 1992 a la docencia, consideró que “es muy preocupante” porque “cada mes que pasa el deterioro es progresivo”. 

Fot 2 1
El investigador advirtió que el desfinanciamiento a las universidades públicas es muy preocupante porque cada mes que pasa el deterioro es progresivo. Crédito: UNLP.

“Para nosotros es sumamente crítico este momento porque nuestro laboratorio funciona en un edificio de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP, y si la facultad se queda sin recursos y no puede pagar los servicios, eso nos afecta directamente en la labor diaria”, detalló Docena. 

En ese sentido, explicó el uso de equipamiento: “La conservación de insumos y de muestras se hace en heladeras, freezers y ultra freezers. Si nos quedamos sin suministro eléctrico, corremos el riesgo de perder todo. Y eso es irreversible e irreparable, porque son muchos años de esfuerzo y mucho dinero invertido”.

“Yo, por ejemplo, estoy usando anticuerpos monoclonales que se trajeron de Inglaterra, algunos de ellos incluso producidos por César Milstein, premio Nobel en Medicina. Y si eso se pierde, perdemos parte de nuestra historia”, advirtió el investigador. 

Por último, Guillermo Docena también habló sobre el momento actual de crisis que atraviesan las universidades públicas. Sobre ello, concluyó que, “si hay correcciones que hacer, que se hagan puntualmente y no que se desfinancie directamente a toda la educación pública universitaria de nuestro país”.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

A pesar de ser un país productor, el desabastecimiento de gas azota a la Argentina

El país sufre una crisis de falta de gas que afecta a estaciones de servicio e industrias. Con el gasoducto Néstor Kirchner sin terminar, el gobierno respondió con importaciones de urgencia.

Un proyecto de ley propone que las empresas de telecomunicaciones garanticen una atención personalizada

En Diputados, obtuvo dictamen de mayoría una iniciativa para actualizar la Ley 27.078. Busca que, para las empresas de telefonía, internet y cable, sea prioridad la atención de personas de carne y hueso ante cualquier problema que tengan les usuaries. Y, además, obliga al proveedor a avisar, con 30 días de anticipación la fecha de vencimiento de una promoción.

Agenda Cultural de la Ciudad de Buenos Aires

Descubrí el arte nacional e internacional. Nota al Pie te propone disfrutar de buenas propuestas culturales con entrada a tu alcance.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto