domingo 21 de julio de 2024

“Una muerte compartida”, una pieza teatral sobre diversidad y  aceptación

La obra, dirigida por Paolo Giuliano, construye una crítica sobre los riesgos de la intolerancia y la discriminación. Sin embargo, transmite un mensaje optimista y de perseverancia en la lucha por la igualdad. La misma se puede disfrutar los lunes a las 20:30 en el Tinglado Teatro, Mario Bravo 948, CABA.
muerte
Comenzó su segunda temporada “Una muerte compartida”, una obra que resulta una experiencia cruda y sencilla. Crédito: @unamcompartida

En su segunda temporada, volvió a escena “Una muerte compartida”, una conmovedora obra del autor y director Paolo Giuliano, la cual está condimentada con múltiples emociones y  en la que se desencadenan una tormenta de enfrentamientos. 

La trama expone las vivencias de muchos jóvenes en el interior del país, donde la aceptación de las diversidades se convierte en un problema. La misma se presenta cada lunes desde las 20:30 en la sala del Tinglado Teatro, ubicada en Mario Bravo 948, Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA). 

Sobre “Una muerte compartida”

En esta ocasión, la historia se desarrolla en un pueblo tranquilo del interior, uno de esos lugares donde las personas trans, gays, lesbianas o cualquier otra identidad enfrentan serios peligros. 

Por ello, si bien las mismas no pueden expresar libremente su amor en público, aun así se arriesgan a vivir esa pasión, enfrentando señalamientos, traiciones e incluso maltrato físico.

La trama de la obra se desarrolla en el hogar de los Benavidez, una familia con una madre de carácter fuerte, una hija extremadamente dulce y tierna, y un hijo rebelde al que consideran un revolucionario.

La identidad de género se convierte en el tema central de esta historia, donde dicha familia se encontrará rodeada por dos vecinos molestos y un par de hermanos que invaden constantemente su privacidad. 

Foto 3
Su texto no sólo expone y denuncia ciertos problemas sociales, sino que también aborda temas relacionados con la familia y la relevancia del amor dentro de ella. Crédito: @unamcompartida

Este par de personajes inquietos resultan una molestia diaria y son los que revelan sus secretos más oscuros, desencadenando una serie de problemas sociales profundos, como el acoso, el hostigamiento y el miedo. Todo girando en torno a la cuestión de la identidad de género. 

Así, les integrantes de este pequeño clan familiar se enfrentarán a una constante lucha por vivir auténticamente en un entorno que les es hostil y poco comprensivo. No obstante, a pesar de las dificultades que afrontan, nunca se rinden y persisten en la búsqueda de su derecho a la felicidad.

Sensibles interpretaciones

Paolo Giuliano es un talentoso escritor y director, y siempre que arma una obra tiene un propósito. En esta ocasión, apuesta por una obra en la que le  espectadore sentirá que está espiando a una familia. 

En efecto, con cierto enfoque  de estilo cinematográfico, en ella se destacan actuaciones naturales y realistas por parte del elenco, el cual está compuesto por:  Laura Correa, Luciano Diani, Sergio Janusas, Patricia Guillermina RozasFacundo Salomon.  

“Una muerte compartida” se encuentra ambientada en un pueblo pequeño y rural en el que cada personaje tiene ciertos elementos que se conectan con el mundo personal. 

A su vez, lo que expresan entre elles representa la propia perspectiva de la realidad del autor, en un texto condimentado por los miedos, los prejuicios, el amor, el peso del qué dirán, pero también espacio para el deseo y la frustración. 

Foto 2
Una obra sencilla pero de aquellas que tiene el propósito de provocar preguntas en el espectador, cuestionarse acerca de su vida íntima y su entorno. Crédito: @unamcompartida

Por su parte, la escenografía es simple y realista, y cuenta con la mano de obra de Gabriela Delmastro, quien también se encarga del vestuario de los personajes. 

En tanto, la iluminación de José Binetti es tenue, sólo para enmarcar ciertos momentos, mientras que la música original de la obra, creada por Fernanda Martínez Mina, se caracteriza por ser minimalista y evocadora, al tiempo que acentúa los momentos claves en la trama. 

En resumen, la emocionante historia representa de manera cruda una realidad presente tanto en pequeños pueblos como en grandes ciudades, la cual está relacionada con la discriminación, que se asocia con aspectos sociales y también con el temor hacia lo desconocido o aquello que no se desea conocer. 

Por último, las tensiones en la trama aumentan a través de este enfoque, no sólo a partir del poderoso texto, sino también gracias a una destacada interpretación que da vida de manera impresionante a cada une de les protagonistas.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Cien años de la Masacre de Napalpí: un delito de lesa humanidad y la memoria indígena que clama territorio

Fue el 19 de julio de 1924, cuando la Gendarmería y la Policía fusilaron a cientos de hombres, mujeres y niños del Pueblo Qom y Moqoit. Los responsables materiales e intelectuales tuvieron impunidad. Se trató de un delito de lesa humanidad perpetrado por una política estatal. El trasfondo, al igual que hoy, los territorios indígenas.

Identidad digital: el nuevo aliado contra la ludopatía infantil

En un contexto donde esta problemática continúa en ascenso, ¿existen opciones que puedan contribuir a proteger a los menores? En esta nota te contamos.

Teatro Eureka, un puente cultural entre Buenos Aires y Madrid

Una escuela de teatro argentina conquista Madrid con un ambicioso programa de intercambio denominado "Experiencia Gira".

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto