Nov 16, 2022 | Cultura

“Knock Knock Monk”: un viaje a lo desconocido

Jonathan Crenovich y Alesio Rossino crean una historia sobre una travesía, sus sobresaltos, y cómo el fin del trayecto no marca el final del camino.
Knock Knock Monk
Theo y Monk se conocen por primera vez en este viaje, pero la aventura les unirá de por vida. Crédito: Historia de Jonathan Crenovich y dibujos de Alesio Rossino.

Durante 2021, de la mano de Cápsula Ediciones, llegaba Knock Knock Monk al mercado. Esta historieta escrita por Jonathan Crenovich, con dibujos y color de Alesio Rossino busca vivir un viaje. 

La obra es una exploración de personajes en el contexto de un mundo mágico y peligroso a lo largo de 56 páginas. A lo largo de ellas, los autores presentan una historia autoconclusiva, pero no por esto cerrada.

Además de desempeñarse como guionista, Jonathan Crenovich oficia como editor para Cápsula Ediciones y Libera la Bestia Editorial. Entre sus trabajos se cuentan Iceberg y la serie Manta. Por su parte, Alesio Rossino es un dibujante freelance que ya había colaborado con Crenovich en el mencionado Iceberg.

“Aseguramos que su envío será entregado”

Monaco es una empresa de mensajería que atraviesa un peligroso lugar llamado “La Tierra Olvidada”. Para más seguridad, las encomiendas se realizan entre dos: un elfo armado y una bestia acorazada. 

En este contexto, un cliente convencido con la promesa del servicio decide contratarlo. Un representante lo lleva a que elija una de las bestias y el contratante elige a Monk.

Monk es uno de los trabajadores habituales de Monaco, pero tiene un problema; perdió a su compañera de forma reciente y está medicado. Como el cliente es inflexible, se le asigna a una nueva partener. En este caso, la elegida es Theo, una novata que jamás salió a la Tierra Olvidada. Ahora, la llegada depende de una chica curiosa y una bestia con alucinaciones.

Knock Knock Monk
El mundo mágico que deben transitar está plagado de peligros. Crédito: Historia de Jonathan Crenovich y dibujos de Alesio Rossino.

Cada paso importa

La historia propuesta por Jonathan Crenovich y Alesio Rossino se enfoca en el camino. Monk es un personaje que está a punto de retirarse, pero lleva una carga encima que se devela a les lectores demasiado pesada. Está literalmente al “fin” de su camino. En tanto, Theo es una joven con toda su vida por delante y, a diferencia de su compañero, se encuentra en el tramo opuesto.

El contraste extremo entre ambos personajes será el motor que llevará adelante la trama de Knock Knock Monk. En cómo les unirá la experiencia y los percances que enfrenten es donde la historia brilla más. La impulsividad de Theo será una de las fuentes de problemas más importantes, pero Monk no se quedará atrás, ya que sus cuestiones personales harán mella en el viaje.

Sin querer, Theo ayudará a Monk a dar un cierre a la pérdida de su anterior compañera. A su vez, el problema de la bestia hará que la novata tenga que valerse por sí misma, lo que le llevará a ganar experiencia de supervivencia que le servirá a futuro. En cuanto al fin del viaje, deberán leerlo para saber si llegan, o qué es lo que deben entregar.

“Knock, Knock… ¿Quién es?”

El tradicional chiste que comienza con quien lo cuenta imitando el sonido de golpes en una puerta, es lo que motiva el título, y es parte del viaje en sí. Theo enseña esta broma a Monk, pero el animal está demasiado perdido en sí mismo para responder. Malhumorado y taciturno, la bestia solo responderá al llamado de su compañera cuando logren establecer una conexión.

Knock Knock Monk
Theo deberá aprender que no todo es lo que parece. Crédito: Historia de Jonathan Crenovich y dibujos de Alesio Rossino.

Monk es responsable por Theo y viceversa, pero al ser ella la inexperta se meterá en diversos tipos de problemas. Eso sí, el humor de la novata es algo que no menguará a lo largo de las páginas y, si bien puede llegar a aflorar miedo, su tenacidad estará presente.

Imaginando la Tierra Olvidada

El trabajo de Alesio Rossino es muy detallado y su imaginación beneficia la historieta de forma profunda. En este mundo, donde los habitantes parecen elfos y trabajan acompañados de esta especie de bisontes parlantes, el diseño es clave. En este sentido, el dibujante está a la altura y la expresividad de su trazo no se limita al paisaje.

La expresión de cada personaje está lograda y el detalle de los rostros de cada une importa. Más allá de la travesía de Theo y Monk, se puede apreciar la conexión entre quien contrata el servicio y (spoiler alert) lo que sucede cuando se recibe. Knock Knock Monk es, en este aspecto, sólida y maravillosa.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto