Dic 22, 2022 | Cultura

Lo mejor del teatro 2022, un popurrí de acertadas propuestas

“Mi madre, mi novia y yo”, “Lo no dicho” y “Vassa”, son algunas de las obras que cautivaron al público en la última temporada. Estas piezas se encuentran entre las diez que Nota al Pie seleccionó como las más exitosas.
Obra
Un año de variadas propuestas, para un teatro local que recuperó la presencialidad y su tradicional público mes a mes. Crédito: Collage Nota al Pie.

En Buenos Aires, poco a poco la normalidad volvió a reinar en los teatros. Luego de dos años en pandemia, se vio que muchas salas cerraron sus puertas para siempre. En este sentido, no se puede decir que la movida teatral sea la misma, pero al menos muchas producciones aún apuestan por sus trabajos. 

Muchos de ellos fueron creados en esos meses de encierro y limitadas libertades, pero el arte y las ganas de crear no bajaron los brazos. Ya en diciembre, son pocas las obras en cartel, pero para el recuerdo quedan unos cuantos títulos que cautivaron al público esta última temporada. 

Mi madre, mi novia y yo 

Es una magnífica comedia de embrollos, encabezada por el humorista Sebastián Presta. Su interpretación de un cuarentón soltero que aún vive en la casa de sus padres es muy divertida. La trama muestra cómo se las arregla para presentar a su novia durante la Nochebuena, ante su madre de sumo carácter. 

El resultado es un sinfín de situaciones alocadas, donde las actrices se lucen de principio a fin. Una puesta sencilla donde el público la vive como una fiesta, sin parar de reírse. Vicky Almeida, en el papel de la novia madura, está extraordinaria, con una interpretación donde no puede bajar la guardia en ningún momento por esta madre tan protectora. 

Por su parte, Graciela Tenenbaum es quien da vida a ese rico personaje. Su interpretación es colosal, a la altura de grandes actrices. Un papel que podría tranquilamente equipararse a films como Esperando la carroza (1985) o Cien veces no debo (1990). 

Lo no dicho 

Esta obra es un creación de la dupla creativa de Gimena Racconto Giunta y Leopoldo Minotti. Se trata de una tragicomedia familiar donde todo gira alrededor de una joven con cierta discapacidad intelectual. Hay un festejo de un cumpleaños de su madre fallecida, inesperadas visitas y una velada emocional, rodeada por su familia. Será un juego teatral con ricos personajes e inteligentes giros, en una trama que mantiene a la platea en un sube y baja de emociones entre la diversión y el melodrama.

El grupo actoral resulta muy efectivo en la mayoría de sus roles. Se puede destacar a Silvia Villazur, un acierto en su interpretación como la tía solterona y protectora de esa joven inocente. A su vez, hay una sensible actuación en manos de Angie Pagani, quien logra mucho realismo en su personaje. 

Juan Trzenko también se destaca como ese padre reservado y muy dramático. En tanto, Luciano Rojas, con su gran cuota de desparpajo, suma los momentos de mayor comicidad como el novio paraguayo. 

Obra
Diciembre es el cierre de temporada teatral en Buenos Aires, y en esta oportunidad Nota al Pie elaboró un compendio con las obras más destacables. Crédito: Collage Nota al Pie.

Vassa

Un clásico de la literatura rusa de Máximo Gorki, que data de 1910, volvió a escena en una increíble adaptación de Felicitas Kamien, Walter Jakob y Agustín Mendilaharzu. Ambientada en una Buenos Aires futurista, sumida en una crisis monetaria, la trama de Vassa presenta a una protectora madre y sus ambiciosos hijos.  

Humberto Tortonese, en una de sus mejores interpretaciones, se encuentra con locura y total desmesura en el papel de esta madre autoritaria. Un papel cuidado al máximo, con miradas agudas, un andar en tacos altos, más variados cambios de tonalidad en la voz. Lo acompaña sobre las tablas un reparto genial, que permite que la obra sea una de las mejores del año, con delirio y humor negro en alto grado. 

Lo que el río hace 

Las habilidosas hermanas gemelas, Paula y María Marull, plasmaron su divertida y emocional ficción, nacida desde sus vivencias personales. La obra se estrenó luego de un documental homónimo en el que mostraron cómo fue la gestión de este singular proyecto. 

Una escritora ofuscada por sus ocupaciones en Buenos Aires es un personaje muy emotivo en manos de ambas hermanas, en un juego de cambio de roles durante toda la puesta. Esta mujer vuelve a su tierra natal, Corrientes, por un trámite, tras la muerte de su padre. Una nueva oportunidad para limar diferencias y amigarse con sus tradiciones y familiares. 

Sobre el escenario, las gemelas están acompañadas por cuatro actores que aportan desenfado y picardía. Elles son Mónica Raiola, Mariano Saborido, Deborah Zanolli y William Prociuk. 

Cartón pintado 

Una obra muy bien diseñada, que permitió a la platea adentrarse en el universo femenino. Creación de Victoria Hladilo, Cartón pintado tiene una trama muy divertida, con tres mujeres de las cuatro décadas que se dan cita en el depósito del emprendimiento de dos de ellas. Hay una amalgama de locura entre el presente, pasado, secretos, y mucha química de la mano de estos disparatados personajes. 

La propia Hladilo estuvo junto a Julieta Petruchi y Mercedes Quinteros sobre el escenario. Ingenuidad, diversión y picardía representan lo mejor de una fiel amistad femenina. Una obra de inmediatez empática para las mujeres, que hizo imposible que no se sientan reflejadas. 

Además, está muy bien escrita y dirigida. Reina el humor, la franqueza y la simpatía, lo que la hizo una joyita del ambiente under teatral, disfrutable de principio a fin. 

Azul y la navidad 

Esta nueva comedia de Lorena Romanín resultó una de las obras más emotivas del año. Pasó por dos salas distintas: primero por el barrio porteño de Chacarita y luego por la cartelera céntrica. En su trama, la obra invita sin tapujos a reflexionar sobre la injusticia social y la identidad sexual. Ambientada en el interior del país, la incertidumbre dentro del seno familiar da marco a este relato de una joven trans que visita a su tía.

Además, en la obra hay otro conflicto que se potencia durante la trama: un distanciamiento entre hermanas, la tía y la madre del personaje principal. La pieza logra su momento más alto cuando hallan la manera de reconstruir la confianza perdida. 

Un excelente elenco dio lo mejor para encarnar ricos personajes. Mayra Homar brilló como siempre como Virginia, la ingenua madre. Eugenia Guerty jugó con altos momentos de humor. Guido Botto Fiora estuvo estupendo en el rol del hijo mayor. Además, Marco Gianoli lo fue con el otro hermano, más rebelde. El elenco se completó con Luciana Grasso, Pablo Finamore y Carolina Unrein, en ese tierno personaje que da título a la original propuesta. 

Les Reyes

Un dúo de alocados monarcas rebalsados de lujuria y dominio presentaron una lucha escénica por una corona. Con mucha energía desnudaron sus desafiantes e inestables personalidades. Una obra donde la sorpresa no dio respiro, ya que desde su inicio fue desconcertante y desafiante. La música en vivo es otro acierto, en manos de Lucía Gómez con su violonchelo. 

Mechi Beno Mendizábal y Damián Mai, creadores de la pieza teatral, se pusieron en la piel de estos divertidísimos personajes. El primero gozó de expresividad y simpatía al máximo, con total manejo expresivo de su cara y su cuerpo. En tanto, su compañero, actor y bailarín, en vivaz entrega, desde el inicio defendió su interpretación, haciendo reír y emocionar en la misma intensidad con todo su potencial. 

Obra
Emoción, talento y originalidad, cualidades indiscutibles en un abanico de variadas temáticas. Muchas de ellas, reseñadas en Nota al Pie. Crédito: Collage Nota al Pie.

Laponia

Una pieza familiar con un afilado humor negro, donde dos matrimonios se lucen en un choque cultural. Unes argentines que van a visitar a familiares a Finlandia. Precisamente en tierras de Santa Claus se debate sobre contar la verdad o no a les pequeñes de la familia.

Divertida y condimentada, con gran cuota de  ingenuidad e inocencia, la obra resultó todo un acierto esta temporada, con un elenco muy bueno bajo la dirección magistral de Nelson Valente.

Jorge Suárez, Paula Ransenberg, Laura Oliva y Héctor Díaz, con total entrega y profesionalismo, subrayado en miradas y gestos en sintonía con la picardía costumbrista. Logró ser una comedia divertida, profunda y reflexiva, que reafirmó que el humor aún es el arma más potente con la que atravesar a les espectadores.

La Princesa Rusa 

Una pieza increíble, con textos de Juan Ignacio Fernández, que apela directamente a las emociones y a la honestidad bajo la diestra dirección de Julieta Abriola. Colmada de recuerdos, logran transportar la platea a la costa marina, donde un grupo de jóvenes y adultos invitan a reflexionar. Con mucha poesía, las emociones son disparadoras de una historia atrapante. 

El grupo actoral dio lo mejor de sí en parejas con frescas interpretaciones.  Agustina Sconochini compuso un exquisito personaje juvenil y totalmente verborrágico. Carolina Tejada logró una labor actoral hechizante. Jesús Catalino sumó ternura y misterio a la puesta. Sus compañeros de reparto, Aldo Alessandrini, Tamara Belenky y Julián Marcove, tuvieron momentos de mixtura entre el drama y el humor que dieron el presente en breves momentos, impregnados de genialidad poética.

Crianzas, el musical 

Un espectáculo adaptado y dirigido por Valeria Grossi, donde se expuso de natural manera la tarea de criar en diversidad. Es un breve cuento de enorme contenido de une niñe y su tía travesti en el conurbano bonaerense. Se trata de un musical de solo una hora de duración, lo suficiente para emocionar al público. De yapa, logra un gran cambio de pensar y mirar a le otre. 

Sofía Diéguez y Simón Díaz Francas son quienes sobre el escenario deslumbraron con estos tiernos personajes. La parte musical fue de la mano creativa de Carlos Gianni, que supo darle melodías a ese rico texto de la audaz dramaturga Susy Shock, quien se autodefine como artista trans sudaca.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto