Estallido social en Paraguay

Vivian Genes (25), dirigente estudiantil paraguaya, fue apresada el 30 de marzo junto a otros dos estudiantes universitarios, Pedro Areco (21) y Luis Trinidad (26), por haber participado de las protestas ocurridas durante el estallido social en Paraguay. La activista responsabiliza al presidente Mario Abdo Benítez y al expresidente Horacio Cartes de cualquier atentado contra […]

Vivian Genes (25), dirigente estudiantil paraguaya, fue apresada el 30 de marzo junto a otros dos estudiantes universitarios, Pedro Areco (21) y Luis Trinidad (26), por haber participado de las protestas ocurridas durante el estallido social en Paraguay. La activista responsabiliza al presidente Mario Abdo Benítez y al expresidente Horacio Cartes de cualquier atentado contra su vida o la de su familia. 

Por Norma Flores Allende desde Paraguay, especial para Nota al Pie

Vivian Genes encarcelada
Vivian Genes, dirigente estudiantil paraguaya detenida. Crédito: Coordinadora Estudiantil Universitaria de la Universidad Nacional de Asunción (UNA)

El partido oficialista Asociación Nacional Republicana (ANR), también conocido como Partido Colorado, con el apoyo de medios de comunicación, fiscales y jueces ligados al oficialismo han promovido la prisión arbitraria de tres estudiantes universitaries así como la persecución a activistas de derechos humanos. 

“Resistir es importante. Es legítimo que la gente levante su voz en protesta cuando el gobierno nos está violentando sistemáticamente”, afirma la militante estudiantil de la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño (FADA) de la Universidad Nacional de Asunción. 

“Ser apolítico, ser buena gente, seguir estudiando y trabajando puede que termine bien para uno individualmente. Pero, ¿qué pasa cuando se te enferma un familiar o cuando un amigo tiene que dejar la facultad porque no puede seguir pagándola? Esa comodidad nos va a costar muy caro”, expresa Vivian Genes a Nota al Pie horas antes de entregarse a la Justicia. 

Las protestas ocurridas en territorio paraguayo desde el 5 de marzo hasta la cuarentena promulgada el 27 de marzo vía decreto presidencial, desembocaron en hechos de torturas y abusos policiales, el incendio de la sede del ANR, decenas de detenidos y un muerto. Los reclamos ciudadanos consistieron en la exigencia de juicio político al presidente Abdo Benítez y al vicepresidente Velázquez, clamores concentrados en la consigna ANR Nunca Más. 

Vivian Genes en protesta
Protesta estudiantil. En el centro Vivian Genes. Crédito: Milena Coral.

La estudiante de arquitectura explica que las protestas son una expresión del hartazgo de la ciudadanía en Paraguay ante las diferentes crisis desatadas por la negligencia del gobierno en la respuesta a la pandemia. Y que por medio de la criminalización de la protesta el gobierno paraguayo “está tratando de decir que organizarse está mal, que ser una oposición está mal”, explica. “Sacaron su manual de los 70, así con olor a naftalina y empezaron a llamar a todos los manifestantes zurdos o comunistas. Y eso como si fuera que a la gente de mi generación le importa que nos digan comunistas”.

Vivian señala que el estallido social en Paraguay, conocido como marzo paraguayo, constituye un punto de inflexión. Sin embargo, más allá de las manifestaciones en las calles, es importante una articulación en cuanto a propuestas. Advierte que hay que tener cuidado del discurso de despolitización, es decir, aquellos que apuntan a que “nosotros (los ciudadanos) no nos involucramos en política y que todos los políticos se deben ir a la mierda. Pero resulta que si el Partido Colorado tiene dos votos y después nadie vota, entonces seguimos en las mismas”. 

Vivian Genes
Dirigente estudiantil Vivian Genes. Crédito: Perfil personal de Facebook

Las reacciones nacionales e internacionales a esta situación de estudiantes presos políticos en Paraguay no se dejaron esperar. En la tarde del 31 de marzo tuvo lugar una protesta frente a la casa de la jueza, afiliada a la ANR, que ordenó la prisión arbitraria de los estudiantes. Manifestantes, activistas y organizaciones se articulan en torno al #ViviNoEstaSola.

La criminalización de la protesta en Paraguay llamó la atención del exsecretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Paulo Abrão, quien expresó su extrema preocupación al respecto. Por otro lado, el Departamento de Estado de los Estados Unidos emitió un informe el 30 de marzo señalando la gravedad de la situación de los derechos humanos en Paraguay, resaltando cuestiones como presuntos asesinatos cometidos por fuerzas militares, torturas y detenciones arbitrarias por parte de policías, corrupción generalizada, así como falta de garantías para el ejercicio del periodismo.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie