Ago 24, 2022 | Internacionales

Seis meses del conflicto Rusia – Ucrania

Al cumplirse medio año del inicio de la operación militar rusa en territorio ucraniano, Nota al Pie realizó un análisis del estado de situación, los cambios geopolíticos y el rol de Estados Unidos y Gran Bretaña.
Conflicto
El 24 de febrero de 2022, Putin sostuvo que uno de los objetivos era la “desnazificación de Ucrania”. Crédito: marca.com.

El 24 de febrero de este año, a través de un video transmitido a todo el pueblo ruso, Vladimir Putin anunció el comienzo de la “operación militar especial” en Ucrania. Tras seis meses, sin vislumbrar paz en el horizonte, el conflicto ha generado consecuencias e impactos globales de gran envergadura.

En este marco, el ministro de Defensa de Rusia, Serguei Shoigu, afirmó que las maniobras militares en Ucrania van “de acuerdo con el plan”. Según el funcionario, el ejército ruso se encuentra realizando “un trabajo sistemático en los territorios liberados para establecer una vida pacífica”. 

Asimismo, el ministro explicó el rol de Estados Unidos en el conflicto: “El objetivo es el agotamiento estratégico de Rusia para eliminar la competencia, para advertir a otros Estados que persiguen una política exterior independiente”.

Por otro lado, en Ucrania, la fecha coincide con el Día de la Independencia de la nación. “El 24 de febrero nos dijeron ‘No tienen chance’; el 24 de agosto decimos ‘Feliz Dia de la Independencia, Ucrania’”, sostuvo Volodomir Zelenski a través de un mensaje grabado. 

En este sentido, el presidente ucraniano, afirmó: “No nos importa el ejército que tengan, solo nos importa nuestra tierra”. Al mismo tiempo, indicó que lucharán por ella “hasta el final”.

Cambios geopolíticos

No puede analizarse la operación militar en Ucrania sin tener en cuenta el Proceso de Transición Estructural que vive el mundo. El estallido bélico cristalizó, de manera contundente, la disputa contra el Unipolarismo Financiero por la construcción de un Nuevo Orden Mundial. 

En otras palabras, el conflicto se extiende más allá de Europa del Este, aunque allí ocurra el aspecto técnico-militar. EEUU, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN); la Unión Europea (UE); China; los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) o la Organización de Cooperación de Shanghai son tan sólo algunos de los actores involucrados en un conflicto que es multidimensional pero, ante todo, de escala global.

Conflicto
Desde el inicio del conflicto, casi todos los ataques se han desarrollado en territorio ucraniano. Crédito: El español.

En ese marco, era de esperarse que los cambios geopolíticos que se produjeron fueran tan grandes como la magnitud de los actores, directa e indirectamente, involucrados. Más allá del ruido mediático de la maquinaria de Occidente, lo cierto es que el conflicto aceleró un proceso que es cada día más evidente: el declive de EEUU como hegemón del escenario internacional.

Por otro lado, la UE se encuentra frente a un dilema que definirá su futuro: seguir la agenda atlantista impuesta por EEUU; o continuar con el acercamiento estratégico a Eurasia

La primera opción, al subirse al aventurismo antiruso de la OTAN en Ucrania, le ha generado una crisis sin precedentes en las últimas décadas. La segunda, por el contrario, es la que le permitirá recuperar la autonomía que hace tiempo ha perdido.

De esta manera, es innegable la imprescindibilidad de Rusia en el sistema internacional. Lejos del aislamiento prometido por EEUU, el país soviético ha profundizado los lazos con sus socios, sorteando los efectos de la campaña rusofóbica que emprendió Occidente. Junto a China, su principal aliado estratégico, Rusia brega por el Multipolarismo, es decir, por un mundo donde no exista un solo centro de toma de decisiones.

Lejos de la paz

Más allá del esperanzador acuerdo para la liberación de granos en Ucrania, nada parece indicar que el conflicto se encuentre cerca de terminar. Según el ministro de Defensa ruso, la evidente decisión de Rusia de no avanzar con todo su potencial técnico-militar en Ucrania es una desaceleración “consciente” con el objetivo de evitar bajas civiles. 

Por otro lado, a pesar de los discursos pacifistas, Occidente sigue echando leña al fuego. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció el envío de un paquete de equipamiento militar para Ucrania. 

“Me encuentro orgulloso de anunciar nuestro más grande tramo de asistencia de seguridad a la fecha”, sostuvo el mandatario demócrata. Según especificó a través de un comunicado, EEUU destinó casi 3.000 millones de dólares en armas para la defensa de Ucrania a largo plazo.

Conflicto
“Seis meses de ataques implacables sólo han fortalecido el orgullo de los ucranianos en sí mismos”, sostuvo Biden al celebrar el Día de la Independencia de Ucrania. Crédito: El periódico.

Asimismo, durante su visita a Kiev, el primer ministro británico, Boris Johnson, anunció un nuevo envío de equipamiento militar para Ucrania. El dirigente, que fue premiado con la Orden de la Libertad ucraniana, detalló que el paquete que llegará al país de Europa del Este se encuentra valuado en 54 millones de libras.

En este sentido, el continuo financiamiento militar de la OTAN al ejército ucraniano no prevé un horizonte de paz en el corto plazo. Zelenski, el otro actor determinante para que la guerra prosiga, no parece dispuesto a ceder, a pesar de los elevados costos, contra Rusia. 

Por su parte, Rusia tampoco parece tener planeado detener la agresión táctica-defensiva que emprendió el 24 de febrero.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie