Abr 22, 2022 | Deportes

Luto en el fútbol italiano: desapareció Catania

El mítico club que albergó a varios argentinos deambulaba por la tercera categoría y fue excluido del fútbol italiano a falta de cuatro fechas, tras haberse declarado en bancarrota.
Catania
Catania Calcio dejó de existir tras haber sido declarado en bancarrota en diciembre de 2021. Deberá empezar desde cero para volver a lo máximo del fútbol italiano. Crédito: Catania Mood

Con su fundación en 1929, y una refundación en 1946, el club Catania Calcio ha dejado de existir tras haberse declarado en bancarrota en diciembre del año pasado. En esta ocasión, la Justicia ordenó el cese de la actividad deportiva de la institución, la cual estaba en la Serie C desde 2015 y le restaban cuatro partidos para completar el campeonato pero que como consecuencia no podrá disputarlos. Se encontraba 11° con chances de jugar los play-off por el ascenso.

El último 22 de diciembre de 2021, el mismo Tribunal lo declaró en quiebra de manera oficial y desde aquel momento los aplazamientos y prórrogas se volvieron constantes, hasta hace unos días que derivaron en su desaparición.

En su momento, fue el club de Europa más argentino de todos por la incorporación de más de dos equipos titulares de jugadores de ese país, inclusive un DT; fue el primer club que Diego Simeone dirigió en el Viejo Continente.

La desaparición de Catania

Dentro de un comunicado oficial, se hizo pública la declaración del presidente de la Lega Pro, Francesco Ghirelli, quién indicó: “Con gran pena debo señalar que la terminación del ejercicio provisional durante la temporada regular causa un daño grave al campeonato de la Serie C”. Además, agregó: “Esta es una situación que, como presidente de la Liga, nunca quise vivir”. Fue así que la Federación Italiana de Fútbol oficializó la desaparición del club siciliano.

En otro apartado del mismo escrito con el que el Tribunal le comunicó su decisión al club, se señaló que la situación final se produce tras la “caducidad por incumplimiento de la obligación de pago del importe total de la contraprestación del empresario Benedetto Mancini”. Incluso, la Lega Pro explica que el propio Mancini fue quien presentó la única oferta de compra por el club, aunque no terminó por desembolsar el importe total fijado para la transacción, en torno a 500 mil euros.

En cuanto a la defensa institucional, Catania comunicó mediante un escrito que pedirá una “intervención  financiera extraordinaria, o una contribución de la Lega Pro, en la medida que permita combinar el interés en la continuidad en el campeonato en curso, con los intereses del procedimiento concursal del club”. En cuanto a lo deportivo, tuvo un total de 24 jugadores argentinos dentro de sus filas durante sus mejores épocas.

Entre las dos docenas de jugadores albicelestes se distribuyen primero con dos arqueros de renombre como Juan Pablo Carrizo y Mariano Andujar. En la defensa tuvo cinco defensores: Nicolás Spolli; Gino Peruzzi y Gastón Monzón son los más destacados. Por el lado del mediocampo fueron 13 los apellidos, pero Fabián Rinaudo; Lucas Castro; Alejandro “El Papu” Gómez; Pablo Barrientos y Pablo Ledesma fueron los más recordados. Por último, en la delantera estuvieron cinco en el club pero se destacaron Gonzalo Bergessio y Maximiliano López.

Catania
El club italiano fue el primer destino del “Cholo” Simeone en Europa como técnico en el año 2011. Tras su llegada se abrieron las puertas a más coterráneos del ex volante de Racing. Crédito: La Sicilia

No fue el primero en decir adiós

Con tantos años de fútbol, la desaparición de clubes es moneda corriente a lo largo de la historia. Cada institución debe iniciar desde abajo, en las categorías no profesionales mediante una refundación (otra en el caso del equipo de Sicilia), ya que no siempre es por razones deportivas. Catania ha sido descendido a la Serie B como castigo por amaño de partidos y no ha podido nunca volver a primera.

La Federación, en este caso, como forma de “desmantelar” el club, dejó en acción de libertad a sus jugadores para que puedan irse a otros equipos. Además, los puntos que los rivales consiguieron en césped ante Catania quedan anulados.

Son cosas que todo club que haya sufrido lo que le pasó al conjunto italiano debe atravesar para que su reinicio sea a foja cero. En Italia es muy recordado el caso de Parma que desapareció a causa de sus malas finanzas y en 2015 se refundó.

El equipo del que surgió Gianluigi Buffon inició desde la regional italiana y  logró llegar a la máxima categoría en 2018, aunque tras tres temporadas, volvió a la B en 2021.

Dentro del Viejo Continente la mayor causa de desaparición es problemas financieros importantes. Como el caso de Dnipro de Ucrania. Supo brillar en la Europa League de 2015 al vencer al Ajax y Nápoli. En dicha edición llegó a la final, donde perdió ante Sevilla.

En 2017 fue descendido a la Segunda División por impagos y en 2019 a Tercera y en ese mismo año terminó por desaparecer. Como contracara, Dnipro-1 fue su sucesor, fundado en 2017. 

Dentro de Reino Unido hay dos casos sobresalientes de clubes famosos como Rangers de Escocia y Wimbledon inglés. En el primero de ellos, es el sucesor del Glasgow Rangers que, tras una dura crisis económica, empezó de cero en la cuarta división.

Para el segundo caso, el histórico de Inglaterra estuvo ocho temporadas en la Premier League pero una deuda con el tesoro británico desencadenó en su desaparición. Hoy en día es Milton Keynes Dons de la tercera categoría. 

En Italia hay más casos de clubes históricos pero no de manera deportiva como UD Salamanca y Triestina, que se refundó en la sexta división. En otros casos hay clubes que por poco se salvaron como Recreativo de Huelva o Megdburgo.

Catania
Entre las filas de la institución siciliana pasaron un total de 24 futbolistas argentinos pero solo tres quedaron inmortalizados en el mural de los ídolos: Mariano Izco, Gonzalo Bergessio y Alejandro “Papu” Gómez. Crédito: Marca

Casos en Argentina

Los clubes de Argentina no son ajenos a las crisis económicas y posteriores desapariciones, como son los casos de varios clubes de épocas anteriores. 

El caso de Alumni es el más resonante. El primer gran campeón del fútbol argentino con 22 títulos. Fundado en 1898, jugó en la liga argentina en ese año y 1899; pero tras obtener todos los títulos no se inscribió en el torneo de 1912 y en abril de ese año dejó de existir.

Otro caso relevante es el que sufrió el club Deportivo Mandiyú de Corrientes, fundado en 1952,  el cual tras siete años consecutivos (1988-1995) en la Primera A sufrió el descenso, pero no pudo solventar la plaza por problemas económicos. Fue el club que albergó la primera experiencia de Diego Maradona como DT en 1994 y en 1991 protagonizó un cruce contra San Lorenzo en la liguilla pre Libertadores pero no alcanzó porque la ventaja deportiva favoreció al “Ciclón”.

Tras tres años de no poder competir en el Nacional B, realizó una refundación bajo el nombre de “Deportivo Textil”, que pasó a cambiar a inicio de siglo aunque también desapareció mediante una fusión. Resulta que en 2010 un sector de la comisión directiva revivió a Deportivo Mandiyú y, por un tiempo, ambos clubes coexistieron, pero meses después se combinaron por decisión del gobierno provincial. Hoy por hoy solo existe el segundo en la liga correntina.

Otro nombre que se vio apagado por la historia fue Arsenal de Llavallol, fundado en 1948 (9 años antes que el homónimo de Sarandí) y con un debut como afiliado en 1952. 

Estuvo en acuerdos con River y Boca en las décadas del 50 y 60, hasta que obtuvo su última función en 1968 con una derrota en la primera C. Entre muchos que hay en las páginas del fútbol argentino, se destaca el nombre de Sportivo Palermo por ser el penúltimo club desafiliado.

Fundado en 1908 se afilió a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) siete años después y, entre 1920-1933, estuvo en la máxima categoría. Tras ese período sufrió dos fusiones, deambulaciones en categorías menores y distintas desafiliaciones y tres regresos al profesionalismo. Su última función fue en 10 de septiembre de 1983 frente a Yupanqui como local en el estadio de Brown de Adrogué. Por no tener estadio propio y por  problemas económicos el club desapareció en 1984.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie