Abr 23, 2022 | Sociedad

The Walking Conurban: en busca de la desestigmatización del Conurbano Bonaerense

Nota al Pie dialogó con Guillermo Galeano, uno de los fundadores de la cuenta que muestra la cotidianeidad de uno de los territorios más difamados del país.
The Walking Conurban
The Walking Conurban organizó el año pasado un concurso para elegir “Las 8 Maravillas del Conurbano”, y el primer puesto se lo llevó la “Feria Persa” de San Miguel, que antaño fue el boliche “Sain Kaleh”. Crédito: @aversiteacordas.

El Conurbano Bonaerense suele ser considerado un lugar inseguro y peligroso, producto de la estigmatización constante que lo ha caracterizado como tal. Frente a esta visión, The Walking Conurban (TWC), una cuenta de Instagram creada en 2018 por un grupo de amigos de Berazategui, al sur del Gran Buenos Aires, revaloriza el territorio que habitan más de 10 millones de personas.

TWC comparte imágenes de murales; grafitis; pasacalles; esculturas; escenas llamativas; estructuras arquitectónicas y lugares característicos de los 24 municipios que rodean a la Capital Federal, con el objetivo de mostrar su cotidianeidad.

En diálogo con Nota al Pie, Guillermo Galeano, uno de los fundadores, contó que el concepto “The Walking Conurban” surgió luego del temporal del 4 de abril de 2012, que dejó destrozadas varias zonas de la provincia de Buenos Aires. En ese entonces, tenía una banda junto a sus amigos Diego Flores, Ángel Lucarini y Ariel Palmiero, y al día siguiente de la tormenta se reunían a ensayar.

“El trayecto hasta la sala de ensayo era de 10 minutos en línea recta, de Berazategui a Quilmes, pero tardamos casi una hora porque después de la tormenta una parte de las calles habían quedado intransitables por los árboles caídos”, recordó Galeano.

Además, comentó que “los vecinos que se habían quedado sin luz habían cortado otras tantas calles, habían fogones improvisados en las esquinas y pequeñas asambleas”. Ante tal panorama, los amigos definieron “ese paisaje post apocalíptico” como “The Walking Conurban”, en alusión a la serie de apocalipsis zombi “The Walking Dead”.

Fue así como comenzaron a fotografiar escenas llamativas del terreno en el que crecieron; y en abril de 2018 decidieron subirlas a las redes para “compartir esas fotos con un grupo de amigos y conocidos un poco más amplio”. Sin embargo, no tenían “ninguna pretensión de nada más trascendente que eso”. Cuatro años después, tienen alrededor de 350 mil seguidores en Instagram; 61 mil en Twitter y 5 mil en Facebook, y reciben colaboraciones de habitantes de diversas zonas.


El conurbano como unidad

Una de las principales características de TWC es que sostiene un discurso que “valora al conurbano, más allá de los problemas que lo aquejan”. Así, se planta frente a la idea hegemónica que “lo reduce a ese lugar sórdido en el que las peores cosas ocurren”, explicó Galeano.

En este sentido, buscan mostrar el terreno que está más allá -o más acá- de la General Paz de una forma distinta a la de los grandes medios de comunicación. Es por eso por lo que hacen hincapié “en un Conurbano más realista, o por lo menos, menos exagerado en su rasgo negativo”.

The Walking Conurban
TWC se encarga de compartir fotografías de lugares característicos del conurbano, así como de escenas llamativas, carteles y grafitis. Crédito: @denismirandachz.

“Ver el Conurbano de día, sin gente agarrándose a piñas, sin vecinos peleando, sin tiros, sin sangre, pareciera ser una novedad mediática”, comentó el integrante de TWC. Al respecto, dejó en claro que “en la vida de 10 millones de personas es la regla y no la excepción”.

Además, hizo hincapié en la necesidad de “dejar de lado el localismo” para percibir al conurbano “como una unidad y no como una agregación de lugares”. En este punto, remarcó que “el tiempo que uno tarda en recorrer la distancia que nos separa es ridícula”; y agregó: “¿Quién se puede sentir habitante del mismo espacio cuando para ir del punto A al B, podés llegar a tardar 3 horas?”

Dada la cantidad de lugares atractivos que se pueden ver en las redes de TWC, Galeano se refirió a la potencialidad “turística” del conurbano; y señaló la belleza estética que muestran frente a la imagen de decadencia que impone el discurso hegemónico.


De un grupo de amigos a una comunidad conurbana

En la concepción del conurbano como una unidad, Galeano hizo hincapié en las similitudes existentes entre las zonas Sur, Oeste y Norte; y explicó que “al no dar geo-referencias de las imágenes uno se empieza a confundir y al mismo tiempo entiende que el mismo paisaje que puede ver en José León Suárez, lo encuentra en Berazategui, en La Lucila, en Olivos o en Florencio Varela”.

Además de lo estético, el integrante de TWC se refirió a la similitud entre los problemas y las formas de resolverlos; y concluyó que “esa identidad que antes se circunscribía a un barrio o a una localidad, ahora puede ser más extensa”.

The Walking Conurban
Guillermo Galeano comentó que “al no dar geo-referencias de las imágenes uno se empieza a confundir y al mismo tiempo entiende que el mismo paisaje que puede ver en José León Suárez, lo encuentra en Berazategui, en La Lucila, en Olivos o en Florencio Varela”. Crédito: @vitale_pablo.

Con respecto a la relación con les seguidores de la cuenta, comentó que “hay una cercanía muy linda”. En este marco, si bien quienes administran las redes son los mismos que al principio, “el hecho de que buena parte del contenido sea colaborativo, hace que el público de TWC, sus seguidores, sean una parte importante de la cuenta también”.

“Al tener un contenido colaborativo podemos tener material que muestra la cotidianeidad del conurbano”, remarcó Galeano. Así, lo que empezó como un pasatiempos entre amigos, se transformó en una verdadera comunidad conurbana que día a día reivindica la belleza e identidad del “paraíso post-apocalíptico a minutos del obelisco”.

Compartir:

Seguir Leyendo

Nota al Pie | Noticias en contexto