Abr 1, 2021 | Derechos Humanos, Sociedad

La previa del 24 de marzo: movilización por Memoria, Verdad y Justicia

Si bien el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia se conmemora el 24 de marzo, aniversario del último golpe de Estado cívico-militar-eclesiástico, la capital bonaerense hace años que realiza actividades el día anterior. Es por eso que cerca de las 17 hs de este martes 23, la Plaza San Martín, […]

Si bien el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia se conmemora el 24 de marzo, aniversario del último golpe de Estado cívico-militar-eclesiástico, la capital bonaerense hace años que realiza actividades el día anterior. Es por eso que cerca de las 17 hs de este martes 23, la Plaza San Martín, ubicada en 7 y 50, en el centro de La Plata, comenzó a recibir a quienes asistían a la movilización convocada por la multisectorial de La Plata, Berisso y Ensenada.

Las columnas estaban encabezadas por organizaciones de familiares de desaparecides en dictadura, como H.I.J.O.S. La Plata. Julio Avincento, parte de la asociación, expresó que “a 45 años siguen vigentes todas las consignas que levantamos durante este tiempo, porque el proceso de juzgamiento de los genocidas de la última dictadura viene demasiado lento”. El militante criticó que “la mayoría de los represores tanto condenados, como los que están con prisión preventiva a la espera de juicio, están con el beneficio de la prisión domiciliaria, están en sus casas, como si no hubiera ocurrido nada”.

Además, denunció que si bien los delitos de lesa humanidad son imprescriptibles, el Estado no puede tomarse tanto tiempo en el proceso de juzgamiento porque “se nos están muriendo los compañeros sobrevivientes de los campos de concentración, los ex detenidos, y además se van a morir impunes la mayoría de los represores que quedan por juzgar”.


Avinceto también hizo hincapié en que sólo el 14 por ciento de los genocidas recibieron conductas por delitos sexuales “cuando sabemos que era una práctica sistemática contra las mujeres y los hombres también dentro de los centros clandestinos de detención”.

Otro de los reclamos presentes en la movilización fueron las violaciones a los derechos humanos y la represión en democracia. Según la Coordinadora contra la represión policial e institucional (CORREPI), entre 1983 y 2020 fueron asesinadas 7587 personas en manos del aparato represivo estatal. En repudio a esto, en la marcha resonaron los nombres de Jorge Julio López, Facundo Astudillo Castro, Luis Espinoza y Ariel Valerian, tan sólo algunas de las víctimas de desapariciones forzadas desde la restauración democrática.

“El Estado argentino tardó 28 años, desde que terminó la dictadura, en modificar su código penal e incluir la figura de desaparición forzada para poder investigarla y castigarla como se debe”, criticó Avinceto y reiteró que “la represión sigue siendo una política de Estado”, ya que “lo muestran toda la cantidad de casos de gatillo fácil, de tortura, de muertes en cárceles y comisarías, y es un elemento que estamos denunciando en el día de hoy”. En este sentido, el integrante de H.I.J.O.S. manifestó que trabajan en la cuestión represiva estatal en el Colectivo contra el Gatillo Fácil de la Plata.

Por su parte, Liliana Rossi, detenida en dictadura y cuyo papá permanece desaparecido, comentó que militaba en el Partido Revolucionario de los Trabajadores – Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT-ERP), y que “no puedo renegar de nada de lo que pasé porque fue parte del proyecto” que tenían para el país, para Latinoamérica y para el mundo en general.

“Lo que me llena de orgullo es que después de tantos años hicimos un reencuentro con nuestras compañeras ex presas y estamos todas en la misma vereda”, compartió Rossi y agregó que “en todos los  espacios transmitimos memoria, porque si no hay memoria repetimos los errores”.

“Nosotros hace 45 años que estamos en la calle y no aflojamos, y eso es lo que conmueve”, aseguró la ex detenida que, en la misma línea que Avinceto, opinó que “las instituciones siguen siendo las mismas”. En este sentido, manifestó que “en la dictadura las instituciones fueron marcadas por el régimen, y se siguió reproduciendo porque toda esa gente siguió en esos cargos. No hubo una renovación auténtica, ni de los poderes judiciales, ni de las fuerzas de seguridad”.

Les asistentes a la convocatoria, que tenía como punto de llegada la Plaza Italia, ubicada en 7 y 44, comenzaron a avanzar en una columna de aproximadamente ocho cuadras. Es que la movilización contó con una presencia variada de organizaciones, tanto con años de trayectoria, como el Polo Obrero, el Movimiento Socialista de les Trabajadores (MST), Barrios de Pie, Nuevo Más, Las Rojas y el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), como algunas recientes. Este último es el caso de la Asociación Hijas de La Plata y Ensenada, formada el último 8 de marzo.

Rosalía Argüelles Biscayart, hermana de Daniel, Rafael y Marcelo Tello, desaparecidos en dictadura, e integrante de la agrupación, explicó que la misma está  compuesta por hijas y otras familiares de detenides desaparecides, y por “compañeras que se reconocen como hijas de esa generación de luchadores, que somos todas de la misma edad y nos manejamos con tiempos similares”. 

“Queremos rescatar las historias de las militantes de los 70, que generalmente uno tiene una imagen de militancia en el que no entran muchos detalles que hacen a la vida de esas mujeres”, comentó Argüelles Biscayart. Además, al igual que el integrante de H.IJ.O.S., hizo hincapié en las torturas sexuales que “se empiezan a caracterizar ahora, antes de consideraban tortura en general”.

En cuanto a su historia personal, la mujer explicó: “Mis hermanos eran militantes en Resistencia Libertaria, se lo llevaron al primero de Córdoba a la comisaría 2, y no apareció más. A mis otros dos hermanos se los llevaron del Astillero donde trabajaban al Banco. Yo no llegué a conocerlos porque nací en el exilio de mi mamá, que se fue a Francia. Vinimos en el 84, siguiendo los vaivenes de la historia”.


Argüelles Biscayart, que volvió a Argentina en 2006, también hizo referencia a las problemáticas actuales y opinó que “pasaron 45 años pero hay cosas que siguen igual. Sigue habiendo represión policial, gente torturada en espacios del Estado, comisaría, cárceles, etcétera. Además, desde su profesión de educadora afirmó que “sigue faltando educación, falta salud y vivienda”, por lo que “son reclamos que tienen su continuidad hoy”. 

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie