May 8, 2022 | Género & Sexualidad

La lucha LGBTIQ+ en Corrientes

Nota al Pie habló con Miguel Ramírez, presidente de la organización Diversidad Itatí, quien se refirió a la realidad que viven en su localidad.
Diversidad Itatí
“Ahora empezamos a articular charlas, vínculos con distintas organizaciones. Pero cuando comenzamos estábamos en campaña electoral y todos buscaban foto”, comentó Ramírez. Créditos: Diversidad Itatí.

En Corrientes existen diversas organizaciones que militan y luchan por los derechos conquistados y por conquistar del colectivo LGBTIQ+. Si bien todavía encuentran obstáculos en algunos aspectos, las organizaciones emergentes y del interior provincial no se dan por vencidas. Nota al Pie habló con Miguel Ramírez, presidente de Diversidad Itatí, una organización que lleva un año de vida en la localidad correntina.


Diversidad Itatí

Ramírez aseguró que existen muchas complicaciones a la hora de acceder a los beneficios y/o herramientas para las actividades que el colectivo pretende desarrollar. Además, Ramírez comentó: “Las leyes están, pero hay que pasar sí o sí por la dirección de diversidad o el Ministerio de la Mujer, Géneros y Diversidad para conseguir algunas cosas. Ahora, acá, a nivel provincial se nota una resistencia”. 

La organización nació formalmente el año pasado, el 28 de junio, Día del Orgullo. Se realizó la primera reunión formal de la que participaron les miembres y el intendente de la localidad, en ese entonces José Germán Fernández. El entrevistado aseguró que constantemente realizan actividades e invitan a que la gente se sume y participe. Sin embargo, hay mucha resistencia con los temas vinculados al colectivo.

“La comunidad no es que acompaña mucho. Nos dicen ‘qué lindo lo que están haciendo’, y cuando le mencionamos algunos puntos sobre el colectivo es como que se apartan”, comentó Ramírez. Actualmente, son ocho les integrantes que participan activamente en el colectivo, pero hay otras personas que militan y acompañan desde el anonimato.

Diversidad Itatí
Al respecto de los planes a futuro de Diversidad Itatí, Ramírez expresó: “Tenemos proyecciones de crear un espacio cultural. Nosotros más que nada hacemos hincapié en la inclusión de la diversidad sexual dentro de la localidad”. Créditos: diversidad Itatí.

Una fe de colores

La localidad de Itatí está ubicada a unos 75 kilómetros de la capital correntina y allí se erige uno de los epicentros religiosos más importantes de la provincia. Se trata de la basílica de Nuestra Señora de Itatí. Sin embargo, todo el territorio correntino se caracteriza por tener una participación activa desde el punto de vista religioso, donde se destacan junto a la Virgen de Itatí, la Cruz de los Milagros y otras festividades religiosas.

Esto es una característica que identifica al pueblo correntino, pero muchas veces estas expresiones de fe colisionan con los derechos y la lucha de los colectivos LGBTIQ+. “Itatí es la cuna de la fe. Es un pueblo religioso, y ‘hay cosas que no pueden funcionar’, dijo el cura en un sermón”, comentó Ramírez a Nota al Pie.

En este sentido, el desarrollo del sector turístico de la localidad se debe, en gran medida, a la multitudinaria concurrencia que año a año convoca la basílica y la religión. Entonces, este tipo de factores también marcan las acciones de Gobierno, por lo que no siempre son atendidas aquellas propuestas con las que la Iglesia no está cien por ciento de acuerdo.

“Tiene que ver mucho la cultura de Corrientes, y la de Itatí en particular. Hay gente que apoya y también gente que no quiere saber nada”, comentó el presidente de Diversidad Itatí. Por estas mismas razones, no hay un compromiso activo por parte de la comunidad y personas que apoyan desde el anonimato. Además, agregó: “Ahora estamos viviendo mucho más los ataques a través de Facebook”.

Diversidad Itatí
Actualmente, Diversidad Itatí se encuentra planificando las actividades por el mes del orgullo y el segundo encuentro regional de la diversidad en noviembre. Créditos: Diversidad Itatí.

Derechos… ¿conquistados?

La comunidad LGBTIQ+ conquistó muchos derechos que fueron el resultado de importantes movilizaciones y luchas de muchos años. Estos, sin embargo, continúan siendo vulnerados en muchas situaciones. En el caso de la localidad de Itatí, por ejemplo, se está tramitando el cambio de género en un DNI. “Pero es el resultado de mucha insistencia, de ir muchas veces al registro y pedirlo una y otra vez”, dijo Ramírez.

Ante esta situación, comentó que desde el registro civil les decían que ese trámite lo tenían que hacer en Corrientes capital porque “nos decían que no, que ellos no lo hacían (en Itatí), que no se puede, y así nos hicieron mil problemas”. Ramírez, desde su función como presidente, concurrió muchas veces para acompañar a le interesade en el cambio de su DNI y exigir su derecho.

Comentó que cuando finalmente consiguieron el cambio del documento, no lo dejaron pasar y acompañar a le interesade. “Y ahí le dijeron que lo hacían como un favor, porque no tenían la obligación”, dijo. También aseguró que la respuesta habitual que reciben ante este u otros tipos de situaciones similares “es la burocracia”. 

La organización nació en un año político. En Corrientes hubo elecciones provinciales y eso desató las visitas y propuestas de los distintos frentes. Sin embargo, con el tiempo ninguno supo dar soluciones a los problemas que se presentaron con el tiempo. En este sentido, a principio de año un integrante del colectivo se había quedado en la calle: “A todos recurrí y pedí. Los organismos provinciales nos decían ‘sí, ya te aviso’, y así nos tenían todo el tiempo”, relató Ramírez.

Hacer valer las leyes

En la localidad itateña se creó una secretaría de Familia, Género y Diversidad, y a través de ella se canalizan algunas acciones. Sin embargo, son más frecuentes los hechos que vulneran derechos que los que reconocen. Ramírez comentó que su vida estuvo marcada por la discriminación todo el tiempo y en todas las instituciones.

También aseguró que son cosas que siguen pasando en la actualidad, y sobre todo en las escuelas. “Tenemos un chico que participa con nosotros y él se queja mucho de la discriminación. No solo de los compañeros, sino también de los profesores”, relató.


“Le hacían ver como un problema, porque cada profesor le hacía explicar por qué se llamaba de tal forma y por qué en la lista tenía otro nombre, en frente de sus compañeros”, explicó Ramírez. Ante esta situación, les integrantes del colectivo lograron reuniones con las autoridades del colegio: “Le llevamos la ley de identidad de género y desde entonces comenzaron a llamarle como correspondía”, agregó.

Ramírez también reflexionó que las escuelas en Itatí están muy ligadas al ámbito religioso, y que en algunas instituciones ni siquiera les reciben. En este sentido, Ramírez fue categórico al decir que “las escuelas a misa sí, pero la diversidad no”. 

Para finalizar, y después de relatar las innumerables situaciones que les toca atravesar, Ramírez reconoció que tienen muchas ganas de seguir militando y creciendo como institución. “Es muy satisfactorio luchar a pesar de todas las dificultades. Toda la gente que colabora y nos apoya nos anima a seguir”, aseguró.

Notas Relacionadas