Ago 10, 2022 | Género & Sexualidad

Mujer Financiera: la educación económica como herramienta

Sabrina Castelli desarrolló un negocio a partir de una necesidad clara: información para una mejor toma de decisiones económicas. Desarrolla contenido dedicado a potenciar los ingresos de las mujeres.
Mujer Financiera, una aplicación para la educación financiera creada por Sabrina Castelli. Créditos: Sabrina Castelli Instagram.

Mujer Financiera se dedica a potenciar el porcentaje de los ingresos en el aspecto económico. Dentro de este rubro existen madres solteras, jefas de hogar y emprendedoras que necesitan un mejor manejo de sus ingresos. Ahí es donde Sabrina Castelli comenzó a trabajar; la respuesta estaba en la educación financiera. 

Castelli, es contadora y Licenciada en Administración de Empresas. Comenzó escribiendo un blog, donde cada vez más mujeres consultaban acerca de diversos temas. Luego vino todo lo demás: su página web, la aplicación; cursos y capacitaciones. Aseguran que 9 de cada 10 mujeres que se sumaron comenzaron a ahorrar, invertir y emprender. 

El universo de la mujer trabajadora es complejo: según datos del Indec (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos de la República Argentina); en el primer trimestre del año se registró una tasa de empleo del 43, 3. De esa cifra, un 4.1 son mujeres hasta 19 años y un 14.1 son mujeres de 39 a 64 años. Frente a un 17.1 de varones de 30 a 64 años. 

Ahora bien, en la mayoría de los casos las mujeres que administran los hogares ponen el bienestar de su familia frente a sus propios deseos. Frente a esto, Sabrina se encontró con una incógnita que tenía la mayoría de las mujeres: cómo ahorrar, o en el caso de tener ahorros como protegerlos. La educación financiera propone conocer mejor los ingresos, saber a que están destinados y gestionar mejor las decisiones futuras. 

El espacio comenzó como un blog de contenido sobre educación financiera específicamente dedicado a las mujeres. Créditos:  Sabrina Castelli.

Una historia personal

Sabrina Castelli vio como los ahorros de su familia se vieron afectados en el 2001 con el corralito. A partir de allí, se dedicó a estudiar sobre economía para entender qué había sucedido. A medida que iba avanzando en su carrera académica, observó que ella no estaba recibiendo la información suficiente sobre cómo administrar mejor sus gastos y cuidar sus ahorros. 

En función de esas inquietudes, se formó con esa perspectiva. Lo cierto es que la educación financiera era un ítem poco explotado, y más aún para las mujeres. El mundo financiero era un código para varones. Frente a un panorama del empoderamiento femenino y las mujeres al frente de la economía familiar fue un público que llegó por necesidad. 

El blog acerca información básica sobre temas que las mujeres buscan saber. Específicamente dudas como llegar a fin de mes o pagar tarjetas de crédito. A través de la aplicación las usuarias pueden entender en qué gastan, y a través de la regla 50, 30, 20 gestionar mejor los ingresos que ya tienen. 

La aplicación Mujer Financiera es un find tech (tecnología financiera) creada en conjunto con Mercedes de Bajeneta en 2019. Actualmente tiene más de 100 mil descargas. La regla 50, 30, 20 consiste en destinar el 50 por ciento de ingresos a los gastos fijos; es decir aquellos que hay que pagar si o si mes a mes como por ejemplo el alquiler o los servicios. Luego el 30 por ciento siguiente a los gastos variables como compras y el 20 restante a ahorros.

Esto varía según los ingresos de cada mujer. Lo cierto es que en la actualidad los salarios están por debajo de la inflación y el precio de los alimentos se lleva gran parte de los ingresos mensuales para lograr acercarse a una canasta básica. Con esta salvedad, la idea de poder gestionar mejor los gastos aporta un granito de arena a enfrentar momentos de crisis. 

Aunque brindan capacitaciones y cursos pagos, la aplicación es de acceso gratuito y permite conocer mejor los ingresos . Créditos: mujerfinanciera.com.ar

¿Cómo usar Mujer Financiera?

La aplicación está disponible para ios y android, una vez descargada se van registrando los ingresos del mes. Una vez realizado esto, se pueden ver los gastos: fijos, variables; también se clasifican en personales, familiares y negocios. Esto permite tener un pantallazo general de la economía personal, y poder distinguir “en qué se va la plata”. 

Una vez puestos en práctica estos primeros pasos, cada mujer puede ir tomando decisiones: qué gastos puedo achicar el próximo mes o qué estoy comprando de más. Luego, poder poner metas específicas: como un emprendimiento propio o ahorros o metas a largo plazo como una vivienda. 

En la aplicación también se puede acceder a cursos pagos o una suscripción a contenido más amplio y específico. El apartado que dice “Academia” hay contenido gratuito al cual se puede acceder para entender mejor la economía, por ejemplo este mes hay un curso gratis llamado “Finanzas con perspectiva de género”. En este, podemos entender de manera integral por qué muchas veces las mujeres nos encontramos bajo la violencia económica respecto de los varones.

Notas Relacionadas