domingo 16 de junio de 2024

Vélez Sarsfield, el club que rompió la hegemonía de los cinco grandes

El equipo de Liniers celebra los 55 años de su primer título profesional. Un día como hoy, pero de 1968, se impuso en el triangular final del Torneo Nacional en una definición polémica que le dio su primera gloria.
Vélez Sarsfield
El plantel de Vélez durante la vuelta olímpica, en el estadio de San Lorenzo, tras imponerse en el Nacional de 1968, donde superó la definición de triangular ante River y Racing por diferencia de gol. Crédito: Vélez Sarsfield.

En el fútbol, la creencia de que los hinchas hacen grandes a los clubes es cierta, pero los títulos también tienen su propio valor. En ese marco, Vélez Sarsfield celebra 55 años de su primera consagración profesional. 

Luego de una definición poco habitual en el fútbol argentino, el “Fortín” se alzó con su primera consagración al superar por 4-2 a Racing en el estadio de San Lorenzo.

El 29 de diciembre de 1968, Vélez se consagró campeón del Torneo Nacional tras vencer a Racing y River en un triangular. La primera vuelta olímpica del “Fortín” fue un momento memorable, que marcó el inicio de una nueva era para el club.

A pesar de que los títulos más importantes llegaron casi tres décadas después, Vélez se subió al lote de campeones nacionales lleno de felicidad. Con Daniel Willington como figura destacada, el club demostró todo su potencial.

En aquel entonces, el Fortín venció por 2-0 a Huracán, mientras que Racing y River empataron 1-1. Dicho empate permitió a Vélez Sarsfield igualar a ambos en el primer lugar de la tabla y obligó a un Triangular Final. Con el “Nuevo Gasómetro” como escenario neutro, las tres instituciones buscaron coronarse antes de fin de año.

Una definición llena de condimentos

River Plate dio el primer paso hacia el título al vencer a Racing por 2-0 en el primer partido del triangular final. En el segundo partido, Vélez igualó 1-1 con River, pero a falta de 10 minutos para el final, el árbitro Guillermo Nimo fue protagonista absoluto de la jornada. 

El árbitro no sancionó un claro penal para los de Núñez, cuando el defensor de Vélez, Luis Gallo, evitó un gol de Jorge Recio con la mano sobre la línea de gol, esfumando así la anotación de Recio y el campeonato riverplatense.

A los pocos días, se disputó el tercer encuentro que mantenía las esperanzas de Vélez intactas. Sin embargo, los de Liniers se impusieron 4-2 ante un aguerrido rival y, gracias a los goles a favor, desataron la locura de sus simpatizantes. 

En ese marco, la “V” se consagró campeón por primera vez en su historia, rompiendo la hegemonía de los cinco grandes. La temporada anterior, Luis Zubeldía fue el pionero en frenar esa racha con Estudiantes de La Plata y, en 1968, fue Vélez, dirigido por Manuel Giúdice, el que le siguió los pasos.


Una semana después del polémico empate, el conjunto velezano logró la vuelta olímpica gracias a un equipo de ensueños que estuvo a la altura. Con la elegancia y el habilidoso juego de Willington, aprovechó la excelsa eficacia de Omar Whebe, quien aportó 16 goles en la campaña y tres ante la “Academia”. Asimismo, un joven Carlos Bianchi, futuro ídolo de la institución, lo secundó bien con 7 anotaciones durante sus alternancias.

Con un total de 39 goles convertidos, contra los 35 de River, Vélez encontró la clave del campeonato en su contundencia y buen juego colectivo. En total, en el campeonato jugó 17 partidos, ganó 11, perdió 3 e igualó la misma cantidad. 

También contó con el goleador y mejor jugador del certamen, ostentó un excelente y férreo golero como José Marín, y la eficacia de que nueve futbolistas marcaron los casi 40 goles.

Aquella mítica definición también resalta por haber albergado el último partido del arquero Amadeo Carrizo en River, y  del mediocampista Humberto Maschio en Racing. Un par de apellidos que perduran en la historia de ambas instituciones, al igual que todo el plantel que le permitió a Vélez alcanzar la gloria. 

Por otra parte, el Nacional de 1968 tomó mayor relevancia con el tiempo, ya que Vélez debió esperar 25 años para volver a gritar campeón en Argentina

Vélez Sarsfield
Carlos Bianchi fue parte del plantel campeón de hace más de medio siglo y gran partícipe como DT en la gloriosa historia del club en los ’90. Créditos: Nota al Pie.

El inicio de la era dorada de Vélez Sarsfield

Con el recuerdo del primer campeonato profesional apagado, Vélez volvió a lo más alto en 1993, año que inició la mejor etapa de la institución. Desde entonces obtuvo 15 títulos más, donde nueve fueron antes de los 2000 y 6 de ellos con Bianchi como entrenador. El “Virrey” fue el responsable de devolver la sonrisa a la institución dentro de Argentina y de permitirle tocar el cielo con las manos a nivel internacional.

El ex delantero estuvo al frente del Clausura 1993, el Apertura 1995 y el Clausura 1996 a nivel local. En tanto, conquistó la Copa Libertadores, la Intercontinental de 1994 y la Interamericana de 1996 a nivel internacional. 

Es así que el DT metió a la institución en la historia grande del fútbol argentino y lo transformó en el sexto club autóctono en proclamarse Campeón del Mundo. El resto de los títulos se dividen en 3 durante los ’90 y otros 5 entre 2005 y 2013.

Tras finalizar su vínculo con Bianchi, el cuadro local logró alzarse con el Clausura 1998, la Supercopa Sudamericana 1996 y la Recopa Sudamericana 1997

En el nuevo milenio, recién se consagró en el 2005 con el Clausura de ese año, para luego sumar los del 2009 y 2011. Tiempo más tarde, tras el cambio de formatos, se adjudicó el Torneo Inicial 2012 y el campeonato de la temporada 2012-2013.

Aunque el Virrey comenzó el torneo de 1996, en la fecha 15 dejó Liniers para dirigir la Roma de Italia. Tras una despedida con el estadio José Amalfitani repleto, Osvaldo Piazza se hizo cargo en las últimas cuatro jornadas. Consiguió que Vélez sea el primer equipo bicampeón en la historia de los torneos cortos, donde Bianchi completó su sexto éxito con 164 cotejos dirigidos, 82 triunfos, 50 igualdades y 32 caídas.

3. Credito Velez Sarsfield
El último título de Vélez fue en la temporada 2012-2013, y a más de una década de ese éxito, atraviesa un presente tumultuoso con malas campañas, disputas por la permanencia y una relación tensa entre hinchas y dirigencia. Crédito: Vélez Sarsfield.

Una actualidad alejada de los días de gloria

Con más de una década sin gritar campeón, Vélez atraviesa un momento delicado en lo deportivo e institucional. Por un lado, la última temporada lo tuvo de lleno en la pelea por el descenso hasta la última jornada, donde se salvó tras vencer 3-1 a Colón. Asimismo, se vio involucrado en una polémica por la contratación de Sebastián Méndez como entrenador para encarar la etapa final del certamen.

A pesar de que el “Gallego” estaba en Unión, rival directo por la permanencia, los de Liniers lo contactaron por su pasado como jugador y fanatismo por la institución. 

El ex defensor, sin pensarlo dos veces, dejó el club de Santa Fe tras haber dirigido solo 11 encuentros, con cuatro triunfos, cinco igualdades y dos caídas. Ese fuerte vínculo de amor por los colores finalizó una vez que el torneo concluyó y se cumplió el objetivo de preservar la categoría.

Por otra parte, la relación de los simpatizantes con la dirigencia se agrietó por diversas decisiones. La Comisión Directiva se declinó a apostar por los jóvenes del club y desligarse de refuerzos de peso. 

Dicha maniobra llevó a Vélez a ubicarse en el fondo durante el campeonato pasado y el próximo. La pelea por mantenerse en Primera División caló hondo en les aficionades, quienes repudiaron a sus dirigentes en diversos cotejos.

De cara al 2024, con el mercado de pases abierto y tres días de pretemporada, el conjunto de Liniers tuvo grandes novedades a pocos días de finalizar la temporada en Argentina. Tras la renuncia de Méndez, Vélez cerró a un entrenador poco conocido en el fútbol local: Gustavo Quintero. El técnico argentino, con nacionalidad boliviana, debutó en 2003 al frente de San Lorenzo pero solo estuvo 6 meses. Luego estuvo en San Martín de San Juan en la temporada 2006-2007.

Con solo dos equipos en Argentina, dirigió en otros cinco países y cuenta con dos cargos en selecciones nacionales, Bolivia y Ecuador, sobre sus hombros. Por otro lado, con un plantel plagado de jóvenes que representan el cambio generacional de los últimos años, Quinteros deberá engrosar el promedio y sumar muchos puntos. 

Por último, en cuanto a nuevos nombres, ahora la gran noticia es el regreso a la institución de Ricardo Centurión, quien no juega desde abril. En el club lo quieren evaluar, ya que aún tiene contrato hasta diciembre de 2024.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Ciberseguridad en Argentina: se registraron más de 260 millones de intentos de ataque en el primer trimestre de 2024

Aunque los intentos de usurpación de datos han disminuido, la ciberdelincuencia encuentra nuevas maneras con la ayuda de la Inteligencia Artificial. ¿Cómo proteger los datos personales en internet?

“Paraguay”, un espectáculo teatral de brillante factura

Esta original producción de la Compañía Absoluta impacta con su visión cruda sobre la emigración latinoamericana, a la búsqueda de un mensaje potente envuelto en talento e ingenio interpretativo.

“Bacantes” o una invocación a las fuerzas del teatro

A partir de la llegada del dios Dioniso, la tragedia de Eurípides explora lo sagrado mientras revela las tensiones de lo humano en su búsqueda de otros modos de ser.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto