Abr 24, 2022 | Zona Ambiental, Internacional

México le pone un freno a las multinacionales en la explotación de litio

El Congreso mexicano aprobó la reforma al Código Minero. El presidente, Andrés Manuel López Obrador, avanzó un paso más en la disputa por sus recursos estratégicos, y así debilitó las posiciones norteamericanas.
EXPLOTACIÓN DE LITIO
Litio, el ‘’oro del futuro’’ según los empresarios más importantes del mundo”. Créditos: Radio Onda Azul

La Cámara de Senadores de México aprobó el martes pasado la reforma al Código Minero con 87 votos afirmativos sobre 128 posibles, mucho más que la mayoría simple que necesitaba. El proyecto fue iniciativa del propio presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador

El primer mandatario señaló al respecto: “Para el litio no hay concesiones. Ese es el cambio. Es de la Nación y será administrado directamente por el Estado mexicano”. La reforma establece que es de utilidad pública y por lo tanto será controlado por un organismo público.

Reforma al código minero

El dictamen modifica algunos artículos y adiciona otros a la actual Ley Minera, sancionada en 1992. La nueva legislación determina que el litio no podrá ser objeto de concesiones, contratos, asignaciones o permisos que lo sustraigan del Patrimonio de la Nación. De este modo, se deja afuera a empresas privadas nacionales y extranjeras. Desde ahora en adelante, el Estado se reserva exclusivamente la exploración y el aprovechamiento de este mineral.

Sin embargo, el presidente de la Cámara Mexicana de Litio, Marco Antonio Sánchez, advirtió que las concesiones otorgadas previamente serán respetadas. Además, consideró que la inversión privada llegará por otra vía, como en la instalación de fábricas que requieran de litio como insumo para una amplia gama de productos. Sonora se proyecta como planta para la fabricación de celdas por la empresa Calt. “Se extraerá el mineral y se procesará para que aquí en México se produzcan y fabriquen celdas de litio para la industria automotriz o vehículos eléctricos, celulares, laptops, la industria del vidrio y medicinal”, detalló Sánchez.

De todos modos, según la Secretaría de Economía, el litio en México aún es una promesa porque por lo pronto el país no cuenta con ningún yacimiento de explotación, sólo de exploración. Por su parte, Hamlet García Almaguer, diputado federal por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), rescató que México como Nación soberana tiene “la fortaleza económica, la estabilidad macroeconómica y los recursos financieros para poder desarrollarlos en el mediano plazo”. 

La iniciativa plantea a su vez la creación de un organismo federal que controle y administre el recurso. De hecho, Morena propuso llamarla “AMLITIO” en honor a quien encabezó la Reforma, el presidente Álvaro Manuel López Obrador.

América Latina en la disputa mundial por el litio

La nacionalización de la exploración y explotación del litio por parte de México se inscribe en un conflicto de escala mundial relacionado con este recurso, y América Latina es el escenario de mayor disputa. En un momento histórico en el que aumenta la demanda de baterías recargables para vehículos y electrónica en general, las empresas se esfuerzan por asegurarse el suministro del metal blando, que se vuelve cada vez más preciado. 

EXPLOTACIÓN DE LITIO
De buen diálogo con los presidentes norteamericanos Biden y Trudeau, López Obrador avanza en posiciones soberanistas y México abandona el lugar de ‘’patio trasero’’ estadounidense. Créditos: Open Democracy

México es el noveno país en reservas de litio del mundo. A su vez, el “Triángulo del Litio” es una zona geográfica ubicada en América del Sur, en el límite entre Argentina, Bolivia y Chile. Concentra más del 85 % de las reservas planetarias del “oro blanco”. Es por eso que la mirada de las transnacionales están puestas en el continente americano. Compañías japonesas, estadounidenses, australianas y de naciones europeas tienen planes o proyectos en funcionamiento para “la nueva gasolina”. Así lo definió Goldman Sachs, uno de los grupos de banca de inversión y valores más grandes del mundo. 

Bolivia también enfrentó a las grandes compañías

El golpe de Estado en Bolivia en noviembre de 2019 marcó un claro antecedente sobre los grados que puede adquirir la disputa por los recursos hidrocarburíferos. Con 21 millones de toneladas de reservas, Bolivia encabeza la lista de países con mayor cantidad de litio en el planeta. El gobierno del MAS había progresado enormemente para cortar la dependencia energética a fuerza de nacionalizaciones, lo cual generó un enfrentamiento con las más poderosas trasnacionales. 

Elon Musk, dueño de la fábrica más grande de autos eléctricos, dijo en Twitter sobre el golpe de Estado en Bolivia: “Nosotros golpearemos a quien queramos”. En ese sentido, el expresidente Evo Morales comentó: “Otra prueba más de que el golpe por el litio boliviano; y dos masacres como saldo. ¡Defenderemos siempre nuestros recursos!”. 

En febrero de 2022 se conoció que la tonelada de litio subió más del 800 % en un año. Bolivia aceleró la industrialización a partir de convenios que la empresa nacional, Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) firmó con otras de escala internacional.

Asimismo, Argentina también es una de las partes interesadas por el mineral. El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, visitó este año las instalaciones de la minera Livent en Antofagasta de la Sierra. Esto fue tras el anuncio de inversión de 1.100 millones de dólares destinada a la tercera etapa de expansión en el Salar del Hombre Muerto, que contribuirá a la explotación de litio argentino.

México debilita posiciones norteamericanas

López Obrador ya había anunciado que avanzaría en la nacionalización del litio, quitándole de esta manera el control a las trasnacionales. La reforma modifica algunos puntos claves de la Ley Minera sancionada en 1992 durante la presidencia de Carlos Salinas de Gortari. En pleno auge del Consenso de Washington, la ley estaba encuadrada en el Tratado de Libre Comercio (T-MEC).

EXPLOTACIÓN DE LITIO
El multimillonario sudafricano, dueño de Tesla y SpaceX, centra su interés en la explotación de litio del Río Bravo hacia abajo. Créditos: Marca

El presidente mexicano gana posiciones soberanistas en relación a la sumisión que registraba desde la década del 90 en materia energética. En efecto, genera una tensión geopolítica sobre todo con Canadá, que apostó mucho por el litio con seis de las ocho concesiones vigentes, la mayoría en Zacatecas

La industria automotriz es una de las piedras angulares del T-MEC. México tiene una posición importante en la fabricación de baterías “limpias” porque el acuerdo comercial obliga a los tres países a producir al menos un 75 % de los componentes. Las principales marcas como Ford, General Motors, BMW y Mercedes Benz planean para el 2030 que la mayoría de los automóviles se muevan a fuerza de baterías recargables. 

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto