martes 23 de julio de 2024

César Luis Menotti, el líder del primer título mundial de Argentina

El Flaco celebró sus 85 años con todo un legado dentro del fútbol argentino, una marca registrada que llegó a lo más alto con la Copa del Mundo de 1978 y una peculiaridad que arraiga desde que nació.
Menotti seleccion Fuente Medium 2
César Luis Menotti fue el primer entrenador argentino en consagrarse campeón del mundo al obtener el Mundial de 1978, con un estilo juego novedoso que sorprendió a todes. Crédito: Medium.

El mundo del fútbol ha evolucionado con el correr de los años en diversos aspectos como el técnico, táctico, físico, funcional y hasta el ilegal. Uno de los que más se ha moldeado con el tiempo fue el vinculado al juego táctico, en el que un hombre logró llevar su visión a la cima del fútbol mundial. César Luis Menotti cumplió 85 años y aún sigue ligado al deporte madre ya sea por su actualidad o la gran escuela que forjó con el “Menottismo” para traspasar fronteras nacionales e internacionales.

Un 22 de octubre de 1938 nació César Luis Menotti en la ciudad de Rosario, aunque una particularidad le permitió ser parte de una confusa anécdota. El “Flaco” debe ser uno de los pocos, por no decir el único, en recibir saludos por una nueva vuelta al sol en dos diferentes días. A los pocos días de su llegada al mundo, su padre debió viajar por trabajo y no alcanzó a anotar su nacimiento en el Registro Civil

Cuando regresó a la capital santafesina no pudo llevar adelante el trámite porque en la oficina no le aceptaron la fecha original, al haber caducado el tiempo de inscripción. Por tal motivo, tomó la decisión de anotarlo un 5 de noviembre de 1938 como el día de nacimiento. Desde entonces, Menotti ostenta esa fecha en su DNI, pasaporte y todos los registros oficiales a su nombre.

“Nací el 22 de octubre, pero a los dos días, mi viejo se fue a trabajar a Tucumán. Cuando volvió, no le quedó otra que anotarme el 5 de noviembre”, explicó el Flaco en una posterior entrevista. “Igual, yo siempre festejé mi cumpleaños el 22. Ahora, a los que me llaman para saludarme el 5, les agradezco”, agregó. 

El Menottismo, un estilo de juego elogiado por muchos

La evolución no solo se percibe en los cambios naturales, sino en todo aquello que cambia para adaptarse y mejorar, y el fútbol no es la excepción. Más allá del simpático caso de Menotti al nacer, en la actualidad es recordado por aplicar una de las escuelas más históricas del fútbol argentino. La consagración en el Mundial 1978, en Argentina, fue el punto máximo de ese estilo de juego que le permitió al Flaco ser el primer entrenador nacional en consagrarse campeón del mundo.

Tras grandes méritos en el fútbol criollo y un nefasto fracaso de la selección argentina en el Mundial de 1974, Menotti llegó a la Albiceleste como toda una apuesta. En ese sentido, el propio DT fue el señalado como aquel que cambió el chip en los jugadores para que alcancen la gloria máxima del fútbol. 

Menotti en Boca Fuente Twitter Varsky Sports 1
El Flaco tuvo una corta carrera como jugador con seis equipos en su haber, tres de los cuales fueron argentinos, y solo con Boca logró su único título nacional en 1965. Crédito: Varsky Sports (Twitter).

Antes de su llegada, muchos futbolistas no querían entrenarse por diversos motivos con la camiseta celeste y blanca. Entre lo que más resaltaba en aquellos años era la falta de prestigio a nivel internacional, los extensos viajes, los amistosos y torneos o el mismo calendario. No obstante, el técnico convenció a los jugadores de que valía la pena jugar en la Selección. 

Con lo mejor de los distintos puntos del país, logró conformar un estilo inédito que llevaba su huella característica. Prevalecían las pequeñas sociedades, la constante circulación de pelota, la salida clara del fondo y hasta una búsqueda insaciable del arco rival.

Un método que se mantiene vigente 

Este nuevo estilo dejó instaurado que el resultado siempre importa, aunque no es lo único que debe resaltar. Las formas también son relevantes y no hay discusión alguna sobre ellas. Menotti manejaba la situación mediante la mayor posición posible con todos los pases necesarios para vulnerar al adversario sin importar el esquema que use. Esta visión de juego se asociaba con la elegancia, la belleza y el juego vistoso, por sobre el “ganar como sea y a cualquier precio”. 

Como un claro ejemplo de que este caso representaba que el fin no justifica los medios, el método Menottista trascendió las distintas épocas. A pesar de que la táctica 4-3-3 era la predominante, el correr de los años permitió que se adapte a otras, pero con la misma esencia. El 4-2-3-1 también identifica esta escuela, al igual que toda estrategia que aplique un sistema de cuatro defensores. 

Como grandes cualidades que debe tener el Menottismo aparecen el buen juego con los pies del arquero y las constantes proyecciones en ataque de los laterales. Además, los centrales deben ser veloces y cubrir grandes espacios para jugar mano a mano; y los mediocampistas interiores tienen que poseer buen pie y un acertado primer pase. Por último, los extremos deben asociarse con el medio con una movilidad permanente y los centrodelanteros tienen que permanecer en el área sin tanta asociación de juego.

En la actualidad se pueden apreciar varios apellidos que utilizan este método para sus equipos. Entre los técnicos que se identifican con el Menottismo están José Pekerman, Josep Guardiola, Alfio Basile, Eduardo Coudet, Néstor Gorosito, Ángel Cappa y Fernando Gago.

Una carrera que solo duró 10 años

El oriundo de Rosario tuvo su debut como profesional en 1960 con la camiseta de Rosario Central, institución con la que se siente muy vinculado. Con el Canalla jugó tres temporadas hasta que fichó para Racing en 1964. En el conjunto de Avellaneda solo estuvo una campaña, ya que después le llegó la oportunidad de jugar en Boca Juniors. Con el Xeneize obtuvo su única liga argentina en 1965, la primera que jugó con el club de La Ribera.

Foto Tapia con Menotti Credito AS Argentina
Claudio Tapia, Presidente de la AFA, junto a Menotti en 2019 cuando le ofreció el cargo de director de Selecciones tras una prolongada y memorable trayectoria como entrenador. Crédito: AS Argentina.

Luego de una segunda campaña con Boca, Menotti tuvo su primera experiencia internacional al irse a Estados Unidos. Durante su estadía en el club boquense, el ex jugador indicó que Alberto Armando, presidente de la institución de aquel entonces, no lo perdonó por errar un penal contra el Real Madrid. El hecho ocurrió durante la Copa Mohamed de Marruecos de 1966, la cual se quedó en las vitrinas del cuadro español.

Para 1967 arribó al The Generals de la ciudad de Nueva York, donde se quedó una sola temporada. En 1968 le tocó el turno de probar suerte en Brasil al ser adquirido por el Santos de Pelé, con quien obtuvo el campeonato paulista de ese año. A la siguiente temporada se marchó a Juventus del mismo país sudamericano, donde decidió colgar los botines al finalizar la temporada 1969-1970.

Una trayectoria que recorrió el mundo

A diferencia de su corta carrera como futbolista, Menotti estuvo al frente de 12 diferentes equipos repartidos en cinco países. Asimismo, tuvo el privilegio de estar frente a dos seleccionados nacionales mayores y uno de categoría Sub-20. Incluso, llevó adelante el cargo de mánager antes de ser director en la AFA. En cuánto a su palmarés como DT obtuvo seis títulos, aunque entre ellos se destaca el máximo logro dentro del fútbol: ser campeón del mundo.

Se inició al mando, de manera paradójica, de Newell’s en 1970 tras colgar los botines poco tiempo antes. En el Leproso conformó una corta estadía que finalizó en 1971 luego de dirigir solo 9 partidos. Ese mismo año arribó a Huracán, donde estuvo hasta 1974 y obtuvo su primer éxito, el Campeonato Metropolitano de 1973. El siguiente club en su currículo fue el Barcelona en 1983 tras hacerse cargo de dos seleccionados.

En suelo ibérico estuvo una sola temporada y consiguió la Copa del Rey, la Copa de la Liga y la Supercopa española. Al siguiente año pegó la vuelta a territorio argentino para asumir en Boca, donde también estuvo durante una única campaña. Sin embargo, tuvo un segundo ciclo entre 1993-1994. Tras su paso por el Xeneize regresó a España para dirigir al Atlético de Madrid durante una sola temporada. 

Luego de irse del Colchonero recaló en River en 1989, aunque al siguiente año decidió mudarse a Uruguay para dirigir a Peñarol entre 1990 y 1991. De manera posterior se hizo cargo de la Selección de México por una temporada y luego tuvo la segunda oportunidad con Boca. En 1996-1997 llegó a Independiente, aunque después se fue a la Sampdoria de Italia en 1997. Con su última experiencia europea concluida, forjó otro ciclo en el Rojo ese mismo año y el cual duró hasta 1999.

Para completar su itinerario como entrenador, conformó cortos y pocos recordados pasos por Argentina y México. Estuvo en Rosario Central (2002), Puebla (2006) y el Tecos (2007), club en el que decidió retirarse de la profesión. A su vez, en 2005 contó con un tercer ciclo en Independiente, club donde dejó una muy grata imagen y fue su mánager entre 2009-2010. Más allá de sus últimas y esporádicas estadías, Menotti supo dejar su huella en todos los equipos que estuvo con su estilo innovador de juego.

Su vínculo con la Selección Argentina

A pesar de que desde 2019 es el director de selecciones de la AFA, durante sus años de jugador y entrenador tuvo relaciones dispares. Como futbolista tuvo su debut en 1962 y su participación más resonante se dio en la Copa América de 1963. Sin embargo, pasaron cinco años para que volviese a ser convocado para vestir la celeste y blanca. No tuvo el mejor vínculo con el seleccionado cuando vivía el fútbol desde adentro de un campo de juego.

Por su parte, como entrenador tuvo una historia opuesta que conformó el final que todo el país quería. Tras su paso por el Globo, llegó su gran oportunidad de tomar las riendas de la selección argentina, tras el fracaso del Mundial de 1974. Con su impronta en lo más alto logró conseguir el primer título mundial de Argentina, en la edición de 1978, al derrotar a Países Bajos en la final. 

En esa consagración la figura de Mario Alberto Kempes fue la más destacada y se convirtió en el máximo goleador y mejor jugador del torneo. Asimismo, el cordobés explotó todo su potencial en ese campeonato mundial tras haber debutado en 1973 con la Selección Fantasma y ser uno de los convocados para la edición mundialista de 1974. 

Al año de consagrarse campeón del mundo, solicitó hacerse cargo del equipo Sub-20 de Argentina en el Mundial de Japón. Ese equipo juvenil logró el título mundial y con Diego Maradona como gran figura. Dejó su cargo de técnico de la Selección tras la Copa del Mundo de 1982, donde no pudo superar la segunda ronda. En tanto, también fue partícipe de las Copas Américas de 1975 y 1979, aunque en ambas ediciones Argentina no pasó la primera ronda.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Panorama electoral en Venezuela: ¿qué se juega en estas elecciones presidenciales?

Este domingo 28 de julio se llevarán a cabo los comicios en los que se enfrentarán el actual presidente Nicolás Maduro y Edmundo González Urrutia. Este último se convirtió en candidato tras la inhabilitación de María Corina Machado y el veto a otros posibles sustitutos.

Pez (re)presentó su álbum «Frágilinvencible» en Niceto

La banda liderada por Ariel Minimal celebró, 24 años después de su lanzamiento, el repertorio completo y en orden de uno de los discos más queridos de su historia. La cita se dio este 20 de julio en un Niceto Club estallado.

La emisión cero de Caputo y Milei, otra fase del ajuste permanente

Se puso en marcha la segunda etapa del plan económico de la actual gestión. Según el Presidente, la medida “destruirá” a la inflación y conducirá a la quita del cepo. Lo que importa es la deuda externa.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto