Jun 25, 2021 | Género & Sexualidad

Les hijes de las víctimas de femicidios

Les niñes, además de sufrir la pérdida de sus madres, deben enfrentar consecuencias psicológicas y cuestiones institucionales.
familia
Les niñes y adolescentes son las víctimas colaterales de femicidios. Crédito María Caucia

En Argentina, las alarmas se encienden diariamente ante el aumento de los femicidios y la violencia de género. Según los datos del Observatorio Adriana Marisel Zambrano, en el país se comete un femicidio cada 30 horas. 

A su vez, también se encuentran les niñes y adolescentes víctimas colaterales de los femicidios. En este contexto, les hijes no solo sufren la pérdida de sus madres, sino que tienen que hacer frente a consecuencias psicológicas y emocionales y a cuestiones institucionales

Nota al Pie dialogó con el psicoanalista Pablo Melicchio, para profundizar sobre las consecuencias que pueden sufrir les niñes y las formas de asistirles. Al respecto, explicó: «Una niña o niño víctima de una madre asesinada, de un femicidio creo que es el grado más extremo de arrasamiento subjetivo».

En ese sentido, Melicchio agregó que «de alguna manera se le rompe toda la estructura más importante, el asesinato de la madre». Asimismo y en los casos en que el padre es el femicida, señaló » a ese niño o niña se le desarma la estructura».

«Generalmente, esa niña o niño quedan muy vulnerables, con muchos miedos y muchos síntomas, signados a la dificultad para ligarse a la vida. Es muy probable que haya cuadros depresivos, puede haber ataques de pánico, de violencias e irritabilidad», detalló el especialista. 

A su vez, el entrevistado comentó: «Son personas que responden con mucho enojo a la vida porque quienes te dieron la vida, de pronto no están como deberían estar; sin embargo, hay que aclarar la singularidad de cada caso».

«Nunca la respuesta de un ser humano es igual. Cada uno y una responde acorde a su bagaje, sus posibilidades, pero no puede no haber consecuencias en niñas y niños que formaron parte de una estructura violenta», subrayó. 

El psicoanalista Pablo Melicchio habló sobre las consecuencias psicológicas y emocionales para les niñes en estos casos. Crédito: foto provista por el entrevistado

Acompañamiento terapéutico

En cuanto al tratamiento, Melicchio sostuvo: «Estos casos siempre necesitan intervención psicológica para ir decodificando la violencia. Que la víctima empiece a comprender que eso no es normal, sino parte de una patología de un adulto que se construyó en esa estructuración signada por la violencia». 

«La niña o niño que llega al consultorio tiene que empezar a desarmar eso. Es para entender que no es lo normal y que no se va a encontrar en la vida siempre con eso», explicó.

Además, el entrevistado añadió que «hay que hacer un trabajo psicológico de reconexión con la vida muy difícil. Hay dos tareas; una, sanar lo máximo que se pueda las consecuencias de haber vivido en una situación de violencia».

«Por otro lado, que haya una forma de detectar a tiempo indicadores de violencia. Y así, que ésta se frene antes de que la víctima vuelva a estar en un circuito de violencia», comentó el terapeuta. 

El psicoanalista afirmó que «la asistencia psicológica siempre va en la línea de la sanación máxima posible. Para desarmar aquellos núcleos de violencia y que la víctima no la reproduzca siendo violento/a o ubicándose donde sea pasivo de violencia».

Sin embargo, también aclaró: «Puede fallar una terapia como cualquier tratamiento, pero generalmente los resultados suelen ser positivos si el terapeuta está preparado».

«Lo que va a lográndose es que la persona comprenda que fue una víctima, sane lo máximo posible las imágenes y vivencias y le ponga palabras. Esto es importante porque la violencia es lo opuesto a la palabra», sostuvo el entrevistado. 

En ese sentido, Melicchio concluyó: «La violencia puede aparecer. Sin embargo, lo que hace la terapia es tratar de desarmar para que el vínculo con la vida sea desde el amor, la paz, la contención y nunca desde la violencia». 

Víctimas colaterales y el ámbito institucional

Por otra parte, Nota al Pie también dialogó con la abogada María Laura Novo sobre las cuestiones institucionales que tienen que enfrentar les niñes hijes de víctimas de femicidios. 

La también integrante del área de incidencia en políticas públicas de La Casa del Encuentro planteó: «Cuando el área empezó a trabajar en sus dos proyectos de ley Privación de la Responsabilidad Parental y Ley Brisa lo hizo con un objetivo. Este fue de protección a la niñez». 

A su vez, Novo agregó y remarcó que «el Observatorio Adriana Marisel Zambrano nos da estas cifras que en realidad son vidas. Vidas de mujeres que se perdieron y de niños, niñas y adolescentes víctimas colaterales del femicidio de su madre». 

«Lo que se analizó fue la desprotección en la que quedaban esos niños/as y adolescentes. Había un engranaje en el sistema penal que permitía llegar a una condena, sin embargo, no tomaba en consideración a niños/as adolescentes».

En ese sentido, la abogada explicó: «El primer abordaje que se hizo fue para la Privación de la Responsabilidad Parental. Se buscó que cuando se da el primer avance en la causa penal y en el procesamiento se dicte la suspensión de la responsabilidad parental». 

En sintonía, la profesional añadió que «también que cuando se llegue a una condena firme se dicte la privación de la responsabilidad. Es decir, que el femicida pierde automáticamente todos los derechos, pero no las obligaciones sobre el niño/a adolescente». 

«Se buscó brindar un amparo porque, dentro de las unidades penitenciarias muchas veces lo que se hacía era buscar la manipulación de éste femicida con sus hijos e hijas. No se tomaba en consideración la voz y este derecho del niño/a a ser oído/a», recordó Novo

La abogada María Laura Novo habló sobre las cuestiones institucionales que tienen que enfrentar les niñes víctimas colaterales de femicidios. Crédito: foto provista por la entrevistada

Acompañamiento integral

En línea con lo expuesto, la entrevistada señaló: «Impulsamos el proyecto de Ley Brisa que brinda acompañamiento a estos niños/as y niños y adolescentes. Ellos/as 

se están insertando en estas nuevas familias y necesitan una reparación económica». 

«También habla de una integralidad porque pensamos en la salud de la niñez y cómo acompañarla. Es decir que haya un sistema que esté preparado para su atención  y con perspectiva de género», remarcó Novo

Por otro lado, en cuanto al rol del Estado, sostuvo que «debe trabajar en forma unificada. Se le pide al juez o jueza penal que impugne en lo civil cómo es el avance en esta causa».

«Paralelamente a una causa penal hay una causa civil que puede ser de guarda, tutela o adopción para estos niños/as y adolescentes. Con esta información se trabaja para que esta tutela/adopción se convierta en definitiva».

Además, la integrante de La Casa del Encuentro explicó que «sirve para notificar al Ejecutivo, responsable del otorgamiento de la Ley Brisa. Y así se realiza la concesión de esta reparación económica».
Por último, Novo concluyó: «Que tenga un involucramiento en la vida. Ya que no dio protección a esa mujer, no le garantizó el derecho de vivir una vida libre de violencia, entonces exigimos que sí se haga con la niñez.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie