domingo 19 de mayo de 2024

La transformación de Costanera Sur, de los escombros a una reserva natural

El espacio pasó de ser “la Bristol porteña” a llenarse de escombros tras su abandono. Sin embargo, con los años se convirtió en una reserva natural que protege uno de los últimos humedales de la Ciudad de Buenos Aires.
Costanera Sur
Entre 1920 y 1940, el “Paseo de la Ribera” alcanzó su máximo esplendor. Cada verano, miles de porteñes descansaban y se refrescaban en el Balneario Municipal. Crédito: Cocoliche.

Se dice que Buenos Aires le da la espalda al río, pero esto no fue siempre así. Hasta mediados de 1950, el balneario municipal de la Costanera Sur era uno de los sitios más importantes de la ciudad. En los veranos, la playa se llenaba de personas que paseaban por la ribera y disfrutaban de la costa. Era tanta la concurrencia, que se denominaba “la Bristol porteña”. Sin embargo, para la década del 70, debido a su estado de abandono y el grado de contaminación del río, fue clausurada.

Las escalinatas del paseo llegaban hasta el agua, y era el sitio preferido para descansar, tomar sol y luego tomar un baño. En la actualidad, el espigón está rodeado de tierra rellenada; de un lado se encuentra la vegetación de la Reserva Ecológica Costanera Sur, y del otro las viviendas del barrio popular Rodrigo Bueno. No obstante, el paseo iba más allá del balneario, ya que comenzaron a inaugurarse diferentes confiterías, monumentos y hasta un parque de diversiones. 

Hoy en día existen diversos proyectos inmobiliarios, como “Costa Urbana” que pretenden construir más torres en la zona de Puerto Madero, a los que se oponen ambientalistas y vecines.  

La “Bristol” porteña

La historia cuenta que el 11 de diciembre de 1918 hizo un calor sofocante en la Ciudad. El paseo habitual consistía en dar una vuelta con coches, algunos descapotables. Las mujeres tenían largos vestidos y los hombres iban de traje, con amplios sombreros y galeras. Aunque comenzó a llover, nada interrumpió la inauguración del Balneario Municipal a cargo del intendente Joaquín Llambías. Incluso, un monseñor bendijo las aguas.

Foto 2
El Espigón Plus Ultra llegaba hasta el río, pero al ser rellenado con escombros quedó sepultado hasta la mitad. Tras su recuperación, se convirtió en la entrada principal de la Reserva Ecológica Costanera Sur. Crédito: reservacostanera.com.ar

El espigón, que hasta mediados del siglo XX llegaba hasta el río, fue el sitio elegido por miles de porteñes para pasar sus vacaciones. Quienes no podían ir a la costa atlántica, tenían un espacio para disfrutar del verano. Su construcción era innovadora para la época, y hasta incluso tenía vestuarios. En su terraza se crearon jardines al estilo de los de Versailles y se instalaron faroles y maceteros de bronce importados de Francia.

En 1936, el gobierno municipal decretó que los juegos de agua del carnaval sólo podían realizarse en el paseo de Costanera Sur, por lo que la concurrencia fue aún mayor. Pero para 1950, las aguas comenzaban a estar contaminadas. Esto derivó a que, en 1975, durante la última dictadura cívico militar, la Ordenanza Municipal N° 32.716 decretara la prohibición de la entrada al río.

En unos años, el balneario pasó a ser un depósito de escombros. Esto terminó de marcar el momento en que la Ciudad comenzó a darle la espalda al Río de la Plata. Estos restos pertenecían a casas y edificios que fueron demolidos para construir las nuevas autopistas, lideradas por el brigadier Osvaldo Cacciatore. Además, se buscaba ganarle tierra al río para más construcciones. Entre ellas se destacaba el Centro Administrativo de la Ciudad, un proyecto que terminó por caducar en 1984.

 La “Belle Époque” rioplatense

Entre 1920 y 1940, el “Paseo de la Ribera” alcanzó su máximo esplendor. Por un lado, el balneario donde miles de porteñes asistían en verano, con sus ramblas, pérgolas y faroles. Por el otro, el teatro griego, las cafeterías, esculturas, el parque de diversiones y un gran palomar. En 1921, el presidente Yrigoyen inauguró el primer tramo de la Avenida Costanera Sur

Destacada
Donde antes estaba el acceso al balneario, hoy se encuentra la Laguna de los Coipos, perteneciente a la Reserva Ecológica Costanera Sur. Crédito: Sputniknews.

El espigón, creado en 1918, era una de las principales atracciones. Con los años pasó a llamarse Espigón Plus Ultra, en reconocimiento a la travesía del hidroavión que realizó su primer vuelo entre España y Buenos Aires. Ahora, el mismo forma parte del centro de la Reserva Ecológica Costanera Sur. Hacia el norte, donde les porteñes veraneaban, se encuentra la “Laguna de los coipos”.

En 1927 se inauguró la Cervecería Munich, que hoy Dirección General de Patrimonio, Museos y Casco Histórico. Allí se reunían “personajes ilustres”, como pensadores, polítiques, artistas, deportistas y visitantes. Entre ellos se destacan Leopoldo Lugones, Alfredo Palacios, Alfonsina Storni, Juan Manuel Fangio, e incluso Carlos Gardel

En tanto, la Fuente de las Nereidas permanece erguida desde hace más de 100 años, ahora protegida con paredes de vidrio. Fue esculpida por Lola Mora, artista tucumana, y traída desde Roma en 1903. En un principio estuvo ubicada en Paseo Colón, pero en 1818 se trasladó a Costanera Sur.

La creación de la Reserva Ecológica Costanera Sur

Las nuevas obras que pretendían construir en las tierras ganadas al río quedaron en ideas, pero la vegetación se abrió paso y comenzó a crecer entre los escombros. Se trataba de especies silvestres propias de la zona ribereña, y otras exóticas que venían arrastradas con la corriente. Al ser una zona de humedal, con las frecuentes inundaciones y la llegada de camalotes por el río, se formaron diferentes ecosistemas, como pastizal con cortaderas, humedal y bosque ribereño de alisos.

En 1986, la Fundación Vida Silvestre Argentina, Aves Argentinas y Amigos de la Tierra le propuso al gobierno porteño proteger este espacio declarándolo reserva. Por la Ordenanza 41.247/86, el 5 de junio se declaró Parque Natural y Zona de Reserva Ecológica, la primera en la ciudad. Años después, en 1994 fue declarada de Interés Nacional por la Secretaría de Turismo de la Nación y de Interés Turístico por la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires

Además, en 2005 fue declarada Sitio Ramsar; es decir, un Humedal de Importancia Internacional. En el mismo año, BirdLife International y Aves Argentinas la reconocieron como un AICA (Área de Importancia para la Conservación de las Aves). Allí habitan más de 300 especies de aves, de las 1000 que hay en todo el país. Además, cuenta con más de 1500 especies entre mamíferos, anfibios y reptiles.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Arrierians llega a la Argentina con su rock de las montañas 

La banda colombiana dará dos shows en CABA, donde prometen conquistar al público con su repertorio que fusiona la tradición con lo moderno. Para conocer más detalles de su presentación, Nota al Pie dialogó con el cantante José Villegas.

La violencia obstétrica y su impacto psicológico 

En el marco de la Semana del Parto Respetado, celebrada del 16 al 22 de mayo, Nota al Pie dialogó con Lorena Laserre, especialista en salud mental, quien explicó cómo afecta a las mujeres el incumplimiento de sus derechos durante el embarazo.

La realidad de la comunidad trans en Jujuy

Las Históricas Argentinas están presentes en la organización del 37° Encuentro Plurinacional de Mujeres y Diversidades. Nota al Pie dialogó con Dana Liz Aramayo, representante provincial de la agrupación, para conocer sus principales reivindicaciones.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto