Dic 10, 2021 | Zona Ambiental

Productores hortícolas apuestan a la agroecología para una alimentación más consciente

Productores agroecológicos de Florencio Varela ofrecen su cosecha directamente a la comunidad en pos de una alimentación más consciente. En una nota exclusiva con Nota al Pie, Luis Perez, vicepresidente de la Asociación de productores Hortícolas 1610, dio a conocer su realidad.
agroecología
La Asociación de Productores Hortícolas 1610, de La Capilla (Florencio Varela) nuclea a 17 familias de la zona rural de Zona Sur. Créditos: Facebook Asociación de Productores Hortícolas 1610.

La Asociación de Productores Hortícolas 1610, de La Capilla (Florencio Varela), nuclea a 17 familias del territorio rural de Zona Sur. Junto a Berazategui y La Plata, conforman el cinturón verde frutihortícola de la Provincia de Buenos Aires

La Asociación ofrece productos agroecológicos a toda la comunidad de manera directa. Luis Perez, vicepresidente de la 1610, dialogó con Nota Al Pie para dar a conocer los métodos de cosecha, sus preocupaciones por la tierra y la relación con la comunidad. 

agroecología
“Nada de químicos, todo natural”, Luis Perez, vicepresidente de la Asociación. Créditos: Youtube Mercado Territorial

La agroecología busca sistemas de cosecha y tratamiento de la tierra que optimicen y estabilicen la producción de modo sostenible. Esto implica la no utilización de químicos abrasivos que dañen la salud. 

“Somos productores hortícolas agroecológicos. Se trata de concientizar a nuestra gente y vender nuestros productos, que no es nada fácil”, comienza explicando Luis. A través de sus diferentes redes de comercialización, los productores locales ofrecen a la comunidad una venta directa de sus bolsones de frutas y verduras. 

“Ese es el camino, cuidar nuestro suelo desde la agroecología, cuidar la tierra a futuras generaciones y no mandar veneno”, explica.  Además es consciente de que su rol en la sociedad es importante: “Nosotros somos dueños de la mercadería y, como la televisión, nos metemos en la mesa de los consumidores sin que nos llamen”. 

La realidad de los productores hortícolas

Luis comenta que piden mayor control desde las autoridades nacionales. “Exigimos mucho control bromatológico: que SENASA (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria) se mueva, que el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) se mueva. Que pongan sanidad y garanticen salud a nuestra gente”.

Por otra parte, reclama la relación con las empresas inmobiliarias: “La mayoría de la 1610 somos inquilinos. Alquilamos las hectáreas y pagamos de cinco a siete mil pesos cada hectárea”. Esta situación para él es preocupante ya que asegura que “todos los gastos que tengamos nosotros, va a recaer en el consumidor”. 

“Esta es la realidad. Entran muchas cuestiones. Tenemos problemas de inseguridad porque caminos rurales no hay”, agrega Luis a sus problemáticas. Destaca que eso también perjudica en la comercialización porque los grandes camiones de Buenos Aires “no quieren entrar hasta acá por el abandono total de la zona productiva”. 

agroecología
“Ese es el camino, cuidar nuestro suelo desde la agroecología, cuidar la tierra a futuras generaciones y no mandar veneno”, Luis Perez, vicepresidente y productor agroecológico. Créditos: FB Asociación de productores hortícolas de la 1610

La relación con la comunidad 

La decisión de la Asociación fue no ir al mercado tradicional porque entendían que sus productos se iban a mezclar con los convencionales. Para Luis, “es el día y la noche”. 

En este sentido explica: “El producto agroecológico no tiene linda vista en general. Puede ser que la hoja de la remolacha tenga pecas, manchitas”. También agrega que “hasta quizás una ranita o un insecto pegado. Pero eso significa vida, no se olviden eso: si ves un choclo que tiene un gusanito tiene vida. No se horroricen si el gusano está vivo; hay vida para vos también”.


Luis comenta además que lograron unir lazos con universidades y eso los fortaleció. “Trabajamos con la Universidad de Quilmes y la Facultad de Agronomía de Buenos Aires. Hace años ya comercializamos así”. 

Sobre esto, menciona que “concientizamos a nuestro querido público que nos acompaña hasta ahora. Así que hay gente que quiere comer, el hambre que hay es agroecológica”. Luis hace énfasis en los precios, que para él es sumamente importante: “No por eso vamos a duplicar nuestros precios; al contrario”.

En el camino de la agroecología, encontraron una solución para abaratar costos de su producción: el origen de las semillas: “Las semillas nacionales, criollas, nativas. Nuestras. El precio del bolsón es barato porque están haciendo mis compañeros las semillas”.  

Las verduras de la Finca 1610 pueden durar hasta quince días en la heladera, y se mantienen frescas. Esto se debe a los beneficios de la agroecología: “no tiene insecticida, acaricida, fungicidas. Nada de químicos, todo natural”, asegura Luis.

Los productos de la Asociación de Productores Hortícolas de la 1610 se pueden conseguir a través de sus redes sociales, y una vez al mes en la Finca: “Arrancando sus propias zanahorias, sus propias remolachas, la gente enloquecida. Los precios son muy buenos porque no tercerizamos”, invita el vicepresidente.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto