Nov 13, 2021 | Internacional

La OEA y el golpe de Estado de 2019 en Bolivia

El pasado 10 de noviembre se cumplieron dos años del estallido social y político en el país vecino. En este marco, Nota al Pie dialogó con el periodista y analista internacional Marco Teruggi sobre el papel de la Organización de Estados Americanos.

Golpe de Estado Bolivia
Luis Almagro, Secretario General de la Organización de los Estados Americanos y figura clave para el golpe de Estado en Bolivia. Crédito: Télam.

Hace dos años Evo Morales presentaba su renuncia al cargo de Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia tras la presión ejercida por los comandantes de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional. A través de un comunicado, “sugirieron” la dimisión del mandatario para poder “pacificar y estabilizar” el país. Así, consumaron un nuevo golpe cívico – militar – policial en la historia latinoamericana. 

En este marco, Nota al Pie dialogó con Marco Teruggi, periodista y analista internacional, quien dio su mirada acerca del rol que tuvo la Organización de Estados Americano (OEA) en la cronología de hechos que posibilitaron la interrupción de la democracia en el país hermano.

“El papel de la OEA en el golpe de Estado fue fundamental en dos momentos determinantes. En primer lugar, cuando se conocen los resultados de las elecciones, quien los pone en duda es la Organización de los Estados Americanos”, comentó Teruggi. De esta forma, dio pie “a la legitimación de una serie de acciones que buscaban impugnar el resultado electoral”.

Las maniobras de la OEA

El martes 22 de octubre, un día después de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) anunciara con un 95,63% de las mesas escrutadas que Morales se encaminaba a su reelección con una diferencia cercana a los 10 puntos sobre su competidor Carlos Mesa, el organismo regional publico un informe preliminar. En él no sólo manifestó desconfianza en el proceso electoral, sino que a su vez avisó que recomendaría la realización de una segunda vuelta. 

La oposición boliviana, desde la misma noche de la elección, desconoció la voluntad popular. Legitimadas por las declaraciones del organismo, las acusaciones de fraude derivaron en una serie de protestas, huelgas, persecución; y hechos violentos que buscaron impedir la victoria del Movimiento al Socialismo.

Golpe de Estado Bolivia
Evo Morales, ex presidente del Estado Plurinacional de Bolivia y dirigente del MAS-ISPP. Crédito: Twitter @evoespueblo.

“Finalmente, un segundo informe preliminar de la OEA, entregado coordinadamente antes de lo previsto en la mañana 10 de noviembre, fue el último movimiento coordinado para el derrocamiento de Evo Morales”, explicó el analista internacional. Ese mismo día, no sin antes haber deslizado la convocatoria a unas nuevas elecciones, el ex presidente de Bolivia fue obligado a renunciar.

La respuesta a los informes

Los informes de la OEA, tanto preliminares como finales, fueron la punta de lanza para allanar el camino del golpe de Estado. Sin embargo, desde el actual Gobierno de Bolivia como así también de diversas instituciones, fueron duramente criticados por presentar una alevosa parcialidad e inconsistencias.

En su momento un documento del Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR) desmintió las acusaciones de fraude al demostrar que no tenían fundamento. Se trata del informe “¿Qué sucedió con el conteo de votos de las elecciones de Bolivia en el 2019?”,

Por otro lado, la Fiscalía General de Bolivia y el Grupo de Investigación Deep Tech Lab de Bsite (Fundación General de Salamanca), realizaron un informe de más de 200 páginas. Allí se demuestra, a través de una pericia informática, la inexistencia de una manipulación  de los datos en el proceso electoral.

Golpe de Estado Bolivia
Jeanine Añez tras asumir la presidencia de Bolivia producto del golpe de Estado. Crédito: Radio Gráfica.

La figura de Luis Almagro durante el golpe de Estado en Bolivia

El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, fue un actor clave en el proceso que llevó a la destitución de Morales en el año 2019. Consumado el golpe de Estado, la cara visible de la institución panamericanista, celebró la salida del mandatario de Bolivia; al mismo tiempo que rechazó la aplicación de carta democrática bajo el argumento de una renuncia voluntaria del ex presidente. Esta cláusula regional desconoce a los gobiernos de la región producto de una ruptura democrática.

Un día después de conocerse la noticia, Almagro declaró que “en Bolivia hubo un golpe de Estado cuando Morales cometió fraude en las elecciones de octubre”; y que el Ejército boliviano no había excedido su poder. 

Para el periodista, en base a esas declaraciones como a la actuación general de la OEA, “se articularon una serie de narrativas en donde los grandes medios de comunicación cuestionaron los resultados electorales”. Además, recordó que “llegaron a poner en duda, discurso que persiste en la actualidad, la existencia de un plan golpista para llevar adelante un golpe de Estado”.

Ofensiva “para desmontar la unidad latinoamericana”

Según Teruggi, bajo su administración, el organismo creado en 1948 funciona como caja de resonancia de las políticas del Departamento de Estado de Estados Unidos. “Ha tenido una posición netamente agresiva e injerencista en varios expedientes pero no solamente en el caso boliviano”, expresó.

El papel del ex canciller uruguayo en el golpe de Estado fue denunciado por el actual gobierno de Luis Arce a través de una investigación presentada ante la misma OEA. A su vez, le valió tener que enfrentarse a diferentes tensiones que se generaron al interior del organismo como consecuencia de su rol. Sin embargo, en marzo de 2020, fue reelegido para continuar al frente de la secretaría general hasta el año 2025.

“El fortalecimiento de la OEA en los últimos años reside en la debilidad o poca envergadura de los instrumentos de integración regional creados en años anteriores como la CELAC o la UNASUR”, opinó Teruggi. Además, el analista sentenció que este “forma parte de la ofensiva post 2015 articulada por gobiernos de derecha para desmontar la unidad latinoamericana alcanzada y subsumir sus agendas de política exterior a la de Estados Unidos”.

Notas Relacionadas

¡RECIBÍ LA MEJOR INFO!

Mantenete al día con las noticias que más te importan

Bienvenido a la actualidad