May 8, 2021 | Actualidades

Estado de alerta de trabajadores del CAINA

Trabajadores del CAINA reclamaron políticas públicas ante la situación que atraviesan en el dispositivo.
Crédito: CAINA.

El viernes 7 de mayo a las 14 horas, trabajadores del Centro de Asistencia Integral a la Niñez y Adolescencia (CAINA) de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) Capital, se reunieron para exigir medidas de asistencia al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. El reclamo se debe a las problemáticas que enfrenta la institución, sus trabajadores y las personas que asisten.

En diálogo con Nota al Pie, la delegada en la junta de derechos del CAINA de ATE Capital, Ailén Braile, contó las dificultades que atraviesan en contexto de pandemia. En este sentido, denuncian la falta de políticas públicas en el sector para enfrentar las problemáticas actuales.

La institución trabaja hace más de 27 años con niñes y adolescentes en situación de calle para la construcción de un espacio de contención y escucha. Durante la pandemia se tuvo que reconvertir, implicando un gran compromiso y esfuerzo para les trabajadores, que día a día enfrentan la situación con muy escasos recursos.

La situación cambió con la pandemia 

“Previo a la pandemia el CAINA era un centro de día que funcionaba como espacio de primer abordaje para la población de niños, niñas y adolescentes que estaban sosteniendo sus trayectorias de vida en calle”, contó Braile. Sin embargo, explicó que con el Covid-19 “el CAINA se transforma en el dispositivo de emergencia 24 horas que recibe a niños niñas y adolescentes”.

Al respecto puntualizó que esto genera “una reformulación del proyecto institucional del CAINA, en el cual pasamos de ser un centro de día que aborda a los pibes que están en calle; a recibir no sólo a ellos sino a la población de niños niñas y adolescentes que necesitan ser alojados en el contexto de la pandemia”. 

Por otro lado, la delegada explicó que “se da un fenómeno en el cual quedan sin abordaje los pibes que efectivamente están sosteniendo la situación de calle siendo el CAINA el único dispositivo que brindaba esa atención”.

“Hoy esa atención pasa a darse en las puertas del dispositivo a los pibes con los cuales veníamos laburando previo a la pandemia”, manifestó. En este sentido, explicó que es una población “con  muchas complejidades”; y que “conlleva un trabajo el poder generar condiciones para  que los pibes permanezcan en los espacios al ser una condición para ingresar al CAINA, el permanecer”. 

Sin embargo, comentó que a “los pibes que vienen sosteniendo situación de calle y consumo de sustancias en su mayoría les es muy difícil poder correrse de esa dinámica y permanecer en un lugar 24 horas, siete días”. Por eso ”se ha realizado en términos de política pública para los niños, niñas y adolescentes en situación de calle un corrimiento, un vaciamiento en ese sentido. Ese es el marco contextual en el que nos encontramos para resolver el conflicto puntual que tenemos”, enfatizó Braile. 

Situaciones de violencia

Sobre los conflictos actuales, la delegada explicó que sólo atienden “a los niños, niñas y adolescentes que se acercan, que están en calle efectiva”. Sin embargo, comentó que “con ellos hay momentos en que se acercan jóvenes adultos también solicitando asistencia”.

En este sentido, manifestó que negar la asistencia a les adultes “problematiza las intervenciones que se hacen con los pibes y vuelven dificultoso el trabajar con ellos. Esto se responde con mucha violencia, hemos tenido muchos ingresos por la fuerza”. Asimismo, describió que “es muy difícil poder delimitar un adentro y un afuera del CAINA. Es de muy fácil acceso trepar una reja y entrar por lo que los pibes ingresan por la fuerza constantemente”.

A la vez, sostuvo que vienen reclamando desde enero y febrero. “Nosotros lo que estamos pidiéndole a nuestra gestión. En su momento el que era el Ministerio de Desarrollo Social, la Dirección de niñez (a partir del primero de mayo de este año El Consejo de Derechos); es una consigna policial en la esquina del dispositivo”. La mujer admitió que realizan ese pedido “con todas las contradicciones que eso también nos trae a los laburante”. Sin embargo, lo consideran necesario para “minimizar los riesgos a los que se encuentran expuestos tanto la población alojada como los trabajadores del dispositivo”.

Fachada del CAINA. Crédito: Anred.

“El martes tuvimos una situación específica donde uno de estos jóvenes adultos ingresa por la fuerza y agrede físicamente a una trabajadora de la Institución”, comentó Braile. Al respecto, aseguró que el conflicto se convirtió en “un límite a todo el equipo para poder seguir trabajando”.

Denuncian que esto se viene presentando hace meses: “La realidad es que al no haber una respuesta de parte de la gestión a estas situaciones se sigue exponiendo a los trabajadores y a los chicos alojados”. También comentó que muches “justo venían de una visita, de una salida a la plaza que habían hecho y tuvimos  que resguardarlos en un sector del dispositivo que no es el adecuado”; por lo que en este contexto consideran que no están garantizadas las condiciones de seguridad ni para el equipo ni para les pibes alojades.

Tercerización laboral

“Tenemos baja de personal, personal tercerizado. El 75 % de los operadores que trabajan con los adolescentes en el CAINA son tercerizados por una ONG que contrata el Gobierno de la Ciudad”, comentó Braile.

En el mismos sentido, recordó: “Tengamos en cuenta que nosotros pasamos de ser un centro de  día a ser un formato 24 horas en el cual no se toma personal. Todo ese personal necesario para pasar de un centro de 24 horas fue tercerizado para poder hacernos una idea digamos con sueldos bajísimos de 16 mil pesos. Tengamos también en cuenta el déficit también de la política pública para esta población en la Ciudad de Buenos Aires”. 

Falta de respuesta por parte de la gestión

En este contexto, desde el CAINA iniciaron los reclamos hacia las autoridades, a través de la junta interna del Consejo de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de la que forman parte.

“Un poco la respuesta de las autoridades siempre termina siendo que están gestionando, que lo están hablando; que la Policía de la Ciudad no tiene dotación, que no tiene personal para cubrir la consigna”, comentó Braile. A su vez, reiteró que “en estas condiciones están expuestas la seguridad tanto de los trabajadores como de los niños niñas y adolescentes”.

En ese sentido expresó: “nos parece importante poder guardar esas condiciones mínimas para poder trabajar. Está siendo muy difícil desarrollar las tareas en este contexto”. Además, explicó que “en este contexto de pandemia, de descuidos del Gobierno de la Ciudad nos parece también importante visibilizar la situación de las políticas públicas de la niñez en situación de calle; poner en boca que el CAINA es el único dispositivo de atención integral que garantiza y acompaña. Y que nos encontramos también con varias situaciones conflictivas que creemos son estructurales”, finalizó. 

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie