sábado 20 de julio de 2024

La poesía, el afán de reconfigurar el mundo a través de la palabra

Con el tiempo, el lenguaje se adapta y admite la acción y reinterpretación. Los libros y sus creadores acompañan el proceso, funcionando como testimonio del inquebrantable lazo entre la expresión del espíritu y el mundo. En esta nota, tres poemarios escritos por mujeres latinoamericanas que hacen y deshacen sus propias formas de contar.
poesía
La poesía es un lugar de encuentro, la cita entre el lenguaje y la emoción. Créditos Historia National Geographic

Desde el origen de la civilización, los signos del lenguaje han ayudado a los humanos a representar y entender la realidad. Dentro de los tipos discursivos que construyen la expresión, la poesía es la que mejor mantiene la pureza del mundo interno al tender un puente de diálogo entre la experiencia y el entorno. Ante la escasez de instrumentos para comprender la propia y pesada existencia, la cara más sofisticada del Sexto Arte hace reaccionar el espíritu y construye, a partir y para el poeta, un refugio cargado de dimensión y significado.

A lo largo de la historia, la poesía facilitó una voz a quienes se movían en el silencio y sirvió como registro y referencia de un momento particular que, inevitablemente, trasciende a su creador. En esta línea, Octavio Paz, poeta y ensayista mexicano, dice: “El poeta habla de las cosas que son suyas y de su mundo, aun cuando nos hable de otros mundos: las imágenes nocturnas están hechas de fragmentos de las diurnas, recreadas conforme a otra ley”. De este modo, será tarea de cada generación hallar su propio lenguaje y llevar con gracia la herencia de sus antecesores.

Como parte del enorme clúster de poetas que Latinoamérica puede reclamar como joyas regionales, una gran porción son mujeres: Alfonsina Storni, Idea Villarino, Gabriela Mistral, Susana Thenón, María Elena Walsh, Silvina Ocampo, Juana Bignozzi, Ana Cristina Cesar, Alejandra Pizarnik, Violeta Parra, entre otras. No obstante, para perseverar con la perspectiva de que la poesía es un corpus vivo que resuena con el eco del contexto en el que nace, a continuación, tres poemarios de escritoras contemporáneas que exploran la búsqueda de sentido ancestral en el siglo XXI.

poesía
Flavia Calise nació en 1992. Actualmente dicta los talleres “Es importante besarse bailando de vez en cuando” y “Clínica radiante”. Créditos Eterna Cadencia

Sin fantasía nadie nada, Flavia Calise

El último trabajo de la poeta bonaerense es, fiel a su estilo, un despilfarro de imágenes que caen desde todas las direcciones para componer, con una técnica precisa y alucinante, textos abundantes y delicados. Cada una de las partes se desprende y se encuentra en el meollo de un universo brillante y distorsionado que recibe la aflicción mundana y la convierte en elixir. 

De la escuela de autoras que en el desorden encuentran sentido, su cabeza escribe con interrogantes y habita la vulnerabilidad en un marco de hostilidad. Flavia es bendecida con el don de los adjetivos, habla con la palabra y la palabra habla con ella, la mira a la cara y le propone una salvación: sin fantasía nadie nada. 

Cuando te canses de simular no voy a estar enojada
se lo que se siente querer ser un alambre, funcionar para otra cosa.
¿por qué pensás que ana cristina empezó a leer?
no sé, pero lo invento: sin fantasía nadie nada.
¿por qué sigo ese paso de baile?
¿por qué todas esas horas poniendo anzuelos en las cosas?
¿por qué el camino hacia el centro extermina la ruta y pasamos a nadar?
¿por qué la velocidad es una estrella?
¿por qué pienso en vos armando una pileta? un rectángulo de caños viejos sostendrán la
fantasía
¿por qué pienso en vos tan temprano? la mañana es demoníaca
sin fantasía los hijos de mis amigos, nada
sin fantasía y perdón, nada

Sin fantasía nadie nada, Flavia Calise (Sin fantasía nadie nada, 2024)
poesía
Paola Soto ya había logrado calar en la industria poética con su obra Mal abrigada, editada en 2017. Créditos Tiempo Argentino

Toda esta distancia, Paola Soto 

A partir de un disparador simple pero efectivo, esta poeta y comunicadora venezolana reordena el proceso de desprendimiento y lo nutre con fragmentos reales de la memoria hasta suturar las heridas en el tejido del alma

La distancia tiene muchas identidades como la muerte, la ruptura, la nostalgia, pero todas coinciden en un punto: la presencia del vacío que recuerda y reafirma la ausencia. 

Con una prosa sencilla que no abusa de la pompa, Paola Soto logra la ardua figura de la profundidad y crea un vehículo capaz de atravesar el tiempo y cubrir el espacio con un paño suave y cargado de armonía. 

Cosas que hice:
busqué ayuda
fui a una reunión sin quedarme callada
pensé en lo que no tengo
pensé en lo que no me falta
pude soñar y recordarte
como los ciegos, que cuando sueñan ven
ven de venir,
ven de verte.
He soñado que vuelves
y ha sido suficiente para recordar
sin repasar los vicios.
Ahora amanece
eso no lo hice yo
pero amanece
y puedo soportarlo
en este cuarto sin ti
en este mundo pequeño
que dejaste solo 
y no se detuvo.

Sigue girando, Paola Soto (Toda esta distancia, 2020)
Creditos El diario
Cecilia Pavón además es traductora y licenciada en Letras en la Universidad de Buenos Aires. Créditos El diario

Diario de una persona inventada, Cecilia Pavón

Este volumen sustancioso recopila la extensa obra poética de Cecilia y, a través de sus 378 páginas, introduce y celebra a una poeta única en su especie. Amiga de lo under y lo divergente, la mendocina renueva la esperanza en la poesía autobiográfica y retrata su vida en textos que mezcla con jirones de visiones casi preciosas y llenas de significado. 

Así, la cotidianeidad funciona como un anzuelo que tira para abajo y lleva a los lectores al fondo de un masivo océano que combina recortes de su vida en el barrio de Once, en su casa con su familia e incluso en el extranjero.


Lleva mucho más tiempo leer que escribir,
me di cuenta de eso siendo como un pajarito
que va de bar en bar con una novela (cualquiera)
y un cuaderno a rayas
Lleva mucho más tiempo curarse de un trauma 
que traumarse
años de silencio y respiración
ojos cerrados hasta encontrar
aquel momento de la infancia
incrustado como un diamante en el barro
días y días de pensar
sola en mi departamento 
¿por qué le temo a la muerte?

Lleva mucho más tiempo leer que escribir, Cecilia Pavón (Diario de una persona inventada, 2023)
Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Cien años de la Masacre de Napalpí: un delito de lesa humanidad y la memoria indígena que clama territorio

Fue el 19 de julio de 1924, cuando la Gendarmería y la Policía fusilaron a cientos de hombres, mujeres y niños del Pueblo Qom y Moqoit. Los responsables materiales e intelectuales tuvieron impunidad. Se trató de un delito de lesa humanidad perpetrado por una política estatal. El trasfondo, al igual que hoy, los territorios indígenas.

Identidad digital: el nuevo aliado contra la ludopatía infantil

En un contexto donde esta problemática continúa en ascenso, ¿existen opciones que puedan contribuir a proteger a los menores? En esta nota te contamos.

Teatro Eureka, un puente cultural entre Buenos Aires y Madrid

Una escuela de teatro argentina conquista Madrid con un ambicioso programa de intercambio denominado "Experiencia Gira".

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto