Abr 19, 2022 | Actualidades

Hacia un mercado más igualitario: pequeñes productores llegan al Mercado Central 

La iniciativa de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) busca concretar la venta de alimentos sin intermediaries y mejorar los precios de venta. Nota al Pie dialogó con Lucas Tedesco, miembro de la organización.
Desde este martes los alimentos producidos por les pequeñes productores campesines van a llegar a la mesa del pueblo de forma directa, sin intermediaries que fijen precio según sus intereses. Crédito: Pedro Ramos NAP

Este martes, el Mercado Central de Buenos Aires se llenó de fiesta por la llegada de pequeñes productores familiares que van a comenzar a comercializar allí sus producciones. Luego de compartir un almuerzo y brindis entre les presentes, a las 14 horas se dio por inaugurada la primera nave de productores campesines.

En la inauguración participaron diferentes organizaciones como la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), la Asociación de Medieros Asoma, el Frente Agrario Evita y el Movimiento Nacional Campesino Indígena Somos Tierra Vía Campesina (MNCI-Somos Tierra). También estuvieron presentes trabajadores, productores y vecines. 

Esta iniciativa fue impulsada por la actual gestión de la UTT al frente de la Corporación Mercado Central de Buenos Aires.  Esta nueva nave de comercialización “llega a concretarse en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Lucha Campesina, que se celebra a nivel mundial el 17 de abril”, señalaron en un comunicado desde la organización. 

“Las familias productoras de la tierra podrán acceder a la posibilidad de la venta directa al por mayor en un gran espacio concentrador y distribuidor frutihortícola como lo es el Mercado Central”, señalaron desde la UTT.  Así, son incluidas de manera equitativa en la cadena de comercialización.


Nota al Pie dialogó con Lucas Tedesco, integrante de la UTT, para conocer la importancia de este evento histórico no solo para el Mercado Central, sino también para les productores.

Les productores al Mercado Central

El Mercado Central, lugar donde les grandes intermediaries fijan los precios, vive por estos momentos un hecho histórico. Por primera vez, les pequeñes productores campesines tendrán la posibilidad de vender de forma directa sus producciones. La importancia radica en que ya no van a depender de acopiadores e intermediaries que terminan pagando menos de lo que su trabajo vale.

Según manifestó Lucas Tedesco “esto es la respuesta que venimos construyendo, rompiendo con una lógica de un Mercado Central donde solamente podían entrar grandes operadores o algunos minoristas, ya que también tienen su espacio”. De esta manera, el alimento va a pasar de les productores a les consumidores sin intermediaries.

“Es un hecho real en el Mercado Central donde estas lógicas no son muy fáciles. Fueron dos años de lucha hasta conseguir el presupuesto, el lugar sobre el terreno. También conseguir todas las habilitaciones. Por eso hoy es un día de fiesta, un hecho histórico”, expresó Tedesco.

Los alimentos que se van a comercializar provienen en su mayoría del cordón frutihortícola de La Plata, Florencio Varela y Berazategui. También participan organizaciones campesinas que trabajan a nivel nacional como la UTT y Somos Tierra. “Es lo que siempre les remarcamos, que se organicen porque es la forma de poder cambiar su realidad”, resaltó. 

“Nos organizamos para tratar de vencer toda esta cadena innecesaria de grandes y medianos intermediarios que se terminan quedando con todo el fruto de nuestro trabajo”, señaló Tedesco. Crédito: Pedro Ramos NAP

La realidad campesina

“El objetivo es favorecer a los que viven más golpeados. Hoy las familias productoras hortícolas la vienen pasando mal. Casi el 99% alquila la tierra, vive en condiciones indignas y venden a merced de los intermediarios”, explicó. 

El hecho de que ahora puedan contar con un puesto en Mercado Central representa para la UTT lo que debería ser una política de Estado. “Esto lo deberían replicar los diferentes mercados del país. Es un ejemplo de decisión, de construcción de otro escenario dándoles las posibilidades a las familias campesinas, en estos momentos de mucha inflación”, añadió Tedesco. 

Las familias producen en invernaderos dentro de tierras que son alquiladas sin un contrato formal. Cuando viene el camión intermediario, indica el precio que les va a pagar, sin posibilidad a que haya una puja de precios. “Ese precio ya está arreglado entre los mercados y los intermediarios y el productor no tiene forma de negociar. Si no acepta lo que le quieren pagar, atrás viene otro camión que le va a ofrecer menos plata”, resaltó. 

En tanto, el integrante de la UTT agregó que “eso está organizado entre los intermediarios que estipulan los precios antes de ir a comprar día a día. Los productores, al no tener el termómetro del precio las 24 horas, son engañados. Muchas veces se llevaban las producciones y les pagaban tiempo después o no les pagaban”.

En el caso de los almacenes de la UTT, los precios son fijados en una mesa de trabajo donde participan les mismes productores. Además de tener en cuenta la situación de cada productor, consideran que sean precios accesibles para el pueblo.

Desde hace dos años, el Mercado Central de Buenos Aires está presidido por Nahuel Levaggi, Coordinador Nacional de la UTT. Crédito: Pedro Ramos NAP

Situación actual del Mercado Central

El 24 de marzo de 2020, el Presidente Alberto Fernández convocó a la UTT para que asumiera el control del Mercado Central. “Para nosotros este mercado no era ejemplo de nada, siempre nos oponemos a los grandes concentradores. Ese ofrecimiento nos lo hacen por nuestra capacidad de organización, no somos parte de ningún partido político”, remarcó Tedesco. 

“Siempre ha sido un nicho de favores políticos y económicos, nosotros desde el primer momento que llegamos rompimos con esta lógica. Nos encontramos con gente que cobraba sueldos extraordinarios pero que nunca iban a trabajar. A todos esos personajes que son parte de esa construcción nefasta de la política los hicimos un paso al costado”, aseveró.

Por último, destacó que se incorporaron profesionales de diferentes áreas: “Por ejemplo, para fortalecer los laboratorios para poder tener el test de los químicos y venenos que vienen en las frutas y verduras. Eso también molesta, al camionero no le importaba si venía con veneno o no, hay muchos intereses en juego”.

Notas Relacionadas