miércoles 24 de julio de 2024

“El chipero de París”: el cineasta argentino que trabajó con Scorsese y Spielberg

Durante el confinamiento por la pandemia, se reinventó vendiendo chipá a metros de la Torre Eiffel. Nota al Pie dialogó con Maximiliano Barrientos, quien relató su experiencia.
“El chipero de París”: el joven cineasta argentino que trabajó con Spielberg y Tarantino
Ante la falta de trabajo, Barrientos construyó un carro con un horno y una parrilla para hacer chipá mientras se trasladaba de un lado a otro de París. “A mí me duele esta situación, cuando era chico vendía chipá, pero yo soy cineasta”, declaró. Crédito: Maximiliano Barrientos.

Luego de su paso por México y Estados Unidos, donde se formó, Maximiliano Barrientos migró a Europa para hacer cine independiente. Su carrera iba creciendo hasta que llegó la pandemia de COVID-19. El confinamiento estricto lo encontró viviendo en Inglaterra, donde perdió el trabajo. Unos meses después decidió viajar a Francia, instalándose en París. Ante la falta de trabajo, en especial para latines, comenzó a vender chipá a metros de la Torre Eiffel. 

Pero la situación se tornó más complicada, las ventas comenzaron a bajar al ritmo que crecía su situación de ilegalidad por la falta de ciudadanía. Su novia y su familia, refugiades ucranianes, lo invitaron a vivir con elles en un pueblo alejado de París. Ante la desesperación, se instaló en la puerta de la casa de Lionel Messi para entregarle su currículum y conseguir trabajo. Luego de 3 días viviendo en la calle, logró dárselo y desde ayer aguarda una respuesta por parte del campeón mundial. Su historia puede seguirse en su cuenta de TikTok 

Nota al Pie conversó con Maximiliano Barrientos, el joven cineasta que busca trabajar en su profesión y cumplir su sueño de hacer cine.

Cineasta de profesión y vocación

Dicen que los dos días más importantes de nuestra vida son el día en que nacemos y el día en que descubrimos el verdadero propósito. Barrientos descubrió su pasión y su vocación cuando era muy chico y vivía en su Misiones natal. Sin padres, fue criado por su abuelo y a los 14 años tuvo que comenzar a trabajar haciendo y vendiendo chipá, mientras escribía historias y veía todas las películas y series que podía. 

“El chipero de París”: el joven cineasta argentino que trabajó con Spielberg y Tarantino
La crisis económica y laboral que vive Barrientos lo frustró mucho. “Todo esto me hizo ir a verlo a Messi a pedirle ayuda para conseguir un trabajo. Llevé un cartel que ya vieron Antonella y Lionel. Le pude dar mi CV y espero poder darles una caja de alfajores que les hice”, comentó. Crédito: Maximiliano Barrientos.

Inició su carrera profesional en México, luego de perder su trabajo en Argentina. Con el dinero que había obtenido de la venta de sus libros dejó todo y viajó para estudiar cine. “Allí dan cátedra grandes cineastas, hay cursos muy interesantes. Me instalé en Monterrey y empecé a hacer cine independiente con otros mexicanos. Se dio la casualidad de que me crucé con Guillermo del Toro. Daba cátedra y era bastante accesible, se podía llegar a él y charlar”, comentó.

Después viajó a Hollywood, Los Ángeles, para continuar formándose en la Academia. Se hizo conocido entre les famoses y pudo comprarse equipamiento, como un drone y cámaras, aunque esto no fue fácil. Para lograrlo trabajó de lo que encontraba y vivió épocas difíciles económicamente, pero sus ganas de hacer cine eran más fuertes. Luego llegó el turno de ir a Europa. “Tenía un grupo de amigos argentinos y mexicanos que hacían cine independiente y primero fui a vivir a Italia”, añadió.

Durante todos esos años trabajó con grandes cineastas, como Scorsese, Tarantino, Spielberg y Guy Ritchie. “El trabajo que más me impactó fue El Irlandés, de Martin Scorsese. Fue un trabajo pesado, trabajé en el set llevando y trayendo cosas, estuve en el equipo de iluminación. Me encantó y aprendí mucho”, reconoció. Otro de sus experiencias fue en el rodaje de la película Roma, del cineasta mexicano Alfonso Cuarón

“Siempre hice cine independiente para poder escalar y hacerme un nombre, pero me hice más un nombre por la humildad y el respeto que tengo. En Estados Unidos tuve una vida muy dura, muy fea, la pasé super mal, pero me la banqué para poder estudiar. Conocí a Sean Penn, a Robert De Niro, estuve con grandes directores y cineastas. De ellos me llevo el aprendizaje y el valor para decir que yo también puedo ser un gran cineasta”, resaltó.

Barrientos y el arte del StopMotion

Las oportunidades muchas veces surgen cuando se viven situaciones límites, y así fue el caso del rodaje de “Pinocchio Steampunk”, con la técnica de stopmotion, que consiste en mover de forma manual un objeto e ir tomando fotos. Al quedar en la calle luego de la caída de las ventas de chipá, su novia junto a su familia lo ayudaron a comprarse ropa, un celular y una computadora. “Vivía en un cuarto muy pequeño, del que no podía salir porque me pueden deportar. Me puse a ver que podía hacer y vi que Guillermo del Toro había lanzado un concurso de StopMotion, Yo había hablado con él, le había dicho que quería ser cineasta. Sabía que, si llegaba a él con el trabajo que iba a hacer, iba a salir de todo esto”, señaló. 

“El chipero de París”: el joven cineasta argentino que trabajó con Spielberg y Tarantino
Al no poder salir del cuarto donde vivía por miedo a ser deportado, Barrientos comenzó a rodar un cortometraje con la técnica de stopmotion. Entre los personajes de “Pinocchio Steampunk”, se encuentan Pinocchio y Reppetto. Crédito: Maximiliano Barrientos.

Su novia lo ayudó en todo. “Con el teléfono que me regaló hice la película. Primero hice un video de stopmotion con arcilla para mostrarle lo que era, que subí a Tik Tok. Eso me recordó mis comienzos en el cine, cuando dije que yo quería ser cineasta, me largué a llorar y ella entendió que para mí el cine es todo. Vivo y muero por el cine”, expresó emocionado y con la voz quebrada.

Armó un escenario, escribió 10 historias, luego 10 guiones y finalmente optó por uno para hacer Pinocchio. Gracias al financiamiento de su novia, pudo terminar de grabar el cortometraje, al que sólo le falta el sonido. “En la casa hay mucho ruido, no puedo mezclar los audios, no puedo sintetizar nada”. Además, “para poder concursar piden la nacionalidad francesa, o de otros países como EEUU o Inglaterra, como no tenía no pude participar. El premio era un muñeco, pero lo que yo quería era llegar a Guillermo del Toro, que vea mi trabajo”, dijo con la esperanza de cumplir su sueño de hacer cine.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Brasil logra centrar la agenda del G20 en la lucha contra las desigualdades globales

Las reuniones del Grupo de los Veinte (G20), celebradas en Río de Janeiro durante esta semana, estuvieron marcadas por las iniciativas del gobierno de Lula para combatir las desigualdades a nivel mundial

Juegos Olímpicos: con mezcla de sensaciones, comenzó la actividad argentina en fútbol y rugby

Los dirigidos por Javier Mascherano perdieron ante Marruecos en un escandaloso final. Por su parte, Los Pumas Seven avanzaron a la próxima ronda tras ganar sus dos encuentros de la jornada.

Empezó la CONMEBOL Liga Evolución de Futsal 

La competencia internacional, en la que participan las categorías sub-20 y mayores, reúne a cinco selecciones de Sudamérica. Nota al Pie te trae el cronograma de encuentros del certamen que comenzó este miércoles con triunfo argentino.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto