Ago 10, 2021 | Cultura

Teatro por la Identidad retomará sus actividades presenciales

Entrevista con Luis Rivera, integrante de la Comisión de Dirección de la entidad, para conocer el presente y los proyectos futuros

Teatro por la Identidad trabaja para visibilizar la problemática de cambio de identidad. Foto: Télam.

Teatro por la Identidad (TxI) nació con el objeto de visibilizar desde el arte dramático, la problemática de la apropiación de bebés y niños, y la sustitución de sus identidades acontecidos en el periodo de la última dictadura cívico-militar en Argentina. La iniciativa es un movimiento teatral compuesto por actores, dramaturgos, directores, coreógrafos, y productores que se inscribe dentro del arte para la transformación. El objeto de la institución es contribuir con la búsqueda que efectúa Abuelas de Plaza de Mayo de cuatrocientos jóvenes que aún tienen su identidad cambiada. En este 2021, la entidad está cumpliendo sus veinte años desde su creación. Para conocer su historia, sus actividades presentes y proyectos futuros, Nota al Pie dialogó con Luis Rivera López, integrante de la Comisión de Dirección.

Luis Rivera López considera que mediante el teatro, todos hacemos una búsqueda de la propia identidad. Crédito: Teatro por la Identidad

¿Cómo nació Teatro por la Identidad?

La historia de teatro por la identidad surgió en el año 2001 poco antes del estallido social. Nació con la intención de visibilizar el trabajo de Abuelas de Plaza de Mayo en su búsqueda de sus nietos. En aquel entonces estaba mucho más oculto que hoy, hay que ubicarse en un país que tenía indultado a los militares de la dictadura. Estaban indultadas las cúpulas y con obediencia debida el resto. El trabajo de Abuelas era más subterráneo que hoy. En el intento de encontrar la identidad de esos nietos, un grupo de teatristas generó un movimiento que utiliza el arte teatral para un objetivo concreto de difusión.

¿Cuál fue la primera experiencia?

En principio se arrancó con una obra que se llamó A Propósito de la Duda que dirigió Daniel Fanego, luego fueron ciclos multitudinarios de muchas obras y muchos teatristas, siempre con entrada gratuita. Luego buscamos nuevas formas para generar novedad, atraer a quienes no vienen normalmente para no convencer a los convencidos sino a quienes realmente queremos dirigirnos. Vamos a los lugares donde pueden estar estos nietos que aún no conocen su identidad, que son menos de cuatrocientos. Cuando empezamos eran más de 400, luego fueron apareciendo. Algunos de ellos dieron testimonio de que Teatro por la Identidad tuvo que ver con el encuentro de su verdadera historia.

¿Cómo afectó la pandemia a Teatro por la Identidad?

Como a toda actividad teatral, la pandemia nos ha afectado profundamente porque el teatro es una actividad esencialmente en forma presencial. La presencia de los  espectadores en el mismo espacio de los actores que juegan la situación ficticia es un fundamento del arte teatral en su totalidad. Tuvimos que suspender todas las actividades que teníamos programadas el año pasado y empezar a programar otras. 

¿De qué modo se adaptaron?

Se generó una profusión de actividad, para superar la situación. Se dio una apropiación de los lenguajes virtuales y de las redes sociales como espacio de difusión. Así surgieron muchas nuevas actividades. Por decir algunas, un ciclo que se llamó Ocho Formas de Identidad, que estaba conformado por videos que hacían más de 300 artistas, con muchos monólogos. Teatro por la Identidad también tenía una actividad itinerante en la cual se hacían actividades en las escuelas del interior y también del exterior. Eso cambió y tuvimos que armar una plataforma virtual para comunicarnos con los docentes. Ahora estamos empezando a volver con la presencialidad en la medida que la sociedad va retomando su normalidad.

Este año realizaron un congreso ¿en qué consistió?

A mitad de año hicimos un congreso de Teatro por la Identidad, junto a la Universidad Nacional de las Artes, que tuvo importantes invitados internacionales. Fue un conversatorio virtual. Eso nos permitió acceder a actores importantes de Estados Unidos y México, quienes brindaron su aporte respecto de cómo hacer del arte un instrumento social.

¿Cuáles son las novedades actuales?

Actualmente estamos preparando el festival Teatro por la Identidad, que significará la vuelta a la presencialidad. Se hará en el Teatro Cervantes. Se realizará en la segunda semana de septiembre, con espectáculos que fueron seleccionados por un cuerpo de jurados. Se harán funciones con un aforo del 50 por ciento de la sala. 

Teatro Cervantes, allí se reiniciará la actividad presencial de Teatro por la Identidad. Crédito: Gobierno de CABA

También está programada una obra denominada Idénticos, que está compuesta por 12 monólogos, cada uno actuado por un actor y dirigido por un director de mucho renombre de nuestro medio. Los monólogos fueron seleccionados en un concurso donde se postularon más de 700 proyectos. 

A su vez, estamos preparando un programa de televisión con la historia de Teatro por la Identidad que va a salir en noviembre en la TV Pública.

¿Qué proyectos tienen a futuro?

Estamos volviendo a proyectar presencialidad, el año que viene será un año de mucha actividad en la cual vamos a mantener los ciclos virtuales que inventamos durante la pandemia. A eso vamos a sumarle la actividad usual de Teatro por la Identidad. Vamos a establecer un espectáculo infantil con la cuestión identitaria como tema central. También retomaremos las funciones en la Casa de las Abuelas. Y seguramente haremos otro gran festival para que podamos vernos las caras y sentir que estamos juntos en la búsqueda de los nietos de las Abuelas. Eso, en el fondo es la búsqueda de nuestra propia identidad. 

Notas Relacionadas

¡RECIBÍ LA MEJOR INFO!

Mantenete al día con las noticias que más te importan

Bienvenido a la actualidad