May 30, 2023 | Nota de Opinión

Por una IA ética y responsable

En un contexto sociotecnológico donde la Inteligencia Artificial cada vez se refina más, el ingeniero y especialista en ciberseguridad de F5 LATAM, Daniel Ionadi, analiza la forma más segura de emplear esta nueva herramienta.
IA
El autor, Daniel Ionadi se desempeña como especialista en ciberseguridad para F5 LATAM. Créditos: U de Cataluña

La Inteligencia Artificial (IA) se utiliza en todo, desde chatbots hasta automóviles autónomos y sistemas de recomendación personalizados. Pero, a pesar de su potencial, también existen preocupaciones sobre si el uso de la IA puede ser peligroso. Una de las incógnitas más grandes en torno al uso de la IA es la privacidad y seguridad de los datos. 

La IA funciona mediante el análisis de grandes cantidades de información para detectar patrones y hacer predicciones. Pero, si estos datos no se manejan adecuadamente, pueden ser vulnerables a violaciones de seguridad y usos indebidos. Los ciberdelincuentes y los actores maliciosos pueden explotar estas vulnerabilidades para acceder a información confidencial, incluidos datos personales, financieros y de salud.

Otro factor, de preocupación es la discriminación algorítmica. Si los algoritmos utilizados por los sistemas de IA no están correctamente parametrizados para evitar los sesgos humanos, pueden tomar decisiones injustas y discriminatorias. Esto puede ocurrir en situaciones como la contratación, la concesión de préstamos y la evaluación del crédito, etc. 

Además, la automatización de trabajos mediante la IA puede resultar en la pérdida de empleo para muchas personas, lo que puede tener un impacto negativo en la economía y la sociedad.

También, un riesgo asociado es la falta de responsabilidad y transparencia. A medida que los sistemas de IA se vuelven más complejos y autónomos, es posible que sea difícil para los desarrolladores y los usuarios entender cómo se toman las decisiones y por qué. Esto puede dificultar la rendición de cuentas y la responsabilidad en caso de que algo salga mal.

La ciberseguridad es otro desafío que plantea la IA: cómo evitar que sus motores se conviertan en canales de acceso para los ciberdelincuentes. Estos son herramientas populares para los desarrolladores de aplicaciones y los investigadores que utilizan la IA para entrenar modelos y construir soluciones de automatización. Sin embargo, estos motores también son vulnerables a ciberataques, que pueden aprovechar las vulnerabilidades de seguridad en los algoritmos de IA para acceder a información privada y confidencial.

Los ataques de ciberdelincuentes pueden tener consecuencias graves, incluyendo la pérdida de información crítica, la interrupción de operaciones empresariales y la pérdida de confianza del cliente. Para protegerse contra estos riesgos, es necesario implementar una serie de medidas de seguridad que garanticen que los motores de IA públicos sean seguros y resistentes a los ataques.

Una de las formas más efectivas de proteger los motores de IA es a través del uso de técnicas de autenticación y autorización. Esto implica la implementación de un sistema de autenticación que verifique la identidad del usuario antes de permitir el acceso, y de uno de autorización que determine qué usuarios tienen acceso a qué recursos y con qué permisos.

Otra forma importante de proteger los motores de IA es a través del uso de técnicas de cifrado de extremo a extremo. Esto significa que los datos se cifran en el punto de origen y sólo se descifran en el punto de destino, lo que protege los datos en tránsito y garantiza que sólo los destinatarios autorizados tengan acceso a la información.

Además, es importante contar y mantener los motores de seguridad de acceso y perimetral actualizados y parcheados regularmente para garantizar que cualquier vulnerabilidad conocida sea corregida de inmediato. También es fundamental contar con un sistema de monitoreo y detección de intrusiones para identificar y responder rápidamente a cualquier actividad sospechosa o malintencionada.

Como conclusión, si bien la IA ofrece una gran cantidad de beneficios y oportunidades, también existen múltiples riesgos asociados con su uso. Por lo tanto, es importante que los desarrolladores, los reguladores y los usuarios trabajen juntos para crear sistemas de IA éticos y responsables.

Compartir:

Notas Relacionadas

Inteligencia artificial: ¿una aliada o un peligro?

Inteligencia artificial: ¿una aliada o un peligro?

El ingeniero y especialista en ciberseguridad de F5 LATAM, Daniel Ionadi, analiza los riesgos latentes de la inteligencia artificial como los ciberataques y la filtración de datos, al tiempo que propone establecer principios éticos que regulen el uso de estos nuevos sistemas informáticos.

leer más
Nota al Pie | Noticias en contexto