Jul 14, 2022 | Derechos Humanos

Salta: familiares de Matías Ruiz piden esclarecer el caso

A un año de su fallecimiento en un confuso episodio que involucra a policías y personal de salud, organismos de derechos humanos y seres querides de la víctima marcharon este miércoles 13 para exigir justicia. Nota al Pie dialogó con el padre, Carlos Ruiz.
Matías Ruiz
Familiares exigen justicia por la muerte dudosa del peluquero de 27 años, Matías Ruiz, ocurrida en julio de 2021 en un hecho que involucra a las fuerzas policiales. Crédito: Salta 4400.

A un año del fallecimiento en circunstancias dudosas de Matías Ruiz, familiares y organismos de derechos humanos marcharon este miércoles 13 de julio en Salta.  El joven peluquero de 27 años, oriundo de Tucumán, se encontraba corriendo desnudo por las calles cercanas a su domicilio, no se sabe con certeza el motivo. La policía lo detuvo y falleció en un patrullero. Sus familiares denuncian el accionar policial desmedido e irregularidades en la investigación de la causa. 

En diálogo con Nota al Pie, el padre de la víctima, Carlos Ruiz, contó los detalles del caso y exigió justicia por su hijo. También pidió que el caso se lleve a juicio y que llegue, si es necesario, a la Corte Interamericana de Derechos Humanos. La investigación del fallecimiento del joven está a cargo de les fiscales Leandro Flores y Ana Inés Salinas Odorisio.

Matías Ruiz
“Matías era una persona con muchos proyectos de vida. Pero le truncaron los sueños”, dijo su padre, Carlos Ruiz. Crédito: Cosecha Roja.

¿Qué sucedió con Matías Ruiz?

El 13 de julio de 2021, Matías salió desnudo de su domicilio, no sabemos los motivos, y recorrió 320 metros hasta el lugar del deceso donde fue asesinado por la policía. Él se desplazaba con trote aeróbico donde tuvo contacto con les efectives en dos oportunidades y se les escapó. Terminó en calle Urquiza, donde hicieron un cerco policial; entraron dos vehículos en contramano por la calle y, entre Santa Fe y Catamarca, fue arribado. 

Recorrió 300 metros desde su domicilio, donde alquilaba, hasta el lugar donde le fue arrebatada la vida por los uniformados. El 13 de julio estábamos con grados bajo cero. Creo que eran 7:18 de la mañana cuando ingresó por esa cuadra, y eran más de las 7:25 de la mañana cuando lo detuvieron. Lo esposaron como un asesino con las manos para atrás mientras él estaba desnudo. 

¿Consideran que la actuación policial fue desmedida y, además, no brindaron la asistencia médica a tiempo para salvar la vida de Matías Ruiz?

La actuación de la policía fue, para mí, apresurada y desmedida; con total desentendimiento de la vida humana. Cabe destacar que mi hijo no estaba enfermo. Estaba en óptimas condiciones, y no hacía falta que participara ningún agente o ente clínico médico. 

Los uniformados, en cualquier institución de las 24 provincias, toman un juramento cuando reciben el nombramiento de policía. Y dicen: “Juro proteger y servir y custodiar”. Estas tres acciones no las vi nunca en los videos que los comprometen. Por eso, yo sé el trayecto que él hizo solo, el que hizo acompañado y el desenlace. 

Te doy un ejemplo. Mi hijo Matías Ruiz murió y estos uniformados le causaron la muerte, como el caso del afroamericano asesinado en Nueva York (Georg Floyd) donde tres policías lo mataron de forma aberrante y silenciosa. Lo patearon y presionaron sobre las vías aéreas boca abajo. Y obvio, terminó muriendo, pero primero tuvo una muerte cerebral. 

¿Cuáles son las irregularidades de la investigación?

El parte forense fue de muerte súbita; que nunca existió. Porque muerte súbita no hay en un cuerpo de 27 años que está masacrado a golpes. Muerte súbita hay en un cuerpo que no tiene huellas de haber sido violentado.  

La segunda observación fue “falla multiorgánica”. Esta sí sucedió, y el paro cardiorespiratorio también, pero no por una muerte súbita. Hay lesiones que quedaron a la vista.

Aun ellos desconociendo que estaba muerto cerebralmente, terminaron bloqueando las vías aéreas. Estando boca abajo, presionaron con las rodillas sobre los pulmones. Otro uniformado le pisó la carótida. Pero, en la escena de mi hijo, había seis uniformados y había cuatro como espectadores. Mi hijo Matías, que terminó boca abajo en el pavimento esposado, desnudo con grados bajo cero a esa hora,  estaba muerto. 

Nunca estuvo con vida. Lo que dijo el paramédico, de que había signos vitales, hay que descartarlo. Nunca los hubo. Porque el primer ejercicio de salvataje lo tenían que hacer en el piso, no en la camioneta. A él lo cargaron encima de una camioneta después de estar muerto. Deslindaron responsabilidades donde actuaron tres patrulleros, una camioneta y dos autos. Actuó el 911 y personal de la seccional primera y segunda. 

Estudié y evalué el deceso de mi hijo. Por eso, cuando estuve en ciudad judicial, fui a ver la apertura del médico forense; que debía ser a las 10 de la mañana y ellos comenzaron a las 9. Así que me retiré, no presencié nada más. Tardaron doce horas, una falta total de responsabilidad y compromiso.

Matías Ruiz
“Si hubiera tenido la posibilidad de un enlace directo con la Comisión Internacional Interamericana de los Derechos Humanos lo hubiese hecho”, dijo Carlos Ruiz. Crédito: Informate Salta.

¿Cómo era Matías?

Matías era un chico de 27 años nacido y criado en San Miguel de Tucumán. Tenía estudios secundarios completos. Era una persona visionaria a tal extremo de que tomó sus propias decisiones y a los 18 años salió a trabajar, a buscar la vida. Él llegó a Buenos Aires donde aprendió todo lo que es peluquería. Tuvo distintos trabajos y terminó desempeñándose como colorista. 

Él arrancó a los 23, 24 años en la ciudad de Salta. Estuvo un tiempo, se fue y volvió. Alquiló un departamento con local incluido dentro del casco urbano céntrico. Matías tenía un sueño y era trabajar hasta diciembre, porque luego tenía una propuesta para irse a México. Pero ese proyecto se vio truncado en la ciudad de Salta. 

De los hermanos, era el último hijo. Dejaron a toda una familia destruida. Pero Matías era una persona sensata, cuerda, deportiva, sencilla humilde, transparente. No tenía ningún tipo de inclinación delictiva. 

¿Hay personas imputadas o detenidas por el hecho?

Son 15 personas involucradas, de las cuales once son uniformados y cuatro de una institución clínica médica, que es el SAMEC (Sistema de Atención Médica de Emergencias y Catástrofes). Se llama al 911 para ver una persona que esté accidentada, que le haga falta asistencia médica.  

Yo aclaro y reitero son once uniformados involucrados; cinco por omisión y seis involucrados directamente. De los cuales hay cuatro policías imputados, cuando deberían ser once. Los otros imputados son del SAMEC. De las 15 personas involucradas en total, solo ocho fueron imputadas.

La causa sigue su proceso de investigación. En tiempo y forma, mi representante, junto con los otros representantes legales, van a presentar un escrito donde van a pedir que se cierre la investigación y se eleve a juicio a estos imputados. 

Notas Relacionadas