miércoles 17 de julio de 2024

El lawfare y la persecución a dirigentes, los ejes centrales del encuentro del Grupo de Puebla

Con la presencia de ex presidentes de América Latina, España y la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández, se realizó una nueva edición en la Ciudad de Buenos Aires. En esta nota, un repaso por los debates y declaraciones destacadas de la jornada.
Puebla
El CCK fue sede de la jornada “Voluntad popular y democracia: Del partido militar al partido judicial, las amenazas a la democracia”, organizada por el Grupo de Puebla. Crédito: Página12.

En el marco del III Foro Mundial de Derechos Humanos, el Grupo de Puebla llevó adelante en Buenos Aires el encuentro internacional denominado “Voluntad popular y democracia: Del partido militar al partido judicial, las amenazas a la democracia”. La jornada se desarrolló este martes por la tarde en el Centro Cultural Kirchner (CCK).

Conformada por dos mesas de debate, desde la organización remarcaron que la actividad tenía como objetivo “denunciar el lawfare contra la expresidenta de la Argentina”. Entre las principales figuras del evento, se encontraban los expresidentes Evo Morales (Bolivia), Rafael Correa (Ecuador), José Luis Rodríguez Zapatero (España), Ernesto Samper (Colombia) y la propia Cristina Fernández de Kirchner, quien protagonizó el cierre.

Bajo el nombre de “Desafío de las democracias frente a la utilización de la justicia como arma política”, la última mesa fue moderada por el diputado nacional y presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Baja, Eduardo Valdés. Además, contó con la participación del jurista español Baltazar Garzón y la coordinadora del Consejo Latinoamericano de Justicia y Democracia (CLAJUD), Gisele Ricobom.

En tanto, la apertura del panel estuvo a cargo del político chileno y coordinador del Grupo de Puebla, Marco Enríquez-Ominami. Durante su breve intervención, Enríquez-Ominami advirtió que el lawfare no es sólo “la utilización del poder acusatorio del Estado”, sino que también es responsabilidad “del mundo progresista” por descuidar ese debate.

Samper destacó la soberanía de las Islas Malvinas

El primero en hablar fue el expresidente de Colombia, Ernesto Samper, quien comenzó por mencionar debates argentinos que tienen gran relevancia para la región. Entre ellas destacó la lucha por la soberanía de las Islas Malvinas y expresó: “Hay dos enclaves en la región que no se nos pueden olvidar nunca: la base de Guantánamo en Cuba y las Malvinas”.

Asimismo, el colombiano se refirió a los fondos buitres y consideró que “no sólo comen carroña sino también países”. En ese sentido, planteó la necesidad de construir “una nueva arquitectura financiera regional autónoma”, algo que Rafael Correa ya había planteado tiempo atrás.

El segundo dirigente en tomar la palabra fue el expresidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, que expresó su “fascinación” por Argentina. En primer lugar, declaró que sigue atentamente las cuestiones políticas del país y dirigiéndose a la vicepresidenta confesó: “Me impactó extraordinariamente que te quisieran matar”. “Me afectó por la Argentina, por ti, y porque la violencia política volviera otra vez a este querido país que tanto sufrió y luchó por una democracia y una sociedad sin violencia política”, agregó.

El exmandatario hizo foco en los “discursos de odio” y sostuvo que “jamás se construyó nada positivo para los países y los pueblos con el odio, el rencor, el insulto y la mentira”. Además, destacó la lucha por los derechos humanos en Argentina y los 40 años de democracia que, según valoró, “son un legado para todo el mundo”.

Con respecto al rol del Poder Judicial y los vínculos con sectores de la política, Zapatero habló desde su experiencia en el gobierno de España y señaló: “Yo jamás en mi historia política, ni como líder de la oposición, ni como presidente inicié ninguna acción judicial contra mis adversarios políticos porque sabía que les ganaba en las urnas”. 

Puebla
El panel que integró la mesa de debate “Desafío de las democracias frente a la utilización de la justicia como arma política”. Créditos: Página12.

Correa y una crítica a los monopolios en Argentina

Luego de Rodríguez Zapatero, el tercero en tomar la palabra fue el expresidente de Ecuador, Rafael Correa. A su turno, Correa se refirió al armado de causas y, citando al peronista John William Cooke, condenó también la participación de los medios de comunicación. En ese sentido, apuntó directamente contra el monopolio mediático argentino: “El clarín fue el instrumento musical con el que las tropas independentistas de Bolívar y San Martín anunciaban sus batallas. Hoy ese nombre representa lo más retrógrado y obcecado del papel de la oligarquía”.

Seguidamente, el ecuatoriano se refirió a las acusaciones de corrupción contra líderes populares por parte de “tribunales que condicionan a las democracias como antes lo hicieron las dictaduras”. En tanto, mencionó los casos en Brasil, Argentina, Bolivia y Ecuador. Además, se refirió al conflicto entre las Embajadas que enfrenta Argentina y su país. “Como ecuatoriano quiero pedir disculpas”, dijo y aseguró: “Un acto indigno no puede borrar las historias de hermandad”.

A su turno, el expresidente de Bolivia, Evo Morales, fue más conciso y resaltó que las persecuciones políticas son parte del desafío de “defender a las personas humildes”. “Cuando no nos derrotan electoralmente, políticamente, culturalmente, lo intentan judicialmente”, dijo. Asimismo, Morales valoró el apoyo de Argentina y agradeció por haberle “salvado la vida”, cuando fue derrocado en 2019. 

El turno de Cristina

Por último, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner agradeció la jornada a la que definió “de muchas emociones y de muchas caricias después de tantos golpes y hasta intentos de tiro”. Esto último, haciendo referencia al atentado que sufrió en el mes de septiembre del año pasado en las inmediaciones de su departamento de Recoleta.

A lo largo de su intervención, hizo foco en los procesos del lawfare y comenzó por destacar sus vínculos mediáticos. “Las sentencias se escriben en los medios de comunicación y después un juez o un fiscal suscribe la acusación”, dijo. En ese sentido, la exmandataria propuso un “análisis histórico” para abarcar el objetivo central de estas operaciones que buscan “criminalizar la política”. “Pero no toda la política, sino una que tiene que ver con la redistribución del ingreso y con la movilidad social ascendente”, agregó.

Asimismo, la también titular del Senado de la Nación se refirió a la situación política que atraviesa gran parte de América Latina y declaró que “este lawfare que hoy inunda toda la región fue precedido por otros instrumentos previos”. En tanto, subrayó los golpes de Estados perpetrados por fuerzas militares en países latinoamericanos y comparó aquellas intenciones desestabilizadoras con las que actualmente son desarrolladas por integrantes del Poder Judicial. “Lo que el partido militar fue a los gobiernos populares de la primera mitad del siglo XX, el lawfare es a los gobiernos nacionales, populares, democráticos del siglo XXI”, expresó.

Puebla
Entre las principales figuras del evento, se encontraban les expresidentes Evo Morales, Rafael Correa, José Luis Rodríguez Zapatero, Ernesto Samper y Cristina Fernández de Kirchner. Crédito: Página12.

Las críticas al macrismo

Por otro lado, la vicepresidenta criticó “la nueva oleada de neoliberalismo” en Argentina que, según valoró, comenzó con la llegada de Cambiemos al poder. Al respecto, planteó que desde el macrismo “venían a convencer de que todo lo que se había logrado era producto de dirigentes que eran corruptos y habían robado”.

No obstante, la expresidenta se refirió también a las declaraciones de figuras opositoras que destacaban los beneficios con los que el dirigente del PRO, Mauricio Macri, ingresó al Gobierno nacional en 2015. En primer lugar, mencionó al ex ministro de Economía, Nicolás Dujovne, que hace algún tiempo expresó que Macri había asumido “con el país y las familias argentinas desendeudas”. En esa misma línea, Cristina citó a Horacio Rodríguez Larreta, quien días atrás reconoció que el expresidente pudo quitar el cepo porque “había reservas en el Banco Central”.

De esta manera, al exponer las declaraciones, la dirigente peronista se preguntó: “Si no había deuda, había reservas y los salarios no estaban rezagados… ¿Me quieren decir qué hicieron en cuatro años que entregaron el país hecho percha en 2019?”.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

La CTA Autónoma y Territorios en Lucha movilizarán por el Salario Mínimo, Vital y Móvil

En conferencia de prensa, el Secretario General Hugo Godoy aseguró que "hay una decisión de que 8 millones de argentinos pasen hambre"

Las pibas pobres siempre pierden: pidieron la detención de una testigo por falso testimonio en el juicio por Tehuel

En la segunda jornada de declaraciones en el TOC N°2 de La Plata, y tras un testimonio contradictorio, la Justicia refuerza su mirada punitivista. Priscila fue detenida por falso testimonio en un pedido conjunto de Fiscalía y lxs abogadxs de la madre de Tehuel.

La Selección Argentina no se conforma con lo hecho en Estados Unidos

Luego del triunfo ante Colombia para conquistar la Copa América en territorio norteamericano, la Scaloneta apunta fuerte a sus próximos e inmediatos objetivos. Antes del regreso a las canchas de seleccionador mayor, la Sub-23 jugará los Juegos Olímpicos en busca de la tercera medalla dorada.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto