Jul 19, 2022 | Cultura

Lectura en vacaciones: cinco autoras que no te podes perder

El receso invernal invita a dedicarle más tiempo a actividades que la vorágine del resto del año no permite disfrutar completamente. Nota al Pie te recomienda cinco historias de escritoras argentinas, con tramas y personajes variados.
autoras
Liliana Heker, Belén López Peiró, Mariana Enríquez, Gabriela Cabezón Cámara y Josefina Licitra son escritoras de nuestro país reconocidas en el exterior. Crédito: Nota al Pie

Las vacaciones de invierno suelen ser un buen momento para distenderse y ponerse al día con lecturas pendientes. Desde Nota al Pie reseñamos algunas historias de realismo, realismo mágico y terror; para que elijas según tu gusto. Además, te contamos quiénes son sus autoras.

Los elegidos en esta ocasión son: Las cosas que perdimos en el fuego, de Mariana Enríquez; Por qué volvías cada verano, de Belén López Peiró; Las aventuras de la China Iron, de Gabriela Cabezón Cámara; Zona de clivaje, de Liliana Heker; y Los otros, de Josefina Licitra.

Todas las autoras alcanzaron la fama y el reconocimiento a nivel internacional. Sus libros fueron publicados en el exterior y ampliamente galardonados. En paralelo, la mayoría de los relatos están protagonizados por mujeres fuertes que desafían las normas de su contexto.

Según distintos rankings, dentro de las escritoras argentinas más leídas también podemos mencionar a: Alfonsina Storni, Leila Guerriero, Selva Almada, Samanta Schweblin, Florencia Bonelli y Claudia Piñeiro.

Las cosas que perdimos en el fuego

A lo largo de 12 cuentos, Las cosas que perdimos en el fuego introduce a sus lectores a los suburbios. Las historias transcurren en lugares donde las cosas suceden, aparentemente, a la vista de todes, pero nadie hace nada.

Los cuentos, en su mayoría, están narrados en primera persona y por voces femeninas; mujeres que anidan el horror de una manera natural. A su vez, los relatos también mencionan lo terrorífico de la desigualdad social y la comparación entre clases sociales.

Su autora, Mariana Enríquez, nació en Buenos Aires y pasó su infancia en Lanús. Estudió comunicación y además de su labor como escritora, se desempeñó como periodista cultural. Bajar es lo peor, su primera novela que escribió a los 19 años, dio inicio a una prometedora carrera en el género del terror. 

autoras
Mariana Enríquez ha escrito: Bajar es lo peor, Nuestra parte de noche, Alguien camina sobre tu tumba y Los peligros de fumar en la cama. Crédito: Zancada.com

Por qué volvías cada verano

Por qué volvías cada verano narra en primera persona los abusos que su autora, Belén López Peiró, recibió por parte de su tío cuando era adolescente. La novela se divide entre los pasajes que relatan la historia de abuso y las partes del expediente judicial generado tras la denuncia.

La historia es contada a través de distintas voces: la protagonista, sus familiares y los empleados del poder judicial. Mediante esta narración, la autora logra plasmar el modo en que fueron respondiendo las personas que la rodean frente a su confesión. 

El libro se puede leer como una novela, como una denuncia o como la propia reconstrucción del caso real. La autora se refiere a los abusos como un entramado colectivo en el que su historia no es protagonista, sino la red estructural y patriarcal a la que una mujer se enfrenta a la hora de denunciarlos.

La escritora, López Peiró, nació en 1992, en Capital Federal. Pasó toda su infancia en el pueblo de Santa Lucía, Provincia de Buenos Aires. Estudió periodismo en TEA y Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires.

autoras
López Peiró también es autora de Donde no hago pie (2021). Crédito: Martinadubini.médium.com

Las aventuras de la China Iron

El libro se nutre de la literatura gauchesca, la protagonista se desprende de «La ida» de El gaucho Martín Fierro, para adquirir vida propia. La historia surge en un contexto en el que por la ley de levas se han llevado a Fierro junto con otros hombres y una alegre sensación de libertad impulsa a la protagonista a recorrer la región.

En el poema de José Hernández, la china no tiene nombre; en cambio, en la novela se llama China, con mayúscula, Josephine Star Iron o Tararira, nombre que se da a sí misma cuando decide cambiar su vida.

El relato está estructurado en tres partes: El desierto, El fortín y Tierra adentro. En todas narra el viaje, con aventuras y desgracias, de la China Iron junto con su perro Estreya y su amiga y compañera de aventuras, Liz. 

Gabriela Cabezón Cámara nació en Buenos Aires en 1968 y estudió Letras en la UBA. En 2013 fue becada por la Universidad de Berkeley, California, Publicó, entre otros libros, La virgen cabeza y Romance de la Negra Rubia.

Zona de clivaje 

La novela cuenta la historia de Irene Lauson, quien estudia física y debate su vida entre su ideal de mujer libre y sus sentimientos por Alfredo, profesor de literatura y popularmente llamado “Don Juan”.

Si hay algo que no tiene el vínculo de Irene con Alfredo es armonía, se trata de una relación muy conflictiva. Heker, a través de su escritura, permite sentir la desestabilizante y desgastante relación de estos personajes inteligentes e irónicos.

Heker es novelista y cuentista. Junto con Abelardo Castilllo fundó las revistas El Escarabajo De Oro y El Ornitorrinco. Desde 1978 coordina talleres literarios. Su primer libro de cuentos, Los que vieron la zarza (1966), obtuvo la Mención Única en el concurso de Casa de las Américas.

Los otros

La línea narrativa de Los otros transcurre en Lanús, donde existen dos barrios vecinos: Villa Giardino y Acuba. Entre ambos, un muro y un conflicto que sintetiza el espíritu de un territorio que parece inabarcable: el conurbano bonaerense.

A partir del asesinato de Héctor Daniel Contreras, un joven cartonero, la autora narra la vida en un territorio donde no hay buenos ni malos y donde las palabras arrojan una verdad a la cara.

Licitra nació en La Plata, y, además de escritora, es periodista. Publicó Los imprudentes, Historias de la adolescencia gay lésbica y El agua mala. Está a cargo de la edición de la revista Orsai y en 2004 ganó el premio a mejor texto de la Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano.

Notas Relacionadas