Abr 8, 2021 | Actualidades, Economía

El aumento de la pobreza y su impacto en la realidad de los barrios

Escrito en colaboracion con Ines Mazzara para Nota Al Pie El INDEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos) realizó un nuevo estudio en el cual se reveló que la pobreza va en aumento, subiendo de un 40,9 al 42% desde octubre de 2020 hasta los primeros meses del año 2021. Previamente se había afirmado que […]

Escrito en colaboracion con Ines Mazzara para Nota Al Pie

la pobreza se siente en los barrios
imagen: Ines Mazzara (Nota Al Pie)

El INDEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos) realizó un nuevo estudio en el cual se reveló que la pobreza va en aumento, subiendo de un 40,9 al 42% desde octubre de 2020 hasta los primeros meses del año 2021. Previamente se había afirmado que el año 2020 había finalizado con 20,6 millones de pobres, por lo tanto, esto significa un aumento importante de aquellas personas bajo la línea de pobreza e indigencia y peores condiciones de vida en el país.

El Instituto considera bajo la línea de pobreza a las familias que no pueden satisfacer necesidades alimentarias y no alimentarias esenciales, es decir, el acceso a la Canasta Básica Total. Hacia febrero del 2021, la Canasta Básica Total tiene un valor aproximado de $50.854, mientras que el ingreso percibido por familia promedio apenas alcanza los $29.567.

Desde el Gobierno, afirman que el índice de pobreza se encuentra en alza debido al constante aumento de los precios de los alimentos. Según el Índice Barrial de Precios del ISEPCI (Instituto de Investigacion social Economica y Politica Ciudadana), los alimentos en los barrios aumentaron un 28,94% entre octubre de 2020 y marzo de 2021. El ingreso total familiar, por su parte, logró un aumento de 8,5% respecto al semestre anterior, cifra por debajo del incremento de la Canasta Básica (16,5%) en el mismo período. 

Esta realidad puede apreciarse más nítidamente en los barrios vulnerables, en los que la solidaridad social y las organizaciones comunitarias trabajan para sostener a aquelles que no cuentan con el acceso a derechos básicos.

Mónica, de la villa 31 ubicada en la Ciudad de Buenos Aires, le relató a Nota Al Pie: ‘’Los barrios vivimos como acostumbramos con mucha solidaridad entre nosotres, porque sabemos la necesidad del que vive al lado de une. Les más afectades por el aumento de la pobreza son las clases trabajadoras; vivíamos al borde del desastre hace cuatro años por la pandemia del hambre que impuso el PRO, sumado al Covid-19. Se ve la expulsión de les obreres a la indigencia. Hoy, no solo se incrementó la cantidad de personas que acuden a los comedores, sino también de quienes participan de la organización y en la solidaridad mutua’’.

Imagen: Fuente (Red Accion)

En la Provincia de Buenos Aires se ve un panorama similar: la situación económica sería casi imposible de atravesar sin el compromiso de las organizaciones sociales. En el Partido de La Matanza, Silvia Aquino de Barrios de Pie declaró que: ‘’En los barrios la estamos viviendo muy mal. Las cosas subieron muchísimo y no podemos acceder a la Canasta Básica. Tengo un comedor en mi casa donde cada vez hay más personas, asistimos a 150 familias que tienen hasta 6 y 7 hijes y no tienen empleo. El Estado debería tomar medidas para que la gente no sufra tanto desamparo’’.

 Hoy, una vez más, son las mujeres quienes asumen diversos roles de cuidado, indispensables para poder solventar la marginalidad y la violencia económica. Acostumbradas a buscar respuestas ante la desidia del Estado, son ellas, nuevamente, quienes actúan como pilares en sus comunidades tendiendo redes solidarias y sosteniendo comedores populares.

Pamela es voluntaria en un comedor comunitario de la Villa Fraga, ubicada en el barrio porteño de Chacarita. Allí, 26 mujeres se ponen al hombro la tarea de alimentar a casi 70 familias: “Se siente bien lo que estamos haciendo, porque somos solidaries. Con la pandemia muches no trabajan y no tienen un plato de comida. Entonces les ayudamos”, explica Pamela. Cuenta, además,que desde que comenzó la pandemia cada vez son más las personas que se acercan al comedor; “Si tuviéramos la posibilidad de ayudar a más lo haríamos, pero no nos llegan alimentos. A veces intentamos hacerlo rendir porque otras familias se acercan a pedir. Hacemos todo lo posible para que alcance. Pero no podemos quitarle el cupo a otra persona para ofrecerles una vacante”, declaró.

Cuando el Estado se ausenta, la organización popular y la solidaridad se vuelven mecanismos de supervivencia. En los barrios, los comedores comunitarios se ponen al hombro la tarea de saciar las necesidades más básicas de les vecines.  Y en las calles, se hace presente el pueblo, alzando su voz para reclamar por mejores condiciones de vida. Tal fue el caso de la movilización que tuvo lugar hoy jueves 8 de abril, convocada por distintas organizaciones sociales. Marcharon primero hacia el Ministerio de Desarrollo Social de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y luego, hacia el Ministerio de Trabajo de la misma ciudad en reclamo de aperturas de programas de empleo y un aumento salarial acorde a la Canasta Básica Familiar. 

Imagen: Fuente (Nota Al Pie)

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie