Ago 27, 2022 | Cultura

“Tarascones”, una parodia que hurga en las miserias de la burguesía

Una hilarante obra construida en torno a la ironía y la sátira de la clase alta porteña. A partir del lenguaje en verso, el guionista Gonzalo Demaría, se sirve del humor negro para realizar una crítica social.
Tasacones
La obra nació en 2015 a raíz de una convocatoria del Teatro Nacional Cervantes. Desde entonces, tiene más de 100 funciones realizadas. Crédito: Alejandra López.

Tarascones es una obra dirigida por Ciro Zorzoli y caracterizada por el humor negro y disparatado, con un toque de policial. Se desarrolla de la mano de las excelentes actrices Paola Barrientos, Alejandra Flechner, Eugenia Guerty y Susana Pampín; quienes se envuelven las caras pieles de señoras paquetas.  Las funciones son todos los martes a las 20 h en el Teatro Metropolitan Sura, Av. Corrientes 1343, Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Tarascones
Luego de varias giras, todo el equipo técnico conformó una cooperativa y con ello una productora independiente que hoy lleva adelante “Tarascones”. Crédito: Alejandra López.

“Tarascones” y la hora del té

La historia se desarrolla en el living de la casa de Raquel (Susana Pampin), una escenografía elegante con muebles y sillones de estilo francés. Allí, Zulma (Paola Barrientos), Martita (Alejandra Flechner) y Estela (Eugenia Guerty) se reúnen todas las semanas para tomar el té, jugar a las cartas y dar rienda suelta a la lengua explosiva. Sin embargo, en esta ocasión no será una reunión más. Un crimen transformará la velada en un juicio sin precedentes, cargado de posesiones, clasismo y secretos develados.

Las hilarantes escenas parodian y caricaturizan al estereotipo de mujer paqueta con elaborados peinados, abundante joyería, uñas larguísimas y vestimenta en colores pasteles. Asimismo, las actrices aprovechan la ventriculosidad de sus rostros para construir la gesticulación y las grotescas caras de los personajes. 

Tarascones es una obra construida desde el imaginario social argentino.“Es políticamente incorrecta, nos metemos con todos los prejuicios, homofóbicos, xenofobias y las cuestiones que a cada uno le reflejan”, comentó Flechner en una entrevista a Perfil. 

Para la reconstrucción del imaginario la pieza cuenta con la iluminación, a cargo de  Eli Sirlin. El recurso de los cambios de luz, junto a la música de la mano de Marcelo Katz, marca momentos y transiciones. Por su parte, la escenografía fue labor de Cecilia Zuvialde y el vestuario de Magda Banach.

El lenguaje y el imaginario social

Durante la obra las protagonistas siguen un lenguaje en verso escrito por Gonzalo Demaría. “La decisión de escribirla en verso apareció como una necesidad inmediata, la de dar espesor al lenguaje, la de elevar ese living y esas señoras a las categorías de la épica y el disparate”, explicó el guionista. 

Es a partir del lenguaje verbal y no verbal que se construye a las protagonistas, que dejan ver sus miserias e hipocresías. El asesinato y el estupro se esconden en la idea de señora bien; mientras que la pobreza y el “pobre”, residente del conurbano o oriundo de la provincia, encarna el mal absoluto. En este caso, la empleada doméstica, acusada de ser culpable del crimen, es elemento central del cual emergen las demás personalidades.  

Es solo en el verosímil teatral donde tales temas sociales no suscitan de forma inmediata el enojo, y dan paso a la aceptabilidad. También es menester repensar cómo los momentos de fuerte ironía a lo largo de la función, y la puntual verborragia de Martita con un gran abanico de adjetivos para el “cabecita negra”, despertó las risas de les asistentes. En ese sentido, es factible preguntarse ¿cómo se autoconstruye el público presente como individuo social? 

Tarascones es una obra que revuelve cuestiones sociales y políticas de forma directa. De esta manera, se sirve del humor y de las excelentes interpretaciones de las actrices. No obstante, puede funcionar como un disparador para reflexionar sobre los estereotipos y cómo el público dialoga con ellos en el contexto de la teatralidad.    

Las entradas se pueden obtener a través de la página del Teatro Metropolitan Sura. Crédito: Alejandra López.

Trayectoria de las actrices de “Tarascones”

Paola Barrientos es una actriz que se desarrolló en teatro, cine y televisión. Alcanzó la popularidad a partir de las publicidades del Banco Galicia. Fue parte del elenco de la telecomedia Graduados; trabajo que la llevó a ganar el premio Martín Fierro a la mejor actriz de reparto en comedia. En el 2014, obtuvo su primer protagónico en la comedia Viudas e hijos del Rock & Roll junto a Damián De Santo. 

Alejandra Flechner también es una actriz de teatro, cine y televisión.​ Ganadora de un premio Martín Fierro y Estrella de Mar. Trabajó en producciones reconocidas como Cien veces no debo; Chiquititas; Rincón de Luz; Gasoleros; Tiempo final; Resistiré, entre otras. 

Por su parte, Susana Pampin es una artista multifacética que trabajó como docente teatral. Egresó de la Escuela Nacional de Arte Dramático. Fue actriz de numerosas obras, entre ellas está Bárbara Molinari; El Diario de Ana Frank y Tú eres para mí. En cine realizó Dos disparos; Los guantes mágicos; Silvia Prieto; Gilda, no me arrepiento de este amor; La luz incidente, entre tantas otras. 

Eugenia Guerty se desarrolló como actriz en televisión, cine y teatro. Formó parte de reconocidas novelas como Padre Coraje; Soy Gitano; Se dice amor, entre otras. En cine y teatro estuvo en Granizo; Un amor; Nosotras sin mamá; Toc Toc y No me dejes así.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie