jueves 18 de julio de 2024

Con la energía de Spinetta, Flecha Zen se presentará en un show acústico

El sábado 8 de julio, el trío ofrecerá un espectáculo en “Perón, Perón vivo”, San Telmo (CABA), en el cual reversionará las obras del “Flaco”. Para expresar detalles de su proceso, las artistas dialogaron con Nota al Pie.
Flecha Zen
Las artistas vuelven más empoderadas que nunca con Flecha Zen. Crédito: Claudia Rolini.

Cuando el baterista de Almendra, Rodolfo García, convocó a Silvana Sosto a un proyecto musical sobre canciones de Luis Alberto Spinetta nació Flecha Zen. Pero a raíz del Covid-19 no se realizó. Años después, la Usina del Arte hizo un concurso de bandas en el cual las actuales integrantes salieron ganadoras y es así que debutaron, a fines del 2021, haciendo Privé

Finalmente, el próximo sábado 8 de julio a las 22 tocarán en formato acústico en el barrio de San Telmo en “Perón, Perón vivo”. Será una noche donde el arte, la magia y la esencia del “Flaco” Spinetta se hará presente en el corazón del público a cargo de estas multifacéticas artistas. Para conocer el proyecto, Nota al Pie dialogó con el trío set.

Flecha Zen, el nombre que eligieron para la banda, es una de las canciones más emblemáticas del álbum Fuego Gris, de Spinetta. El grupo compuesto por Silvana Sosto, en voz principal, Natalia Pellegrinet, en guitarra y voz, y Romina Rojkes, en teclados y voz, reversiona discos completos de Spinetta en sus presentaciones.

“‘Flecha zen’ es una canción hermosa. Es como una flecha que llega a un lugar transmitiendo un mensaje zen, un mensaje del amor. Me parece que tiene que ver con un impulso femenino, con una manera de expresión femenina”, aseguró la cantante y actriz Silvana Sosto.

“Tanto Spinetta como Fito Páez son parte de mi ADN musical, el soundtrack de mi historia. Me amortiguaron los golpes e hicieron más liviano el peso de cualquier momento duro que me tocó atravesar de muy niña. Acompañaron e iluminaron los días más felices”, sostuvo la guitarrista Natalia Pellegrinet.

La tecladista, Romina Rojkes, abrió su corazón y definió lo que significa el “Flaco” en su vida: “Spinetta es la combinación de poesía música y humanidad más hermosa”.

Flecha Zen
Flecha Zen está compuesta por Silvana Sosto, Natalia Pellegrinet, y Romina Rojkes. Créditos: Claudia Rolini.

Toda la vida tiene música hoy

¿Cómo se preparan para el próximo show en Perón, Perón?

S.S.: Este 8 de julio es una fecha muy especial, porque es la primera vez que vamos a salir en formato acústico. Este concierto es un proyecto de intimidad con la música de Luis y elegimos canciones que se puedan hacer así, como cuando él decía “traje un puñado de canciones que puedo hacer yo solo con la guitarra”. 

¿En qué momento de la vida se encuentra Flecha Zen ahora?

S.S.: Es un momento muy lindo de Flecha porque nos estamos dando cuenta de que podemos hacer algo más eléctrico y más grande y también nos pudimos achicar y que sea muy disfrutable y mantener la esencia de la música de Luis. Así que nos preparamos con mucho amor. 

Además, con responsabilidad, porque las cosas de Luis no se pueden hacer así como así nomás.

Luís Alberto Spinetta marcó la historia del rock nacional, ¿cómo sienten esa responsabilidad?

S.S.: Hacer música Spinetta es una responsabilidad, es sumamente difícil. De hecho, muchas veces nos habíamos preguntado por qué nos habíamos metido en semejante baile, pero la verdad es que el trabajo que lleva de análisis, de elaboración, de comprensión al momento de hacerlo es un viaje espectacular. Es un avión del año 3000, es una nave espacial y subirse a la música de Luis es un lujo y un trabajo muy profundo y muy hermoso. 

¿Con qué nos vamos a encontrar en el próximo concierto de Flecha?

S.S.: Se van a encontrar con un puñado de temas hermosos, no en su versión original. Es una adaptación a teclados, guitarra y voz. Es una adaptación de los temas a ese formato con coros. Romina y Natalia cantan las dos hermosamente bien y por eso serán versiones acústicas de Luis.

Flecha Zen
Presentación en vivo de Flecha Zen. Crédito: Claudia Rolini.

Dale luz al instante

Los tiempos cambian y las mujeres nos empoderamos más, ¿cómo es tocar en una banda compuesta por mujeres en un mundo que todavía falta por deconstruir?

S.S.: No hay líderes en Flecha, es un grupo con propiedad horizontal, así que las decisiones se toman en grupo con todos las ventajas y las desventajas. Es hermoso hacer música y tocar entre mujeres, hay una comprensión muy básica de la naturaleza de lo que somos entre nosotras que es muy orgánica. Y al mismo tiempo hay una sensibilidad implícita en lo que se hace que es distinta a lo que pasa con la música hecha puramente por hombres. 

La integración de ambas cosas es una belleza y me parece lo más lindo, pero hacer música entre mujeres es muy divertido. El resultado de eso es una vibra especialmente bella.

¿El prejuicio del cupo femenino en los escenarios es cosa del pasado o creen que es más equitativo ahora?

S.S.: En términos de ser una banda de mujeres en el 2018 el porcentaje de mujeres dentro del rock era el 5 %. Después salió la ley y supuestamente tiene que haber un 30%, pero no se cumple en todos los casos y muchas veces se cumple por obligación porque “hay que meter mujeres”. 

También pasa mucho el texto implícito en esto de “¡Ah…me sorprendió!”, que desarrollado sería “Es mujer y toca bien, ¡qué sorpresa!”. Será cuestión de tiempo que la gente empiece a acostumbrarse a que somos todos iguales y que somos músicas y músicos y doctoras y doctores y empresarias y empresarios secretarias, secretarios, maestro jardinero, maestra jardinera…

¿Qué disco les gustaría mucho tocar y no tuvieron todavía la oportunidad de hacerlo?

R.R.: Los ojos me resulta alucinante. 

N.P.: Varios, es difícil elegir, pero tenemos muchas ganas de hacer Téster de violencia.

Además, son multifacéticas. Actrices, músicas, profes… ¿Cómo es un día en la vida de ustedes con tantos proyectos desde lo individual y como banda?

N.P.: Es difícil coordinar horarios y organizarse con los ensayos, las clases, y las fechas de los distintos proyectos que formamos parte, pero siempre lo logramos.

R.R.: Tenemos clases, ensayos, además tocamos, cantamos, estudiamos. Yo paseo en la plaza con mate y perro cuando se puede. Hay días más agitados y otros más tranquilos. Creo que varían mucho, por suerte y para, así, escapar un poco de la rutina.

S.S.: Dos días en la vida nunca vienen nada mal. Yo quisiera tener dos días por uno y que la vida fuera más larga para no parar de hacer las cosas que tengo en mi interior. 

Creativamente soy un manojo de posibilidades. Tengo mis temas, sigo trabajando con mi música, pero al mismo tiempo estoy en un grupo que se llama La guasa decimal, en el cual están poetas y músicos españoles. Por ejemplo, Jorge Drexler, Rozalén, Alexis Díaz Pimienta, Fernando Lobo, Gonzalo Escarpa, Javier Ruibal, Tito Muñoz. Con ellos escribimos décimas vía WhatsApp y esa misma idea lo hice en Buenos Aires con un grupo de mujeres “decimalas”. Además, soy terapeuta holística y trabajo como actriz. Hice series, teatro, novelas.

¿Cómo conectás lo espiritual con el arte, Silvana?

¡Qué linda pregunta! El arte es una bajada de lo desconocido, la creación es un destello de lo que aún no ha sido, de lo inmaterial, que el artista toma como impulso para darle forma. Y eso es el universo, energía que se manifiesta en materialidad. Eso somos nosotros, energía en experimentación material. 

La espiritualidad para mi es hacerme cargo de la parte energética de mí que manifiesta en este planeta, en esta vida, “en esta puta ciudad”, como dice nuestro amigo Fito.

Este año se estrenó la serie de Fito Páez “El amor después del amor”, allí actuó Julián Kartún quién representó a Luis Spinetta, ¿qué les pareció?

S.S.:  Me encantó, a mí me gusta mucho El amor después del amor. Cuando tenía 13 ya escuchaba Spinetta, estuve arriba del escenario con Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota llevándole a Enrique Symns la carta. Y me acuerdo que una vez, en el ‘82/83, fui a ver a Luis cuando presentó dos discos en el Coliseo y me encuentro a Skay con Fito Páez y ahí Fito me dijo: “No lo puedo creer, la gente me conoce, estoy acá sorprendido, vine a buscarlo a Cesar”. 

A Juliancito lo conozco desde que era muy chiquitito porque hemos compartido un elenco de teatro, creo que él tenía 10 años, hicimos Rebelión en la granja, así que lo quiero mucho, pero la verdad es que la serie me parece un golazo.

N.P.: A mí me gustó mucho la serie y todas las actuaciones, me parece que todos los protagonistas supieron interpretar con mucha sensibilidad cada personaje.

R.R.: La serie me pareció excelente, me emocionó muchísimo. La mejor interpretación de los personajes sin dudas fue la de Fabi y la de Luis Alberto Spinetta me pareció divertida.

¿Qué lugar ocupa Spinetta?

Spinetta fue una apertura al mundo con unos ojos de magia que no existía, y a partir de ahí me hice una estudiosa de su obra. Para el Día del Niño yo pedí el cassette de Almendra. El vecino de mi tío le alquilaba la quinta a Luis en Castelar y yo le mandaba dibujos. 

Luis para mí es el artista más grande que hay y es la persona que me ha llevado íntegramente de viaje. Todo lo que hace, todo lo que provoca es un universo en sí mismo, es un milagro de manifestación.

¿Qué proyectos se vienen?

El proyecto que sigue para cuando agrandemos un poco la formación es Téster de violencia, pero nunca se sabe (risas). Tenemos varias fechas por delante, y luego sí ponernos a estudiar ese álbum que es nuestro próximo objetivo.

¿En qué plataformas la gente las puede escuchar? Nosotras hacemos la música en vivo de Luis. Tenemos un canal de Youtube, hicimos una live session con dos canciones de Privé y también está nuestro paso por El Anfitrión, programa de Lito Vitale.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

La tríada del Sahel, una lección de autonomismo

La alianza entre Burkina Faso, Níger y Mali dio un nuevo salto de calidad y su asociación inquieta al interior del continente africano.

El Gobierno insiste con las Sociedades Anónimas y el capital privado en el fútbol

Más allá de la vigente alegría y euforia por la consagración en la Copa América, en Argentina hubo novedades en el fútbol local. Las autoridades nacionales habilitaron la transformación de los clubes en sociedades privadas, circunstancia que no fue del agrado de los aficionados argentinos.

La historia del rugby en los Juegos Olímpicos

Este deporte regresó a la cita olímpica en la edición Río 2016, tras 92 años de ausencia al ser excluido por el Comité Olímpico Internacional.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto