Sep 26, 2022 | Internacional

Código de las Familias: el pueblo de Cuba votó por la inclusión del matrimonio igualitario

El mismo se sancionó a partir del proceso democrático y permitió la legalización de varios derechos. Significa un marco normativo que cambiará la vida de miles de cubanes.
cuba noticias 360 editada Lorena Palomino
Participó de la votación el 74,01% de la población. La aprobación de la ley se dio por el 66,87% que votó de forma positiva. Crédito: Cuba Noticias 360.

Este domingo 25 de septiembre les ciudadanes cubanes fueron parte de un día trascendental para su vida cotidiana. Se llevó a cabo el referendo popular por el nuevo Código de las Familias, una acción que permitió la legalización de varios derechos. 

Más de 24.000 escuelas electorales fueron el centro de atención desde las siete de la mañana. Les ciudadanes efectivizaron su opinión en marco de un proceso cívico y democrático inédito. Antes del Código de las Familias, nunca una ley se sometió a elección del pueblo. La votación se dió de forma sencilla, les cubanes votaron por “sí” o “no” en relación a la nueva ley. 

El proyecto de ley también fue parte de un proceso de referéndum popular. En esa instancia participaron 6.481.200 electores; con 336.595 intervenciones en más de 79.000 reuniones. A raíz de ello, se produjo el  49.15% del contenido del proyecto.

alexandre meneghini reuters 11 Lorena Palomino
El código es un resumen de investigaciones llevadas adelante por investigaciones científicas, y por colectivos como Comisión de Atención a la Juventud, la Niñez y la Igualdad de Derechos de la Mujer de la Asamblea Nacional del Poder Popular y la Federación de Mujeres Cubanas. Crédito: Alexandre Meneghini, Reuters.

¿Qué determina el nuevo Código de las Familias?

El código tiene 474 artículos entre los cuales se busca reconocer y proteger a sectores excluidos de la sociedad. Se pondrá mayor acento contra la discriminación y la violencia en el espacio familiar. También se reconoce el derecho de les adultes mayores y discapacitades. Además de otorgar la garantía de que los mismos sean cumplidos. 

Asimismo, se integra la lucha de la comunidad LGBTIQ+; por la aceptación del matrimonio igualitario y el derecho a la adopción. En el anterior Código se determinaba que “el matrimonio es la unión voluntariamente concertada de un hombre y una mujer con aptitud legal para ello, a fin de hacer vida en común.”

En el código también se incluye la transformación del sistema de potestad, que ahora pasa a llamarse responsabilidad parental. Dicho cambio implica que el proceso de tenencia de les hijes no sea una herramienta de violencia y posesión; sino que se enfoca en un proceso que resguarde a les niñes y adolescentes a partir del  respeto, el diálogo y el cariño. En relación a esto, también se sancionó la obligatoriedad de otorgación de alimentos tanto a hijes como a otros vínculos; como, por ejemplo, sobrines. 

alexandre meneghini reuters Lorena Palomino
Desde el gobierno cubano sostienen que el código contiene en su esencia los aportes de Vilma Espín Guillois, quien siendo Presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas, consagró su vida, como verdadera educadora. Crédito: Alexandre Meneghini, Reuters.

En cuanto a la filiación no solo se da el derecho a la adopción a parejas del mismo género; sino que también se incluye el parentesco socioafectivo y el reconocimiento de la reproducción asistida.

Antecedentes de la nueva ley 

El nuevo Código de las Familias es predecesor de la Ley 1289, sancionada el 14 de febrero de 1975. Tuvo modificaciones en varios apartados debido a la Ley 51, del 15 de julio de 1985; como también por el Registro del Estado Civil y el Decreto-Ley 76, del 20 de enero de 1984. 

A 47 años de la sanción de la Ley 1289, el Código de las Familias actual, con número 156, busca garantizar los derechos de les ciudadanes cubanes en un contexto en el que la sociedad cubana evolucionó. Esto incluye a las características familiares en relación a “las variaciones sociodemográficas; las transformaciones en el modelo económico; la visión desde los derechos a fundar y a vivir en familia; los de la infancia; los de las personas adultas mayores; los de las personas en situación de discapacidad”.

A su vez, en el texto de la ley explica por qué es importante considerar las transformaciones en el interior del hogar con respecto a la distribución más equitativa del trabajo doméstico y de cuidado. La nueva Ley 156 es la respuesta normativa a la medida de las transformaciones de la sociedad cubana.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto