domingo 14 de julio de 2024

Cobalto: un thriller químico y equilibrado como una buena receta

Pablo de Santis y Juan Sáenz Valiente se juntan para dar vida a esta historia de agentes, cuya mezcla puede sanar o matar a sus personajes.
Cobalto
Cobalto en toda su enormidad dispuesto a una nueva aventura, es tan grande y complementario al mundo como la elección de los colores de tapa. Crédito: Historia de Pablo de Santis, dibujos de Juan Sáenz Valiente.

En 2016, la editorial Hotel de las Ideas publicó Cobalto, con guion de Pablo de Santis, y dibujos de Juan Sáenz Valiente. El equipo que ya había trabajado en El Hipnotizador (2009) se juntó nuevamente para contar esta química historia, un thriller de espías, lleno de referencias químicas. La historia de cuatro capítulos lleva el nombre de su retirado protagonista que debe volver a la acción.

La publicación de Hotel de las Ideas, a color por completo, consta de 72 páginas en donde, además de Cobalto, se incluyen tres obras cortas. El Auto de Siriapo, Tinta Invisible, y La Pluma de las Historias Tristes, tres trabajos que, por su duración, contienen historias concentradas. Estos relatos breves son un bello complemento para cuando el thriller llega a su fin.

Nadie huye de su pasado

Cobalto tiene una farmacia donde clama realizar “recetas magistrales”. Es el mejor boticario de la ciudad, y sus clientes lo tienen en gran estima. Su vida tranquila se ve interrumpida por la llegada de Cobre, un agente que le trae un mensaje de Zinc, su anterior jefe. Es que Cobalto era un agente que pasó a retiro, con la posibilidad de ser llamado a la acción de nuevo.

El hecho de que Cobalto sea convocado, asegura que hay un peligro que ningún otro agente es capaz de enfrentar, por eso llaman al mejor. La Oscuridad es el enemigo a destruir, una infección que está atacando a los ciudadanos pilares de la ciudad, y la va consumiendo. El agente debe volver a actuar, con una nueva receta de balas proporcionadas por su jefe Zinc para completar la misión.

Cobalto
Cobre llegará no sólo con noticias sino como Q de 007, también traerá gadgets necesarios para cumplir la misión. Crédito: Historia de Pablo de Santis, dibujos de Juan Sáenz Valiente.

Una receta magistral

Pablo de Santis, como reza el prólogo que se encuentra en las primeras páginas, se considera un guionista ocasional. Su obra se encuentra mayoritariamente en literatura en prosa, pero esto también se nota en Cobalto. El detalle con el que narra esta historia que coquetea con el género negro es brillante. Los cuatro capítulos que forman la historia atestiguan su balance.

El primer capítulo presenta al personaje y su mundo, para luego crear la interrupción que lo llevará de vuelta a un pasado que creía olvidado. La misión es direccional: cuatro objetivos específicos. En el medio, inevitablemente, el agente hará especulaciones que luego pueden o no cumplirse, buscando crear el gran giro argumental.

La arquitectura visual

El lápiz de Juan Sáenz Valiente aporta una dinámica visual muy intensa a la historia escrita por De Santis. Los diseños de personajes esquivan la juventud, para situar la acción en un mundo decadente desde su edad. Esto reivindica aún más la potencia de los hechos narrados. Los cuerpos de dimensiones exageradas exploran rasgos fundamentales.

La arquitectura de los escenarios es interesante, con perspectivas extremas, y muchas líneas que se suman a la intención noir de la aventura. Busca en ocasiones diseños extravagantes, como el del Hotel Titanic, que simboliza la caída en desgracia de la ciudad misma. Pero sin lugar a dudas, uno de los aspectos más peculiares, es la paleta de colores.

Cobalto
Madame Ormund y sus proyectos tan extravagantes como su propia fisonomía se engrandecen sobre el opulento Cobalto ilustrado con perspectivas extremas. Crédito: Historia de Pablo de Santis, dibujos de Juan Sáenz Valiente.

Cada capítulo posee una paleta tricolor, donde al blanco se le sumarán pigmentos que buscan sentir el químico de los nombres. Desde el principio, el color Cobalto y su saturación, representa cómo de aislado está el protagonista. Con el correr de los episodios, esto irá cambiando, mientras vuelve a mezclarse con el mundo. Una elección de diseño excelente.

Una historia redonda, cuyo protagonista, un hábil boticario ex agente con maestría en sus recetas. El cobalto tiene su aplicación médica, pero usado de forma irresponsable, puede ser nocivo. Las metáforas de la obra de Pablo de Santis están a la altura de su pluma, y el dúo con Juan Sáenz Valiente logra que este título sea eficaz como las recetas de su protagonista.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Salidas inclusivas para estas vacaciones de invierno

Se viene un nuevo receso escolar y de la mano de Daniela Aza, comunicadora e influencer de la discapacidad, te contamos distintas opciones para todos.

«Un guapo del 900», la vigencia de un clásico porteño

El Teatro Nacional Cervantes recibe este espectáculo histórico, con actuaciones dispares y música en vivo, quienes destacan en esta reflexiva obra sobre la lealtad y la política.

Una costumbre presidencial: Javier Milei y los detalles de su nuevo viaje

El líder libertario realiza su quinta visita a los Estados Unidos para reunirse con empresarios, en lo que es su undécimo traslado internacional en ocho meses de gestión. Antes de irse, concedió una nueva entrevista a su canal amigo y acusó una desestabilización al gobierno.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto