viernes 19 de julio de 2024

Con fuertes críticas al Unipolarismo Financiero, Lula relanza la UNASUR

El presidente brasileño fue el artífice del reencuentro entre los presidentes de los países sudamericanos, un hecho que pone de relieve la emergencia multipolar.
Unasur mandatarios Creditos EFE1
La unidad sudamericana enciende las alarmas en Washington. Créditos: EFE.

El pasado lunes y martes se reunieron en Brasilia los presidentes de los países sudamericanos en lo que Luiz Inácio “Lula” Da Silva denominó el relanzamiento de la UNASUR. Con fuertes críticas al Unipolarismo Financiero, el mandatario brasileño convocó a la unidad geopolítica de la región sudamericana para tener protagonismo en un mundo que tiende a la multipolaridad. Sin embargo, las críticas a la presencia del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, expresan la influencia que aún conserva Washington en su “Patio Trasero”.

Encuentro en Brasilia

Luego de un período de descomposición del espacio producto de las tensiones políticas entre los diferentes gobiernos, los presidentes sudamericanos volvieron a reunirse a 7 años de su último encuentro. Lula Da Silva, anfitrión del evento, presentó 10 propuestas “para el futuro” de la región. En líneas generales, la iniciativa se basa en fortalecer la cooperación en términos comerciales, financieros, educativos, sanitarios y de Defensa a partir de un sistema de gobernanza asociado.

El Encuentro de Presidentes de los países de América del Sur fue una demostración de unidad que el conjunto de los líderes valoraron. El jefe de gobierno de Colombia, Gustavo Petro, anunció el reingreso de su país a la UNASUR luego de que en 2018 se retirara por decisión del ex mandatario Iván Duque. “Estamos retomando la senda de la unidad que nunca debimos haber abandonado. No nos sirvió de nada estar divididos. Hagamos más ágil el funcionamiento de la UNASUR y seamos artífices de nuestro destino”, expresó Alberto Fernández. “Comparto el Consenso de Brasilia, construido de un debate bueno en la Cumbre de los Países de América del Sur”, destacó Maduro.

Lula Da Silva y Xi Jinping Credito Europa Press
La convocatoria y el respaldo de Lula a Maduro generó rispideces al interior del espacio. Crédito: Twitter Aníbal Garzón.

Venezuela, el factor de disputa

Sin embargo, el intento de Lula de promover la integración regional en la cumbre de presidentes sufrió un claro revés: el rechazo del uruguayo Luis Lacalle Pou y fundamentalmente del chileno Gabriel Boric. La convocatoria y el respaldo político del brasileño al cuestionado presidente venezolano cayeron mal en Montevideo y Santiago. Desde su asunción, Lacalle Pou ha actuado como un escollo para los procesos de integración como demostró en el Mercosur trabajando por su ruptura en favor de los acuerdos de libre comercio con China. En términos ideológicos, el presidente uruguayo ha cuestionado la institucionalidad política del gobierno bolivariano.

De todos modos, hondo caló el reproche que Boric le propinó a Lula. “Nos alegra que Venezuela retorne a las instancias multilaterales”, pero “eso no puede significar meter bajo la alfombra o hacer la vista gorda frente a temas que para nosotros son de principios e importantes”, planteó el trasandino. Cabe señalar que el posicionamiento de Boric expresa una política de Estado chilena, ya que no solo su antecesor, Sebastián Piñera, cuestionó a Maduro. La propia Michelle Bachelet fue la promotora del informe que en 2020 presentó en la ONU como Alta Comisionada en el que denunció graves violaciones a los derechos humanos por parte del gobierno venezolano.

En este sentido siguen operando los intereses de Washington por quebrar las iniciativas de integración al sur del Río Bravo. La descomposición de la UNASUR y el debilitamiento del Mercosur y la Celac entre 2015 y 2020 expresaron una avanzada del Departamento de Estado norteamericano sobre los asuntos sudamericanos. La responsabilidad de la Organización de Estados Norteamericanos (OEA) bajo la conducción del uruguayo Luis Almagro en el golpe de Estado en Bolivia en 2019 deja al descubierto los intereses secesionistas del Unipolarismo Financiero. Lula sintetiza la definición de acelerar el proceso de integración y por eso algunos actores cuestionan su liderazgo en la UNASUR.

Fuente Twitter Anibal Garzon
Xi Jinping sabe que Lula es su principal interlocutor para consolidar la unidad sudamericana, debilitando las posiciones atlantistas. Créditos: Europa Press.

El bloque latinoamericano en un mundo multipolar

El encuentro en Brasilia fue leído en los diferentes centros de poder a escala mundial como la clara intención de América Latina de configurarse como un polo en medio de la inercia multipolar. Siguiendo los ejemplos de la Unión Africana, la Organización de Cooperación de Shanghai, la Liga Árabe o el Asean, la región del sur de América se propone consolidarse como un bloque geopolítico en el Sur Global. A diferencia de las experiencias de comienzo del siglo XX -que cobraron aún más fuerza promediando la primera década- que privilegiaron las cuestiones de orden ideológico, esta vez América Latina busca fortalecer la cooperación a partir de intereses de base.

Afín a los objetivos del Multipolarismo Pluriversal, Lula armó un escenario en el que convocó a abandonar paulatinamente el dólar en el comercio regional. Por otro lado, puso en primer plano el desafío del ahorro en un momento en el que Dilma Roussef conduce el Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS. En esa misma línea anunció, por ejemplo, el financiamiento brasileño a la segunda etapa de la construcción del Gasoducto Néstor Kirchner, proyecto argentino que se propone exportar gas a Brasil. Asimismo, apenas finalizó la cumbre, Lula se comunicó por teléfono con el Papa Francisco, jefe del Vaticano y promotor de la multipolaridad a partir del diálogo ecuménico entre las religiones.Cuestionando el dispositivo ideológico occidental “democracia-dictadura”, Lula convocó a Maduro para relanzar la UNASUR. Promoviendo el Nuevo Banco de desarrollo de los BRICS, se opone al FMI y otros organismos controlados por el Unipolarismo Financiero para el diseño económico de las naciones sudamericanas. Articulando los intereses de los diferentes países, se posiciona como un potente armador en América Latina. La reconstrucción de una mesa sudamericana aún no garantiza nada pero sí marca con claridad una nueva dirección multipolar a partir de principios pragmáticos que Washington no tolera en su zona de influencia. “Ningún país puede hacer frente solo a las amenazas sistémicas actuales”, aseguró el mandatario

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

La tríada del Sahel, una lección de autonomismo

La alianza entre Burkina Faso, Níger y Mali dio un nuevo salto de calidad y su asociación inquieta al interior del continente africano.

El Gobierno insiste con las Sociedades Anónimas y el capital privado en el fútbol

Más allá de la vigente alegría y euforia por la consagración en la Copa América, en Argentina hubo novedades en el fútbol local. Las autoridades nacionales habilitaron la transformación de los clubes en sociedades privadas, circunstancia que no fue del agrado de los aficionados argentinos.

La historia del rugby en los Juegos Olímpicos

Este deporte regresó a la cita olímpica en la edición Río 2016, tras 92 años de ausencia al ser excluido por el Comité Olímpico Internacional.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto