miércoles 17 de abril de 2024

Tijeras salvajes, entre el humor de antes y la libre interacción

La comedia no sorprende por su tradicional libreto, pero sí con la propuesta de invitar a la platea a cerrar la historia.
DESTACADA Credito Tijeras Salvajes 1
«Tijeras salvajes» en el Multiteatro, donde el público se vuelve testigo y da su veredicto final, y así un cierre original cada noche. Crédito: @tijerassalvajes.

Esta temporada llegó a la calle Corrientes una comedia policial que ya pasó la prueba exitosamente en varios escenarios internacionales. Tijeras salvajes es una obra del escritor alemán Paul Pörtner escrita en 1963, que llega a Buenos Aires con su original propuesta de quien escribe el final en la pieza es el público. La producción es muy buena y está a cargo de Tomas Rottemberg, Juan Manuel Caballe y Morris Gilbert.

La trama goza de un humor que atrasa en su primera parte, con apenas pinceladas de la actualidad en la adaptación local de Manuel González Gil. La dinámica y la naturalidad dan el presente cuando los actores interactúan en este juego misterioso de descubrir al asesino. Las funciones son de miércoles a domingo en el Teatro Multitabaris Comafi, Corrientes 831, las entradas se pueden adquirir en las boleterías del teatro o por Plateanet.

La comedia comienza con el ingreso del dueño del lugar, un pomposo estilista pero más con aire de peluquero barrial llamado Tony, bromista al 100%. Quien es ayudado por una asistenta paraguaya quien lo desafía a cada minuto. A esta alocada peluquería además llegan tres visitantes, dos hombres uno para afeitarse y otro que al principio solo se sienta a esperar su turno. Más una señora paquetísima a retocarse su cabello. Luego se sumará un personaje más por parte de la policía local cuando comienza el verdadero conflicto. En general es un espectáculo lleno de humor ácido, picante y costumbrismo más insólitas improvisaciones por todo el elenco.

Credito Tijeras Salvajes 2
La obra lleva 40 años presentándose por el mundo, vista por más de 14 millones de espectadores llegó a la cartelera porteña. – Crédito: @tijerassalvajes

No hay mucho para analizar, la primera parte está armada como un espectáculo farsante y sencillo. Porque lo sorprendente llega hacia el final, solo se aconseja a la platea dejarse llevar. No desafiar a la timidez y animarse a participar, es una propuesta entretenida y de seguro se lo pasara a lo grande. 

Un espíritu inclusivo de diversión

Donde brilla “Tijeras salvajes” es cuando la primera parte de comedia pasantista y ochentosa cede el lugar a un policial clásico a la manera de Agatha Christie. Pero esto se potencia mucho más cuando se rompe totalmente la cuarta pared. Y se les pide a los espectadores que resuelvan el asesinato de la dueña del local de la peluquería. Una afamada concertista Isabel Pratt, quien aparece asesinada de 13 cortes de tijeras en su cuello, en su departamento ubicado en la planta alta del lugar. Y es justo cuando se produce la magia, en el momento que se descubre su cuerpo, luego de idas y vueltas de todos los presentes.

Credito Tijeras Salvajes 3
La improvisación desopilante, el humor avispado y el misterio se dan cita en este espectáculo original. – Crédito: @tijerassalvajes

Entonces se detiene la obra y en los 20 minutos finales, los sentados en la platea hacen preguntas a los personajes y luego votan quien es el asesino.

Y por supuesto el resultado final cambia en consecuencia al igual que el público en cada función El original espectáculo de comedia y sumo misterio está protagonizado por un elenco que la juega de sospechosos. Mario Pasik es un enigmático anticuario que mantiene una relación secreta con la empleada paraguaya, Andrea Politti. Quien además  era amiga de la recién fallecida y que se beneficiaría de su muerte. Su interpretación destaca cuando se desahoga con sus compañeros de reparto y cuando interactúa con el público.  Alejandro Muller como el dueño del salón de belleza, de jocoso y fuerte carácter lo que hacía que tenga una relación entre tensa y  furiosa con la dueña y vecina del local. Es el encargado de todos los golpes políticos y del humor políticamente incorrecto.

La participación especial de Linda Peretz, suelta y de oficio en el rol de la  adinerada clienta de la peluquería. Y Diego Reinhold mas Galo Hegel, como la pareja policial que ayudarán al público a encontrar al sospechoso criminal. Este último sorprendentemente provocó algunas de las mayores risas de la noche, aunque su fresca participación no está escrita para robar la escena.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Emanero, el artista multifacético que regresa al Luna Park

Tras el éxito de sus últimos lanzamientos, el músico argentino anunció un show en el emblemático estadio. Ante la demanda de sus seguidores, agregó una segunda fecha para el 14 de junio. En esta nota, todos los detalles.

“Bajo el Sol del Rocanrol”, un retrato fílmico de la contracultura argentina

El documental dirigido por Mónica Simoncini y Omar Neri, que aborda la figura del editor y periodista Jorge Pistocchi, se estrenará en los próximos días en el marco del festival BAFICI.

En medio de la tensión social, el Gobierno presiona para que avance la Ley Bases

El oficialismo busca establecer acuerdos con diputades y gobernadores dialoguistas para fortalecer el nuevo proyecto. En este contexto, se espera que la próxima semana el documento sea tratado en comisiones y luego pase al recinto de la Cámara de Diputados.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto