viernes 19 de abril de 2024

3 encuentros que marcan el ritmo del nuevo diseño geopolítico

Entre el jueves y el domingo se desarrollaron las reuniones del G7, la Liga Árabe y de China con naciones de Asia Central. La dinámica de la crisis internacional se acelera.
encuentro geopolítico Rusia China Siria
El G7 celebra una nueva cumbre en un escenario internacional que expresa la crisis de la narrativa occidental. Crédito: Europa Press.

El G7, espacio que nuclea a las principales potencias aliadas a Estados Unidos, se reunió en Hiroshima. A las sombras de este encuentro, China se reunió en Xi’an con diversos países de Asia Central para fortalecer su influencia regional. A su vez, luego de 12 años Siria participó de una nueva cumbre de la Liga Árabe en Jeddah, territorio saudí. Nota al Pie analiza la dinámica de la crisis internacional a la luz de una confrontación de orden geopolítica que se intensifica.

G7 con presencia multipolar

A 78 años de la bomba atómica que le puso fin a la Segunda Guerra Mundial, el G7 tuvo un encuentro en Hiroshima para diseñar una estrategia que contenga el despliegue de un nuevo orden mundial multipolar que no admite su supremacía. Les mandataries de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia, Japón y Canadá debatieron sobre la guerra en Ucrania, la relación de Occidente con China y el futuro del Sur Global, como ejes fundamentales.

Fumio Kishida, primer ministro japonés, sostuvo la necesidad de fortalecer a la Organización Mundial de Comercio (OMC) como pilar del libre comercio y la estabilidad global. A su vez, todes les miembres declararon su “compromiso de estar unidos contra la guerra ilegal, injustificable y no provocada de Rusia contra Ucrania”. La cumbre anual del espacio funcionó para abroquelar posiciones detrás de la estrategia bélica de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y el bloqueo diplomático que la Unión Europea y sus socios le imponen a Moscú

Joe Biden anunció que Washington capacitará a pilotos ucranianes en aviones de combate F-16 que serían eventualmente enviados a Kiev. Si bien el Departamento de Estado norteamericano sabe que solo Estados Unidos tiene la capacidad bélica para revertir la tendencia en Ucrania, el Pentágono no quiere exponer sus mejores armas en un escenario desfavorable que ponga en riesgo su reputación. De todos modos, todos acordaron restringir la exportación de bienes relacionados a la industria de la Defensa a naciones que actúen en beneficio de Rusia.

encuentros geopolítico
China y Asia Central aceitaron su asociación estratégica a las sombras del encuentro en Hiroshima. Crédito: AFP.

Más allá de la agenda de debate del G7, notable fue la presencia de Brasil e India, integrantes del BRICS, espacio que no solo expresa a mayor población mundial sino que también ha superado en PBI al organismo occidental. Ambos han rechazado las sanciones a Rusia en la ONU y particularmente Lula Da Silva viene planteando la necesidad de una salida pacífica en Ucrania. 

A su vez, Brasil insiste en discutir la vulnerabilidad que genera la deuda pública en países de medianos y bajos ingresos, como es el caso de Argentina. Los actores con potencial regional en Asia, África, Oriente Medio y América Latina presionan por la incorporación de los países en desarrollo en la arquitectura financiera mundial.

El encuentro por la Ruta de la Seda del siglo XXI

En otro orden de cuestiones, en Xi’an se dieron cita China, Kirguistán, Kazajistán, Turkmenistán, Tayikistán y Uzbekistán. En la ciudad emblema de la antigua e histórica Ruta de la Seda, Xi Jinping recibió a les mandataries de los países de Asia Central para debatir sobre conectividad, desarrollo y seguridad. 

De todos modos, el propio presidente chino reforzó que el encuentro expresó el inicio de una “nueva era” de relaciones entre Beijing y la región central de Asia. El encuentro sucedió a menos de sesenta días de la infructuosa visita diplomática que hizo el secretario de Estado norteamericano Antony Blinken a Astaná en marzo.

Por un lado, China está interesada en reforzar su influencia regional sobre una región en la que Rusia ha recuperado protagonismo luego de la disolución de la Unión Soviética, y donde Estados Unidos dispersó tropas después de invadir Afganistán e Irak

El comercio entre Beijing y estos países alcanzó los 70.000 millones de dólares en 2022 y en el primer trimestre de 2023 aumentó un 22%. Sin embargo, el gigante asiático tiene claro que sin estabilidad política no habrá desarrollo económico, y por eso desde la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) trabaja en la disuasión de conflictos que alteren la paz en la región.

Por otro lado, Xi’an, ancestral capital china, era el extremo oriental de la antigua Ruta de la Seda que, atravesando Asia Central, conectaba a China con Europa. En efecto, la Iniciativa de la Ruta y la Franja recupera el espíritu de su experiencia antecesora en la proyección de poder mundial chino. 

A diez años de su lanzamiento, Xi Jinping reforzó la necesidad de consolidar la cooperación económica que beneficia en términos estratégicos a las naciones que quieren fortalecer su autonomía a partir del trabajo y la producción. En el desarrollo de esa vasta red están incluidos la expansión de un gasoducto de Asia Central a China y un ferrocarril China-Kirguistán-Uzbekistán, entre otros proyectos.

Una cumbre árabe más cerca del Corán que de Washington

El tercer encuentro que coincidió con el realizado en Hiroshima y Xi’an sucedió en Jeddah, distrito de Arabia Saudita. Numerosas naciones del Magreb africano y el Golfo Pérsico, que concentran a 400 millones de personas y representan el grueso de la población islámica mundial, se encontraron en territorio saudí por motivo de la 32º Cumbre de la Liga Árabe. 

Si bien las guerras intestinas en Yemen, Sudán y Palestina y la situación en Ucrania fueron relevantes, la readmisión de Siria al espacio luego de doce años fue el eje que concentró las miradas.

encuentros geopolítico
Al-Assad se reposiciona en Oriente Medio luego de una etapa de profundo aislamiento en el marco de la guerra civil interna. Crédito: @moi_syria1 (Twitter).

Bashar al-Assad, presidente sirio, participó del evento y advirtió sobre la amenaza que representa el neoliberalismo para el mundo árabe y expresó la oportunidad de consolidar su cultura. En contraparte, el mandatario ucraniano Volodimir Zelensky, invitado especialmente por Arabia Saudita, reprochó la complicidad de Estados como Siria que apoyan directamente a Moscú en el conflicto. Sin exagerar su postura, el presidente de la Liga Árabe pidió “paz para Ucrania”. 

En una región que tiene como principales desafíos la estabilidad política producto de guerras intestinas por motivos religiosos e intervenciones internacionales por fundamentos geoestratégicos, la Cumbre culminó con un acuerdo unánime: “la Declaración de Jeddah”. 

Entre los 11 puntos condensados en el documento se destacan la contribución a la paz como herramienta para preservar la integridad territorial y, de esta manera, favorecer “el desarrollo y la prosperidad de los países de la región”. El tema palestino, la crisis siria, la situación libanesa y el acercamiento con Irán fueron fuente de tensión entre les integrantes.

Todo imperio que cae muestra las garras

La situación internacional está atravesada por una crisis estructural que enfrenta las voluntades de dos esquemas geopolíticos: el Unipolarismo Financiero con asiento en intereses financieros y el Multipolarismo Pluriversal con base en el trabajo y la producción. 

La emergencia de este último bloque expresa un cambio de época en las relaciones internacionales; el mundo unipolar que nació con el gobierno del Consenso de Washington está en franca decadencia. En su lugar se impone un orden donde el poder se distribuye, justamente, en múltiples polos.

A fines de marzo se reunieron Xi Jinping y Vladimir Putin, jefes de Estado de China y Rusia, dos actores fundamentales de la multipolaridad. En aquel entonces, y a modo de despedida, Xi le planteó a su homólogo que “ahora tienen lugar los cambios que no se han visto en cien años”, poniendo de relieve el momento de crisis que vive el sistema internacional. 

Si bien el Multipolarismo Pluriversal parece tomar la iniciativa estratégica en la confrontación internacional, la dinámica de la crisis se ha acelerado y el enfrentamiento se intensifica. El bloque unipolar se sabe en retirada del gobierno mundial y, en su afán de resistir su inexorable caída, profundiza su carácter agresivo para dilatar la formación del nuevo sistema multipolar.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Un nuevo guiño a EEUU: el gobierno nacional solicitó adherirse a la OTAN

El Ministro de Defensa, Luis Petri, pidió convertirse en “socio global” de la organización internacional. Se trata de otro movimiento de Javier Milei en pos de su alineamiento con Estados Unidos y las potencias de occidente.

El Gobierno intentó instalar un falso acuerdo para frenar la Marcha Federal Universitaria

Tras varias semanas de tensión, la gestión de Javier Milei montó la idea de un consenso respecto al presupuesto anual de las casas de estudio. En respuesta, el Consejo Interuniversitario Nacional señaló que no existe tal convenio y ratificaron la movilización de la próxima semana.

Caputo, el FMI y un diagnóstico más optimista que la realidad argentina

En su viaje a Washington, el ministro de Economía de Milei se reunió con el organismo y celebró la desaceleración de la inflación. En tanto, en el territorio nacional, el ajuste sigue causando estragos en la economía y el Gobierno teme a las consecuencias de la marcha universitaria.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto