Abr 11, 2022 | Sociedad

Ademys rechazó la extensión de la jornada

El sindicato porteño de docentes repudió la propuesta del Ministerio de Educación y aseguró que se trata de una medida inconsulta que desorganiza. Nota al Pie dialogó con la secretaria gremial de la Asociación, Amanda Martin.
Ademys
Ademys lucha por un sistema de jornada completa que jerarquice el trabajo docente. Crédito: Ademys.org.ar

Tras la noticia del ministro de Educación, Jaime Perczyk, de la extensión de la jornada escolar en el nivel primario por una hora más, la dirigencia gremial no tardó en mostrar su descontento. Así lo hizo la Asociación de Enseñanza Media y Superior (Ademys), quienes aseguraron que se trata de una medida que “no promoverá una mejora en términos educativos y de aprendizaje”

“Rechazamos esta medida inconsulta, que desorganiza la rutina ya establecida por las familias, y genera una extensión de la jornada de trabajo, cuando ya la docencia trabaja dos o tres turnos para llegar a fin de mes”, señaló con contundencia el documento que hicieron público desde la Asociación. 

Nota al Pie dialogó con Amanda Martin, secretaria gremial de Ademys, para conocer los detalles del rechazo.

Ademys
La escuela fue un factor de discusión fundamental durante la pandemia. Juntos por el Cambio se apresuró a la apertura, mientras que el Frente de Todos resistió el relajamiento de las medidas de cuidado. Créditos: grupolaprovincia.com

Ante la propuesta del Ministerio de Educación Nacional de extender la jornada escolar, Ademys la rechazó a partir de un documento…

En primer lugar, hay que decir que la medida suena improvisada y parte de un fracaso de varios gobiernos. Una medida que estaba prevista en la Ley de Educación Nacional, sancionada en 2006, que para el 2021 tenía que tener cobertura de jornada extendida o completa por lo menos el 50% del sistema educativo. El otro día, el ministro de Educación declaró que solo se extendió a un 14%. Una hora más, una hora menos, no cambia el hecho de ir hacia jornadas extendidas o completas que verdaderamente sean un cambio en la jornada de estudio, abarcando una unidad pedagógica o intensificando áreas de conocimiento.

En segundo lugar, hay una inquietud. El Ministerio de Educación no está a cargo de ninguna escuela, de ningún docente. Cada jurisdicción va a tener que adaptar estas consideraciones que no sabemos cómo se van a aplicar, que también implican a la jornada laboral docente. No se contempló la estructura de trabajo, sino todo lo contrario. Se viene demandando que se ajuste una jornada laboral de cuatro, seis horas para curso. Y después capacitaciones y formación, a un cargo que equivalga a la canasta básica familiar. De eso no se habló.

Partimos de salarios de pobreza en el país donde los docentes tienen que trabajar dos o tres cargos para llegar a fin de mes. Por ende, al no tener presente este problema, hay mucha inquietud en que esta hora, de más o de menos, sea un problema para entender la jornada laboral docente, trabajando más por un salario de pobreza.

Y en tercer lugar, el cuadro de presupuesto educativo. El conjunto de la comunidad educativa nos enteramos por la prensa y declaraciones del ministro. No se considera sobre la base de un diagnóstico preciso, porque no vamos a jornadas completas a opción de las familias, donde es muy importante el presupuesto. 

El presupuesto nacional hace que cada jurisdicción, cada provincia, tenga que adaptar su presupuesto a los provinciales. Y ya sabemos que hay una diferenciación al interior del sistema educativo muy negativo. Tenemos sistemas más pobres y otros más ricos, en lugar de avanzar hacia una nacionalización del sistema donde se asignen recursos a todas las provincias y se avance en una planificación centralizada de la jornada escolar. Y a su vez, ha tomado por sorpresa a las familias impactando en su día a día. 

Nosotros estamos a favor de la jornada completa porque, pedagógicamente hablando, tiene una unidad académica; un plantel docente, un edificio propio, que no sucede con las jornadas extendidas que proliferan en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, caracterizada por la precarización de los contenidos y, desde el punto de vista docente, donde muchos casos no son docentes a cargo. 

Ademys
El ministro de Educación, Jaime Perczyk, asumió en septiembre de 2021 tras la renuncia de Nicolás Trotta. Créditos: unidiversidad.com.ar

Esta medida inconsulta (y según lo que mencionás, incoherente), ¿por qué crees que sucede en este momento específico?

Más que incoherente, improvisada. El anuncio tiene que ver con tomar cierta iniciativa de parte del Ministerio de Educación. En el último período, sobre todo en la pandemia, hubo una fuerte disputa para diferenciarse entre jurisdicciones en algún tipo de iniciativa educativa. Que muchas veces pasa por la propaganda, porque uno indaga y ve la superficialidad, y no se considera la inversión educativa.

El presupuesto de diferentes áreas, entre ellas la educativa, no nos deja engañar: están todas subsumidas por el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Las partidas de salud, educación, de asistencia social… están todas atravesadas por el ajuste que dictamina el acuerdo con el FMI. El Ministerio quiere tomar algún tipo de iniciativa, que es más propaganda que otra cosa. Porque, insisto, no tiene a cargo ninguna escuela ni docente, así que veremos si se lleva a cabo una inversión presupuestaria. Lo que vimos es magro, porque cubriría solo un porcentaje. Y no nos engañamos, porque sabemos que todo el cuadro económico y todas las áreas sociales están condicionadas. Lo que se prevé es un ajuste, y no una inversión.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto