Jul 18, 2022 | Género & Sexualidad

Eva Serrano y su lucha contra la violencia de género

Tras haber sufrido hostigamientos por parte del subsecretario de Asuntos Gremiales del Sindicato de Empleados de Comercio, Raul Sedeño, se postuló como secretaria del Sindicato de Comercio. Nota al Pie dialogó con ella.
destacada
Eva Serrano es la primera candidata a la Secretaría General del Sindicato de Comercio. Crédito: argentinaindymediaorg.

Eva Serrano es trabajadora del Sindicato de Comercio de la empresa Easy. Hace diez años que la mujer sufre violencia por parte de quienes dirigen la empresa. Luego de que ella se movilizara, lo primero que hicieron desde la empresa fue quitarle el derecho de almorzar en su horario laboral.

En este momento, Serrano continúa siendo cajera en el mismo lugar en el que ha recibido maltratos desde 2013. Sin embargo, hoy en día acompaña a les trabajadores de distintos rubros en diversos procesos, tanto sindicales como laborales. También creó, junto a otres compañeres, la primera lista de Trabajadores de Base para participar de las elecciones del sindicato.

Eva Serrano es la primera mujer en postularse como candidata a la secretaría de dicho gremio en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Esto fue iniciado a raíz de la lucha realizada por su padre en el año 1990 para defender a los trabajadores de comercio, a quienes en esa circunstancia dejaron sin empleo. En aquel momento, se llevó a cabo una “toma” donde se intentó formar una cooperativa.

Por otro lado, el objetivo del sindicato de comercio era “apoyar” a los trabajadores mientras ocultaban de alguna manera los intereses particulares, con la intención de apropiarse de la propiedad laboral; lográndolo tiempo después y dejando en desconsuelo a los cientos de trabajadores. 

Nota al Pie dialogó con Eva Serrano, la primera mujer en postularse para un cargo político en el gremio de comercio.

 Eva junto a sus compañeras creó la fundación «La Fortaleza de Eva» para socorrer a mujeres y personas LGBTINB+  en los casos sindicales y laborales. Crédito: Sec San Francisco.

La lucha de Eva Serrano

Desde el año 2013, Eva Serran sufre violencia de género de parte de quien en ese entonces era subsecretario de Asuntos Gremiales del Sindicato de Empleados de Comercio, Raul Sedeño. Ella afirmó que con su agresor no mantenía ningún tipo de relación, pero que él la hostigaba sin razón. Asimismo, al momento de realizar la denuncia le respondieron que este tipo de cosas no eran tomadas como violencia de género. 

También comentó a Nota al Pie que este hombre se había obsesionado con ella, pero que no poseía de ningún marco legal para poder denunciarlo. “Me decían que tenía que ir al fuero laboral, pero que no podía llevar a juicio a un dirigente sindical con el que no tenía relación de dependencia”. 

A los dos años, encontró en 2015 la Ley 26.485 de violencia de género. Al respecto de ese descubrimiento, mencionó: “Supe que tenía la posibilidad de pedir una orden de alejamiento en el fuero laboral. Lo denuncia por maltrato al igual que a la empresa Cencosud”. Según Serrano, este último era quien permitía el maltrato. “Como castigo, me sacaron el agua y la comida en horario laboral”, aseguró.

“Me decían que tenía que ir al fuero laboral, pero que no podía llevar a juicio a un dirigente sindical con el que no tenía relación de dependencia”, expresó Eva Serrano. Crédito:Sec.org.a

Un juicio que se pudo ganar

Eva llevó adelante un juicio contra Raul Sedeño donde solicitó colocarle una orden de alejamiento. Su intención era al mismo tiempo, dar a conocer el relato de sus compañeras las cuales rindieron declaración “Él les pedía que me dieran una pastilla para que después me pasara a buscar y las personas que no accedían a drogarme eran despedidas”. Ese juicio lo pudieron ganar y para ellas era algo que “nos parecía imposible ya que denunciar a estas personas cuesta mucho”. 

Por otro lado, Serrano aclaró que “judicialmente les empezamos a ganar en el año 2017, ya que durante cuatro años no había manera de defenderme”. Con el objetivo de que el sistema patriarcal se termine, Eva decide a la par de sus compañeras crear la fundación La Fortaleza de Eva.

Dicha fundación brinda un apoyo y patrocinio jurídico a mujeres y personas LGBTINB+ en los casos sindicales y laborales. La misma se sostiene de manera independiente, con un fondo de “lucha” fomentado por les afiliades y sin contar con el apoyo del Estado ni partidos políticos.

Notas Relacionadas