domingo 21 de julio de 2024

La postura antiderechos del gobierno de Milei desembarca en la Asamblea de la OEA

El gobierno encara una ofensiva en contra de las políticas de género, de medio ambiente y de derechos humanos en el marco de la agenda 2030 para las próximas reuniones de la Organización de Estados Americanos.
Milei
El conocido rechazo de Javier Milei a la Agenda 2030 se encarnó en la política exterior del país. Crédito: Cronista Diario

La delegación argentina, instruida por el pensamiento crítico de Javier Milei, se pronunció opositora respecto a los avances en temas de diversidad sexual, género, medio ambiente y otras temáticas vinculadas a los derechos humanos.

Dicha postura se formalizó durante la negociación de las resoluciones para ser aprobadas en la 54º Asamblea General de la OEA (Organización de los Estados Americanos), a realizarse la próxima semana.

La posición del gobierno nacional se manifestó luego de un mes de debates en la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos (CAJP) de la OEA en Washington. Las discusiones giraron en torno del texto resolutorio que deberá ser aprobado la próxima semana en Asunción del Paraguay.

A contrapelo, incluso, de la propia legislación argentina, la gestión libertaria buscará eliminar una serie de referencias relacionadas con la “población LGBTI”, las “perspectivas de género”, el “cambio climático” y la “criminalización y persecución de la protesta social”.

La cancillería se encuentra elaborando propuestas con el fin de introducir estas modificaciones al texto original del organismo internacional. Los cuestionamientos de la delegación local revelan una postura conservadora y retrógrada respecto de derechos sexuales, reproductivos e incluso ambientales.

Aquello que el ejecutivo pretende sumar, reescribir y eliminar deja al descubierto su indolencia frente a temas como el racismo, las discapacidades, los pueblos originarios, les niñeces y les afrodescendientes.

Una paradoja “libertaria” ante la OEA

El posicionamiento del ejecutivo nacional en políticas de relaciones exteriores cobra significativa importancia en el marco de la detenciones, procesamientos y represión que han sufrido algunos ciudadanos por haberse expresado en contra de la Ley de Bases.

Por otra parte, la embajadora argentina ante la OEA, Sonia Cavallo, pidió quitar las referencias a la violencia sexual de un fragmento que trataba la crisis en Haití. La solicitud provocó un duro cuestionamiento por parte de EE UU y México.

Milei
La embajadora argentina e hija de Domingo Cavallo fue instruida por el gobierno para evitar terminologías feministas, de diversidades sexuales o de género. Crédito: OEA

Además, la funcionaria insistió en que se suprimiese todo lo relacionado a temáticas de género y a la comunidad LGBTI en las resoluciones. En uno de los apartados, la OEA, advierte sobre situaciones de riesgo a las que se exponen los activistas de derechos humanos (llamados “defensores”) de los países miembros.

Asimismo, llama a considerar la particular situación de mujeres defensoras que “corren riesgos específicos, incluida la violencia sexual y de género”. Esta sección se ha repetido por muchos años en las resoluciones y está fuertemente consolidada señalaron algunos especialistas en el tema.

En este punto, Argentina pretende que se suprima toda la sección de “defensores de DDHH”. Por otra parte, la administración de La Libertad Avanza también se muestra en oposición a un fragmento en el cual la entidad internacional señala la vulnerabilidad a la que están expuestas las infancias LGBTI en ámbitos como la escuela.

En este sentido, la delegación nacional sugiere que se elimine ese párrafo argumentando que esa redacción “viola gravemente la libertad de educación y, en particular, las ideologías de las escuelas privadas”.

La guerra de Milei contra la Agenda 2030

Expertos en este tipo de negociaciones internacionales sostienen que, en toda oportunidad, la Argentina se está manifestando contraria a la conocida Agenda 2030 de las Naciones Unidas (ONU). Este consenso continental plantea una serie de horizontes hacia los cuales los estados deberían intentar avanzar de manera conjunta.

La Agenda 2030 se trata de un alcance de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Encierra 17 metas articuladas y formuladas en 2015 por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Las mismas incluyen, entre otros, objetivos como: “Hambre cero”, “Igualdad de género”, “Reducción de las desigualdades”, “Acción por el clima”, “Energías no contaminantes”.

La razón por la cual el gobierno de Javier Milei se opone, junto a otros representantes políticos de ultraderecha, es porque consideran a la iniciativa de la agenda como parte del “globalismo”.

Milei
El presidente argentino considera a la Agenda 2030 como un blanco de la batalla cultural contra el socialismo. Crédito: AFP

Para el gobierno, éste globalismo se define como una acción supuestamente conspiradora en donde desde múltiples espacios se busca avasallar las soberanías locales.

Los especialistas en organismos internacionales, aseguran, que este diagnóstico de los libertarios es errado, en tanto, esos espacios son los mismos estados que componen el organismo. Por lo tanto, todos los documentos y resoluciones que se debaten son discutidos por todas las naciones.

Sexualidad, género y medio ambiente

Otro cuestionamiento de la delegación argentina se dirige al párrafo que condena “la discriminación, los discursos y manifestaciones de odio, la incitación y los actos de violencia motivados (…) por razón de su orientación sexual, identidad y/o expresión de género y sus características sexuales”.

El ejecutivo nacional argumenta que ese contenido atenta contra la libertad de expresión. Entre otras observaciones, el gobierno reacciona desfavorablemente a compromisos de la OEA que buscan prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer, establecida en la Convención de Belém do Pará. Argentina rubricó este acuerdo en el año 1994.

La sugerencia de sustituir la definición de “salud sexual y reproductiva” de las mujeres, por la de “salud integral”, es un claro ejemplo del perfil argentino frente al texto del organismo internacional. A esto se le suma, la pretensión de tachar, en la resolución, términos específicos como “mujeres y niñas”.

En lo tocante a temas ambientales, el texto, contiene un apartado dónde se utilizan términos como “cambio climático”. Al respecto, los cuestionamientos que ensaya la delegación argentina se expresan bajo comentarios como: «Argentina considera que no corresponde a las declaraciones sobre derechos humanos pronunciarse sobre discusiones de carácter científico.»

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Black Smoke llega a Argentina con toda la potencia de su hard rock

La banda uruguaya se presentará en Argentina el próximo 23 de agosto con un show en vivo en CABA. Nota al Pie entrevistó al bajista Rodrigo Turell para conocer más sobre el grupo y su trayectoria.

La visita impune: diputados visitaron en la cárcel a genocidas detenidos

Los funcionarios niegan que los detenidos sean represores, hablan de excombatientes y mencionan los juicios como ‘farsa’ ¿Cuáles son las repercusiones del inédito encuentro?

“Salvajes”: un film que aborda la violencia y la desigualdad en la sociedad

La película dirigida por el cineasta cordobés Rodrigo Guerrero llegará a los cines argentinos el 1 de agosto.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto