Ago 9, 2022 | #Fotogalerías

Las Pelotas tuvo su revancha en el Luna Park

El pasado domingo, la banda de rock brindó un show en el estadio ubicado en pleno corazón de CABA. Tras el freno que la pandemia significó para su disco “Es Así”, el grupo, liderado por Daffunchio, conquistó los escenarios una vez más.

Las pelotas
Tras su último disco, «Es Así”, lanzado dos años atrás, Las pelotas tuvo su revancha y se presentó este domingo en el estadio Luna Park. Fotografía: Maria Caucia
las pelotas
El disco se publicó pocos días antes del confinamiento mundial. Fue grabado en Los Ángeles, Córdoba y Buenos Aires, y producido por Germán Daffunchio y Sebastián Schachtel. Fotografía: Maria Caucia
las pelotas
Luego de su publicación, el grupo difundió los temas del álbum y se presentó a festivales virtuales. El público los esperó y la banda desbordó el mítico estadio porteño.. Fotografía Maria Caucia
las pelotas
El reencuentro dio por resultado una noche llena de emociones y alegrías, tanto para Las Pelotas como para como para el público. Fotografía: Maria Caucia 
En el primer tramo del show tocaron las canciones de “Es Asi” pero el repertorio fue muy variado. El recital duró casi 3 horas . Fotografía: Maria Caucia 
Como era de esperarse, Daffunchio hizo de las suyas sentándose al borde del escenario y  extendiendo la mano al público. Allí exclamó: ¿Quieren más?. Fotografía: Maria Caucia 
El público deseaba quedarse para siempre en el Luna Park, pidiendo más y más canciones. Emocionados, saltaron, cantaron y le transmitieron mucho amor a la banda. Fotografía: Maria Caucia 
No faltaron temas como; «Víctima», «Personalmente», «Será», «Si Supieras» y «Bombachitas». Fotografía Maria Caucia
Ya casi llegando al final, Daffunchio invito a Ismael Sokol. La gente lo recibió con gritos y aplausos. Fotografía: Maria Caucia
Se vieron lágrimas en los ojos de los fans cuando Ismael, antes de empezar a cantar, expresó: “¡Para vos papá!”. Fotografía: Maria Caucia
La banda se despidió con gritos y ovaciones. El público volvió a casa habiendo presenciado cómo se curan las heridas, víctimas del cielo de Buenos Aires. Fotografía: Maria Caucia