sábado 20 de julio de 2024

“Modelo vivo muerto”, una divertidísima obra en la que reír es inevitable

Se trata de lo último del grupo artístico Bla Bla y Cía, cuyo espectáculo mezcla la sátira, lo absurdo y hasta una crítica grotesca a la profesión del actor. Sus funciones son los viernes y sábados desde las 22:30 horas en el Teatro Caras y Caretas de Buenos Aires.
Modelo vivo muerto
Se estrenó “Modelo vivo muerto”, la nueva obra de los Bla Bla y Cia que invita a reírse de principio a fin. Crédito: @losblabla.

Desde finales de abril el público puede disfrutar del espectáculo “Modelo vivo muerto”, lo más reciente del grupo vanguardista y creativo  Bla Bla y Cía, el cual lleva 10 años de trabajos en conjunto. 

Esta nueva puesta en escena es una mezcla de variadas disciplinas e incluye su clásico humor desopilante que no da respiro al público en general. En ella los artistas interpretan cada gesto y salida al escenario como una fiesta en la que se respira un continuo ambiente de euforia y empatía.  

Cabe destacar que sus funciones están abiertas al público en general y se realizan cada viernes y sábados desde las 22:30 horas en la sala del Teatro Caras y Caretas, ubicado en Sarmiento 2037, Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

Sobre “Modelo vivo muerto”

La divertida historia se divide en tres actos que son desarrollados en una escuela de arte. Comienza con Sebastián Fuman, un maestro de la música en escena quien interpretará el personaje de Bastián

El personaje de Bastián se basa en una interpretación de sí mismo y, aunque eso resulta ser secundario, cuando posa sus manos sobre el piano el mismo hace magia. 

Su personaje es el encargado de darle un marco musical preciso a cada escena en la trama, además, ya hacia el final de la obra tiene su momento épico al imitar a Fito Páez, cuya recreación resulta impecable tanto en voz, gestos y melodías. 

Modelo vivo muerto
Se trata de un espectáculo muy dinámico, con total entrega de sus integrantes y la espectacular presencia y talento de un Sebastián Furman en su salsa. Crédito: @losblabla.

Luego aparece un segundo personaje, Julián Lucero, quien encarna a un alocado profesor de artes plásticas. También, casi de manera simultánea, aparecerá Manu Fanego, el cual da vida, o poca vida realmente, al personaje que da título a esta disparatada historia. 

Por último aparecen Pablo Fusco, Tincho Lups y Carola Oyarbide, quienes interpretan, de manera creíble, a una triada de efusivos alumnos de esta escuela ortodoxa de dibujo y pintura. 

En ese marco, la fecha resultará ser clave para todos, ya que no se trata de una clase más, sino que es el fin del curso anual, de manera que cada uno de ellos se hará merecedor de si pasan o no el examen y lograr así el tan anhelado diploma. 

Dicha prueba consiste en plasmar al “modelo vivo” con la simple técnica de lápiz negro, pero todo terminará en tragedia cuando uno de los pasos del examen indica que deben dibujar a oscuras. De manera que, sorpresivamente, al prender la luz la platea será testigo de que en realidad el modelo vivo aparece muerto. 

Modelo vivo muerto
Una obra donde se nota que hay alta química y trabajo grupal, además de humor fresco, absurdo y negro, resulta imperdible. Crédito: @losblabla.

Un clásico cuento policial en escena 

Luego, en otro momento de la obra, a partir de una premisa simple de asesinato, les espectadores deberán descubrir quién es el posible asesino. Los sospechosos son seis, ya que a los antes mencionados se sumará un personaje nuevo, María Luisa, quien representa a la psicóloga del instituto. La misma sumará así momentos divertidísimos con esta hilarante creación. 

Por otro lado, algo que no se puede dejar de resaltar es la química del grupo con códigos de humor que hace estallar de risa a la platea de principio a fin. En ese sentido, la incorporación de Oyarbide a la compañía no sólo le dio cierto aire nuevo, sino que renovó la energía grupal. 

En efecto, se ve un grupo muy fluido, con una cuota de dinámica que no decae en toda la obra, con una dramaturgia y diseño de luces de Gustavo Lista  y Francisca Ure que suman más vigor a las escenas. 

En síntesis, se trata de una obra brillante que nace bajo el trabajo colaborativo de la compañía y con una duración de poco más de una hora que pasa en un suspiro. En la misma se hace notable que cada personaje suma lo mejor de sí mismo para dar forma a un espectáculo sólido en el que reinará el delirio y humor negro

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Cien años de la Masacre de Napalpí: un delito de lesa humanidad y la memoria indígena que clama territorio

Fue el 19 de julio de 1924, cuando la Gendarmería y la Policía fusilaron a cientos de hombres, mujeres y niños del Pueblo Qom y Moqoit. Los responsables materiales e intelectuales tuvieron impunidad. Se trató de un delito de lesa humanidad perpetrado por una política estatal. El trasfondo, al igual que hoy, los territorios indígenas.

Identidad digital: el nuevo aliado contra la ludopatía infantil

En un contexto donde esta problemática continúa en ascenso, ¿existen opciones que puedan contribuir a proteger a los menores? En esta nota te contamos.

Teatro Eureka, un puente cultural entre Buenos Aires y Madrid

Una escuela de teatro argentina conquista Madrid con un ambicioso programa de intercambio denominado "Experiencia Gira".

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto