Nov 12, 2022 | Cultura

Carlos Uruzola, un artista que cree en las segundas oportunidades

El escultor correntino utiliza materiales descartados, y los convierte en obras de arte de gran tamaño. Nota al Pie habló con el joven, quien puntualizó sobre sus inicios y sus trabajos más destacados.
Carlos Uruzola
Uruzola recordó que cuando hizo su primer caballo, no tenía experiencia, pero sí sobraba coraje. Créditos: Carlos Uruzola.

Carlos Uruzola es correntino, tiene 33 años y en el último tiempo decidió inmortalizar sus ideas en esculturas que sean apreciadas por todes. Entendió que necesitaba revalorizar el concepto de las segundas oportunidades y decidió crear a lo grande. Oriundo de la localidad de La Cruz, desde su taller exporta obras de arte. Nota al Pie dialogó con el artista.

El joven se dedica a crear esculturas con materiales reciclados y con diseños propios. Al respecto comentó: “Nunca estuvo en mis planes ser artista, hacer arte o hacer las cosas que hago. Pero lo mío es todo autodidacta, aprendo con cada trabajo y hago lo que puedo con los materiales que tengo”.

Uruzola comenzó diseñando cosas pequeñas, pero en el último tiempo decidió aumentar el desafío: figuras humanas y de animales a gran escala. Tres  esculturas que miden más de tres metros son homenajes a trabajadores ferroviarios. Sobre estos “gigantes” precisó que “uno tiene un pico, otro una pala y el otro tiene un martillo, y son obras que me encargaron desde un municipio”.


Por otra parte, aseguró que la base de su trabajo tiene que ver con la seguridad y el coraje. “Tenía la responsabilidad de hacer tres esculturas para la entrada de una localidad y una cosa así, con semejante tamaño fue un desafío que acepté sin experiencia” dijo el escultor. “No me iba a pasar el resto de mi vida pensando qué hubiera pasado si no lo aceptaba”, añadió. 

Esculturas con mensajes de hierro

Cuando Carlos Uruzola finalizó el secundario, tenía intenciones de ingresar a la Prefectura. Sin embargo, tuvo un accidente que le ocasionó una cicatriz en el abdomen y no lo pudo hacer. A través de los años ejercitó su imaginación y comenzó a unir trozos de hierros, herraduras y otros materiales para formar figuras dignas de admiración.

“Hacer esculturas con chatarras es dar el mensaje de segunda oportunidad”, expresó el joven. Sobre eso, reflexionó: “Creo que a la mayoría de las personas nos mintieron, nos engañaron, nos usaron o nos hicieron sentir que no valíamos nada”. “Fíjate vos en lo que se puede convertir un pedacito de hierro que parece que ya no sirve; termina siendo una obra de arte”, remarcó el artista.

Hace seis años que el joven aprendió a usar las herramientas que tenía su padre en el taller. Aseguró que las ganas de hacer algo lo impulsaron a aprender todo desde cero y ahora su carrera como escultor no tiene techo. Aseguró que se identifica mucho con su trabajo y ama lo que hace.

Carlos Uruzola
Carlos Uruzola es un joven artista oriundo de la localidad correntina de La Cruz. Créditos: Carlos Uruzola.

En la actualidad, su trabajo le permite vivir de lo que le gusta y aseguró tener mucha demanda. Si bien el joven se pasa mucho tiempo solo en su taller, su familia es a la primera que acude cuando necesita opiniones de sus obras. 

El origen de las grandes cosas

Tras no poder ingresar a la Prefectura, Uruzola incursionó como ayudante de albañil; también trabajó en una ferretería, en un lubricentro y hasta en un aserradero. “Después dije no quiero trabajar el resto de mi vida de empleado, quería libertad y ese fue el clic mental que hice y empecé con todo esto”, comentó.

Aprendió a usar cada una de las herramientas que su papá tenía en el taller y comenzó a diseñar pequeñas cosas. En sus comienzos hacía porta macetas, triciclos y algunos que otros adornos. Esos primeros trabajos le permitieron independizarse, pero no quería conformarse sólo con eso. Indagó en internet y encontró que mucha gente hacía esculturas con chatarra . “Si ellos pueden, yo también puedo”, expresó emocionado.

“Cuando comencé a hacer los triciclos estaba re feliz por los resultados, porque me apasiona lo que hago y porque estaba haciendo algo con mis propias manos”, aseguró el escultor. Después llegó el turno de diseñar las obras a gran escala. Cada trabajo se convierte en experiencia, ya que cada vez lo hace en menos tiempo e invierte en cada detalle.

El entrevistado comentó: “Cuando la gente comenzó a conocer mi trabajo los pedidos comenzaron a aumentar”. Debido a esto, ahora su metodología de trabajo se basa solamente en tomar pedidos ya que son piezas que demandan mucho tiempo.

Crecimiento de un artista

La localidad de La Cruz está ubicada a más de 400 kilómetros de la capital correntina y les vecines del lugar fueron testigos del crecimiento del artista. En relación a les vecines, Uruzola expresó: “Acá están súper contentos, porque nos conocemos todos y todos vieron mis inicios y ven mi progreso”.

El joven también reconoció que invierte tiempo en las redes sociales porque son una gran vidriera para mostrar su trabajo y poder llegar a más lugares y personas. Esta semana, por ejemplo, exportó su primera escultura fuera del país. A través de las redes sociales una persona de Puerto Rico vio el talento del joven y no dudó en encargarle un trabajo.

Carlos Uruzola
El escultor Uruzola animó a les jóvenes a perseguir sus sueños y que el miedo no les detenga. Créditos: Carlos Uruzola

“La gran ventaja de las redes sociales es que te permiten estar conectado con el mundo entero. Tengo Facebook e Instagram y siempre que puedo comparto mis trabajos en esas plataformas”, comentó. 

Por otra parte, dijo que tiene pensado hacer obras que son representativas y que apelan a distintas temáticas. “Tengo muchas ganas de hacer grandes esculturas, no en el sentido del tamaño, sino en el mensaje que buscan dar”, sostuvo. Algunas de las temáticas que abordaría son: la maternidad soltera, la Guerra de Malvinas, y el abandono de los animales.

Desafíos humanos

Para finalizar, el artista reflexionó sobre la necesidad de que cada persona pueda dedicarse y hacer lo que más le gusta. Dijo que lo que más detiene al ser humano es el miedo y esto hace que no se pueda avanzar. “Hay que hacer, aprender y que el no saber no te detenga”, remarcó.

En relación a su carrera comentó: “Yo no sabía nada de lo que hago ahora y cuando uno está empezando la mayoría te tira piedras, pero el primer paso es la barrera mental. Hay que animarse y arriesgarse”. Así, Carlos Uruzola decidió dejar volar su imaginación y dejarla inmortalizada en las esculturas que tanto ama hacer. Paso a paso y día a día, Carlos Uruzola aprendió a ser un artista a lo grande.

Compartir:

Seguir Leyendo

Milei contra la integración de barrios populares: el Gobierno desfinanció el FISU

Milei contra la integración de barrios populares: el Gobierno desfinanció el FISU

El Poder Ejecutivo modificó el destino de lo recaudado por el Impuesto PAÍS, una medida que afecta al Fondo de Integración Socio Urbana. El programa, que ahora recibirá sólo un 0,3%, busca garantizar el acceso seguro a servicios básicos, vivienda, y mejorar el espacio público y desarrollo comunitario. Nota al Pie dialogó al respecto con la dirigente nacional de Libres del Sur, Silvia Saravia.

leer más
Nota al Pie | Noticias en contexto