Jul 23, 2022 | Cultura

“Víctimas Diversas”: el humor como relato de la miseria humana

Tras la publicación de su nuevo libro, Pablo Mateu diálogo con Nota al Pie para conocer cómo surgió la idea de la obra y el detrás de la temática que orquesta su selección.
Víctimas Diversas
Un libro que trata de diversas historias y víctimas diferentes. Cada una con un tinte humorístico, melancólico, y efímero. Créditos: El Espectador Emancipado

Víctimas Diversas” es el primer libro de cuentos del escritor Pablo Mateu. Publicada en el mes de mayo, la obra contiene una amplia selección de cuentos. En ella, les lectores pueden encontrar historias eclécticas, irreverentes con tintes de humor y oscuridad los cuales se unifican para darle sentido a la palabra “Víctima”. 

En esta antología, Mateu hace mención e hincapié en temas como la muerte y sus múltiples preámbulos; cercanos al dolor y su externalización o al duelo y la asimilación interior. Nota al Pie entrevistó a Pablo Mateu para charlar acerca del proceso de creación, sus inicios y la importancia de este libro. 

¿Cuáles fueron las primeras temáticas influyentes en sus libros?

Siempre escribí crítica social: dramaturgo, novelista de ciencia ficción, poeta o cuentista. El ser humano como predador de su misma especie; “Homo homini lupus» hace hincapié tanto en el obvio poder político como en las relaciones más íntimas o cotidianas (pareja, familia, ámbito laboral). 

Mi temática sigue siendo la misma desde hace décadas, aunque cambie el argumento o invente historias diferentes para desplegarla. En algunas ocasiones, desde la sátira más absurda, otras, desde el agobio y la angustia. 

Por supuesto, aparece cada tanto alguna luz, la otra faceta de la humanidad: los seres solidarios, el amor, etcétera. Pero no es lo que más resaltó, es algo que me sale naturalmente, no lo elijo, mostrar la amenaza de las conductas interesadas y antisociales. Estas mismas desembocan, finalmente, en una irracionalidad brutal. Como la guerra, por ejemplo.

¿Por qué en «Víctimas Diversas» se busca unir el humor y lo oscuro?

Mi humor es oscuro, ya que cuando llevo ciertas historias hasta su paroxismo, el drama se convierte en sarcasmo. Una mueca grotesca sin piedad por los personajes caricaturizados. El humor permite una distancia afectiva y una crítica más soportable en determinados temas, sin ser superficial ni pasatista.  

También depende de cada narración: en el momento en que puedo empatizar con los personajes, cuando son gente “humana” con cuyo dolor o situación puedo conmoverme. El humor no tiene lugar, sería como burlarme del padecimiento de las buenas personas.

Pero cuando se trata de psicópatas, o sociópatas, o como se llamen, no me queda más recurso que el humor, porque es una mirada externa y sin misericordia. Y una venganza ficcional frente a la impotencia. 

Es decir, soy el mismo que escribe lo oscuro y lo humorístico, porque mi humor es sobre personajes funestos, en general, aunque satirizados. Y mis escritos “serios” transcurren en una oscuridad que, a veces, deja vislumbrar algo muy humano. 

Víctimas Diversas
Mateu explica que su intención con estas historias no es transmitir, si no, mostrar la literatura de diferentes maneras. Crédito: La Vereda.

¿Existe algo más profundo que busca transmitir a les lectores a través de los cuentos?

En primer lugar, al escribir ficción lo primero que pretendo es que los lectores sientan placer. Mis textos son muy trabajados, incluso los groseros y soeces (que los hay). Y aunque tengan registros muy distintos, como el ritmo, el lenguaje, las escenas, deberían provocar placer y hacer vivir un mundo distinto en cada relato. Una especie de regalo para la imaginación de cada lector.

Esto es válido también para los tópicos más agobiantes, porque creo en la función catártica del arte (en la acepción más aristotélica del término), incluso del arte “bajo”.

No debería ser panfleto, sino literatura aunque cada línea sea política, otra vez, según el origen griego de la palabra. Y no transmitir, creo, sino mostrar. 

Me han dicho ya que el libro es muy potente y cada texto pega en un lugar emocional distinto. Ahora, eso es consecuencia de las formas ya que soy un obsesivo de las formas como vehículos de la emoción estética y los contenidos.

Indisociables para muchos, es algo que no lo busco de manera adrede para provocar una emoción en particular. Aunque me imagino más o menos qué va a mover al lector. Y espero que esa potencia emocional no obture la posibilidad de reflexión, sino todo lo contrario.

Estos cuentos se diversifican en historias muy diversas, ¿qué aspectos nos puede destacar de sus relatos?

En los de humor, por ejemplo, se van a encontrar con un operador bursátil drogado que desata la hecatombe financiera global. El típico macho enfrentándose a una madama exuberante en un prostíbulo psicodélico. 

Con una tía “concheta” y borracha que apuesta a la violencia de clase alta, el despanzurre de Ifigenia y el comienzo de la guerra de Troya en una sociedad con redes sociales malhabladas y porno. 

Un terrateniente que no sabe qué uso redituable darle a su hijo inútil. Estos cuentos comparten la exageración, el absurdo y también lo sorpresivo; es algo que cuando leo me fascinan las sorpresas argumentales.

En los cuentos serios habló de la muerte, la enfermedad, el duelo, el amor también, por qué no filial y de pareja; el amor sano (aunque hay poco de esto), la senilidad. No son temas agradables, pero a diferencia de los cuentos de humor, en estas “crónicas” más cercanas a nuestra experiencia, el estilo es parco, casi neutro. Lo cual no los hace menos potentes, sino menos manipuladores.

Víctimas Diversas
El escritor relata que para explicar porqué el libro une el humor y lo oscuro, dice «Mi humor es oscuro, ya que cuando llevo ciertas historias hasta su paroxismo, el drama se convierte en sarcasmo». Créditos: Pablo Mateu

Y a pesar de eso o justamente por eso me han dicho que sacuden. Por último, unos pocos textos muy breves, experimentales, con un gran componente poético (no menos políticos, sino todo lo contrario). Son todos textos breves, para leer de un tirón.

¿Tiene la intención de resaltar el papel de «víctima» en sus relatos?

No es algo que hice a propósito, se dio como una selección, una parte de lo que escribo: quedó un material muy heterogéneo. Pero al intentar ordenar los textos para la publicación me di cuenta de que en todos había víctimas.

Desde las sociales (víctimas de un orden injusto o de políticos que hacen la guerra para su propio beneficio, como Julio César), familiares (en el libro hay un par de padres abusivos), y víctimas de enfermedades. O la simple vejez (se puede ser víctima de un virus, del Alzheimer, aunque tal vez sea estirar demasiado el término y confundirlo, no sé). 

Pero sí hay una sensación general de desvalimiento del ser humano (frente a otros, frente al propio cuerpo, hasta frente a la propia indiferencia). Con un humor mordaz o mediante la constatación de situaciones muy simples y, tal vez, conocidas.

Notas Relacionadas