Dic 7, 2022 | Cultura

 Cómo pasa el tiempo: “Casablanca” cumple 80 años de su estreno

La historia de amor protagonizada por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman es un clásico atemporal, pero su intrigante trasfondo histórico no es muy conocido.
Casablanca
Ingrid Bergman y Humphrey Bogart en “Casablanca”. Crédito: Warner Bros.

Cuando se estrenó en la ciudad de Nueva York hace 80 años, nadie sabía que Casablanca se convertiría en una de las películas más exitosas de la historia del cine. La compañía Warner Bros. apresuró su estreno mundial por razones obvias: la película fue filmada y ambientada durante la Segunda Guerra Mundial.

Desde el desembarco de las tropas aliadas en la costa norteafricana a principios de noviembre de 1942, la ciudad de Casablanca, en Marruecos, ocupaba los titulares. Mientras los soldados británicos y estadounidenses caminaban por las calles de la ciudad más grande de ese país africano, Warner Bros. estrenó la película del mismo nombre en Nueva York el 26 de noviembre de 1942.

En Casablanca, innumerables emigrantes y fugitivos huyen de los nazis desde Europa a la ciudad ubicada en el norte de la África francesa. Se reúnen en Rick’s Cafe, un bar dirigido por un ciudadano estadounidense, y esperan viajar a Lisboa y de allí en barco dirigirse a los Estados Unidos.

En este contexto, se desarrolla una historia de amor entre Rick (Humphrey Bogart) e Ilsa Lund (Ingrid Bergman), la esposa del famoso luchador de la resistencia checa Victor Laszlo, que ha escapado de uno de los campos de concentración de Hitler.

Aunque el estreno de la película fue un gran éxito, Warner Bros. se abstuvo de estrenarla en cines a nivel nacional en 1942. No fue hasta el 23 de enero de 1943 que Casablanca se exhibió en los cines estadounidenses.

Los refugiados comienzan a huir de Europa

Casablanca se inspira en una obra de teatro escrita por Murray Bennett y Joan Alison llamada Everybody Comes to Rick’s. En el verano de 1938, Bennett, entonces profesor de inglés de 27 años en la ciudad de Nueva York, viajó a Viena. En ese momento, la ciudad estaba ocupada por los nazis y Murray viajó para ayudar a sus parientes judíos.

Mientras estuvo en Viena, se enteró de la ruta que los refugiados solían tomar para llegar a Estados Unidos. Los refugiados a menudo viajaban de Marsella a Marruecos, a Lisboa y finalmente se dirigían a América del Norte. Regresó de ese viaje con la premisa básica de su obra.

Casablanca
En un inicio, el papel de Sam, el pianista de Rick’s Cafe, iba a ser femenino, y se tuvo en cuenta a la cantante Ella Fitzgerald para interpretarlo. Finalmente fue encarnado por Dooley Wilson. Crédito: Warner Bros.

Dos años más tarde, en 1940, los nazis invadieron y conquistaron Francia. Huyendo del imperio de Hitler, miles de refugiados se dirigieron a lugares como Casablanca. En julio de ese año arribaron a los puertos de la ciudad marroquí más de 200 barcos. La mayoría eran judíos. 

Si bien, por supuesto, hay muchos refugiados en la película, la palabra ‘judío’ nunca se pronuncia. A pesar de todas las pistas sobre las nacionalidades de los personajes que ofrece la narración, nunca se reconoce el hecho de que los refugiados que se congregan en Rick’s podrían haber venido a Casablanca para evadir las políticas antisemitas de la Alemania nazi.

Los verdaderos refugiados en Casablanca

Casablanca no solo  representó la crisis de la emigración judía, sino que también  muchos miembros del elenco, más de 75 personas, eran inmigrantes y refugiados. De los 14 que obtuvieron un crédito en la pantalla, solo tres nacieron en los Estados Unidos.

Algunos de estos actores conocieron de primera mano la maldad de los nazis y la guerra en Europa. SZ Sakall, un actor judío-húngaro que interpreta al camarero Carl, huyó de Alemania en 1939 y sus tres hermanas murieron en un campo de concentración. 

Helmut Dantine, quien interpreta a un jugador de ruleta búlgaro, pasó un tiempo en un campo de concentración antes de quedar libre y abandonar Europa. 

El famoso actor Conrad Veidt, que interpretó al Mayor Strasser y que, curiosamente, era el actor mejor pagado del elenco, había huido de Alemania con su esposa judía en 1933 después de enterarse de que la SS lo perseguía. Sin embargo, Veidt insistió en ser elegido solo como villano nazi, creyendo que ayudaría a retratar el verdadero horror y la maldad nazi. 

Según un relato del set, durante la famosa escena en la que el elenco canta «La Marsellesa», los actores comenzaron a llorar mientras reflexionaban sobre la lucha contra el fascismo que existía dentro y fuera de la pantalla.

Aún hoy, 80 años después, los acordes de “As Time Goes By” (Como Pasa el Tiempo) se escuchan en los créditos de apertura de muchas de las películas de Warner Bros. Pictures.

La secreta “Conferencia de Casablanca”

Durante la Segunda Guerra Mundial, Casablanca no sólo fue lugar de encuentro de emigrantes y refugiados, sino también fue el punto de reunión de dos de los hombres más poderosos del mundo. 

El presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt y el primer ministro británico Winston Churchill se reunieron en secreto en Casablanca del 14 al 24 de enero de 1943 para formar una coalición anti-Hitler. Dado que Roosevelt y el magnate del cine Jack Warner eran amigos, es concebible que Warner Bros. retrasara  el estreno de Casablanca hasta el final de la llamada «Conferencia de Casablanca«.

Warner Bros. fue el único estudio de Hollywood que se posicionó abiertamente contra Hitler y los nazis. Estados Unidos inicialmente se había negado a participar en la Segunda Guerra Mundial, hasta que el ejército japonés bombardeó la base militar estadounidense en Pearl Harbor en Hawái el 7 de diciembre de 1941.

Inmediatamente después del ataque, Estados Unidos declaró la guerra a Japón. Los aliados de Japón, Alemania e Italia, respondieron con su propia declaración de guerra. El 1 de enero de 1942, Estados Unidos se unió a la coalición anti-Hitler de Gran Bretaña y la Unión Soviética

El objetivo de la reunión secreta en Casablanca era avanzar en las operaciones militares de la coalición. Eventualmente, las operaciones aliadas resultarían en la derrota de la Wehrmacht y el fin de la Alemania nazi en 1945.

Casablanca
“Casablanca” ganó tres premios de la Academia: Mejor guion adaptado, Mejor director y Mejor película. Crédito: Warner Bros.

Un clásico querido en Alemania

El público alemán sólo pudo ver Casablanca después del final de la guerra, en una versión abreviada en la que los nazis y la Segunda Guerra Mundial no aparecen en absoluto. Fue lanzada en 1952.

En esta versión lavada, Victor Laszlo en lugar de ser un fugitivo de los nazis era un físico noruego llamado Viktor Larsen. La rama alemana de Warner, que se encargó de hacer los recortes de la historia original, no quería recordar a los alemanes occidentales su pasado nazi.


No fue hasta la década de 1970 que la emisora ​​pública alemana ARD encargó una versión en alemán de la película original, emitiéndola por primera vez en 1975. Desde entonces, el público de habla alemana ha podido disfrutar de esta historia de amor de refugiados en su versión original.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto