Jun 6, 2022 | Género & Sexualidad

Leyendas Roland Garros: el retorno de Gabriela Sabatini

La tenista volvió a la cancha después de 26 años y Nota al Pie repasa tanto sus victorias profesionales como su rol como mujer en el deporte.
Gabriela Sabatini volvió a las canchas a los 52 años para jugar los Roland Garros, torneo de Leyendas. Crédito: Canal Showsports.

Gabriela Sabatini volvió a las canchas después de 26 años. La estrella argentina del tenis participó en el torneo de Leyendas de Roland Garros. Llegó hasta la final junto a su compañera argentina Gisela Dulko, hasta que las italianas Flavia Pennetta y Francesca Schiavone las vencieron por 1-6, 7-6 (7-4) y 10-6.

La vuelta con sus voleas, sus definiciones y sus golpes de fondo causaron emoción tanto en el país como en el mundo del deporte. “No quiero llorar, pero cada día, cada instante fue un pequeño momento de felicidad. Conozco esta cancha, sentí algo de tensión, fue algo especial”, expresó Sabatini.

La tenista comenzó su profesión a los 15 años en el reconocido Gran Slam para les argentines, y se mantuvo en el top ten femenino mundial durante los siguientes diez años. A sus 26 años se retiró, siendo la mejor tenista del país y de las mejores de Sudamérica, con una despedida organizada por el propio Gobierno nacional.

A lo largo de su carrera, la jugadora ha tenido grandes conquistas como profesional, pero no se queda ahí, sino que se ganó el reconocimiento de todes les argentines por su compañerismo, carisma y humanidad.

Gabriela Sabatini fue la primera y única mujer en ganar los US Open en 1990. Crédito: El Gráfico Libro.

Carrera profesional y decisiones que la marcaron

Gabriela comenzó a jugar a los 6 años y dos años después ya ganaba campeonatos. Cuando tenía 13 ganó el Orange Bowl, importante torneo para menores de 18 y partió hacia Estados Unidos para comenzar su carrera profesional.
A los 14 años fue semifinalista de Roland Garros, y se convirtió en la mujer más joven de la historia, hasta ese momento, en conseguirlo.

Ha jugado contra tenistas como Steffi Graf y compartido triunfos con Mónica Seles y obtuvo el reconocimiento a escala mundial. Estuvo en los primeros planos y dio pelea contra las principales jugadoras del circuito, hecho que la llegó a posicionar en el tercer puesto del ranking WTA. En 1990 se convirtió en la primera, y hasta ahora única, mujer argentina en ganar el US Open.

El tenis suele ser tildado de egoísta y solitario, pero Gabriela no sólo es un ejemplo de profesionalismo, sino también de muestras de humanidad que la destacaron del resto, como la conocida historia de Mónica Seles.

La yugoslava vencía a Magdalena Maleeva en el Torneo de Hamburgo y continuaba con una tendencia que la mostraba como la mejor del mundo, robándole el lugar a Steffi Graf. En ese momento, un fanático de la tenista alemana irrumpió en la cancha y apuñaló a Seles por la espalda.

Ante la imposibilidad de jugar en el circuito y la pérdida de puntos por no defender los ganados en el año anterior, la Asociación de Tenis Femenino (WTA) convocó a las 17 de las mejores 25 tenistas del momento a una votación. Se trataba del ranking de Seles, si debía congelarse hasta que pase la etapa de rehabilitación; la votación fue 16 a 1 por no mantener el ranking, el único voto a favor fue el de Sabatini.

“El resultado fue casi unánime en contra de la protección de mi ranking. Todas las jugadoras votaron en la misma línea, con la única excepción de Gabriela Sabatini”, contó Seles al tiempo del hecho. Además, agregó: “Me decepcionó que Steffi Graf haya votado en contra. Habíamos llorado juntas cuando estaba en el hospital en Hamburgo”.

En 2015, Seles y Sabatini jugaron juntas en una exhibición en el Madison Square Garden de Nueva York. Ese partido significó el regreso de la jugadora argentina al tenis.

En la previa, la yugoslava habló respecto al suceso ocurrido y la actitud de Sabatini: “Fue la única que me apoyó, le tengo mucho aprecio. Pensó como persona y no por el ranking y el negocio. Gaby es diferente al resto: es muy humana y tiene valores. Cuando me llamaron para jugar este partido no dudé ni un segundo”.

La alemana Steffi Graff es la histórica rival de Gabriela Sabatini. Crédito: wattenis.

Sabatini, la deportista ejemplar

A los 26 años, la tenista argentina dejó su carrera profesional para tener una vida más tranquila. Desde la adolescencia que los focos la iluminaron, cada movimiento de su cotidianidad se transformaba en un hecho noticioso o de interés para el público.

Si bien Sabatini siempre ha mantenido un bajo perfil, no fue fácil ser mujer, deportista y, además, lesbiana. Los medios de comunicación mantuvieron oculta durante años la orientación sexual de Sabatini; en ocasiones, hasta inventando amoríos, de los cuales el más polémico fue el de Ricky Martin. Es el día de hoy que algunos medios siguen hablando de Luján Grisolía, su pareja hace más de 15 años, como su “mejor amiga”.

Martina Navrátilová, ex tenista de nacionalidad checa y estadounidense, quien compartió años de juego con Sabatini, expresó sobre el rol de la mujer en el deporte. “El tenis femenino está abriendo camino en la lucha por la igualdad de las mujeres en todas partes, pero todavía hay demasiados países en los que las mujeres no tienen ni de lejos los mismos derechos: no pueden votar, no pueden conducir un coche, no pueden salir a correr en pantalón corto y camiseta”, manifestó.

“Existe una gran diversificación en lo que respecta a la religión, el color, la orientación sexual. Todo eso está representado. Adivine lo que falta: mujeres. Tenemos diversidad, pero es toda del mismo sexo. La mayoría son hombres”, concluyó la tenista estadounidense. A partir de las conquistas de Sabatini, tanto en materia de derechos y reconocimiento como en lo competitivo, es que muchas mujeres han elegido el deporte y el tenis, en particular, de profesión.

En los Roland Garros de Leyendas 2022, la ex tenista Gabriela Sabatini fue agasajada en la Embajada de Argentina en Francia. “Fue un gran privilegio organizar esta recepción en honor a Gabriela Sabatini en la residencia de los embajadores argentinos en Francia, porque ella es y ha sido nuestra mejor embajadora en el mundo”, expresó Leonargo Costantino, embajador argentino en Francia. En el mismo sentido, agregó: “Su brillante carrera sigue inspirando a las nuevas generaciones de jugadores y de millones de argentinos”.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie