Abr 10, 2022 | Actualidades, Sociedad

“Tres Ombúes”, la lucha por la memoria ancestral

Nota al Pie habló con la representante legal de la comunidad, Paula Alvarado Mamani, quien brindó un recorrido histórico de los reclamos y detalles de la causa.
Entrevista a la representante judicial de la causa Tres ombúes Paula Alvarado Mamani
Les integrantes de la Comunidad continuarán la lucha por la protección de su espacio espiritual. Créditos:  Leslie Sánchez

Tres Ombúes es un sitio de la memoria de los pueblos originarios, comprendido entre la autopista Tte. Gral. Pablo Richieri, Ruta provincial N.° 4 (Camino de Cintura) y el Río Matanza. Sin embargo, el lugar no recibe la protección que debería, y ese es el reclamo central de les matanceros.

A su vez, los pueblos Diaguita, Kolla, Quechua, Guaraní, Mapuche y Qom forman parte de la organización y se encuentran en una lucha constante por el recuerdo de sus ancestros. Cabe destacar que la lucha de Tres Ombúes por preservar el territorio es de larga data.

Paula Alvarado Mamani, abogada de la comunidad Tres Ombúes, brindó a Nota al Pie un recorrido desde los inicios de la lucha, hasta la actualidad. También, resaltó cuáles son sus reclamos y la influencia de la municipalidad en la preservación del territorio.

¿Cuándo tiene inicios la causa de “Tres Ombúes”?

La lucha territorial del espacio comenzó en 1536, en la batalla de Corpus Christi, en Provincia de Buenos Aires, porque justamente el Río Matanza que atraviesa la comunidad es donde empezó el genocidio, que hoy forma la localidad de Ciudad Evita, entre la Autopista Richieri y las distintas protecciones del sitio.

En ese sentido, posteriormente la lucha fue con la construcción de la autopista, que tiene una pequeño desvió, donde se encontraban los Tres Ombúes. Frente a la preservación de los árboles se decidió que la autopista tenía que preservar este espacio.

Por otro lado, las investigaciones del sitio empezaron en los años ’80, cuando el arqueólogo Daniel Condazo comenzó a investigar todo lo que encontraban en el territorio. Las vasijas y todos los objetos encontrados se llevaron al municipio de La Matanza. Luego, después en los años ’90, comenzaron los rastrillajes completos del territorio.

¿Cómo te contactó la comunidad para que seas su abogada?

A mediados de 2015 di una charla en el colegio de abogados de La Matanza, donde había realizado una gran actividad sobre el derecho de los pueblos indígenas y se acercó Delia, la referente de Tres Ombúes a comentarme la situación. En esa charla intercambiamos teléfonos, situaciones y a partir de ahí me sume darle visibilización al sitio.

La defensa del territorio ancestral matancero

¿Cuál es el reclamo principal de la comunidad?
El reclamo principal es la protección y señalización del sitio ancestral. Nosotros no nos creemos dueños del lugar, queremos que sea un espacio identitario, donde tengamos un museo de cosas y podamos tener talleres.
Queremos que sea un espacio para la sociedad, que se trabajen cuestiones indígenas. Digo territorio identitario porque La Matanza se ha olvidado que ahí sucedieron esas batallas y era territorio indígena, recuperar esa identidad. Además resguardarlo, que sea un lugar donde se puedan realizar actividades y podamos seguir difundiendo la cultura indígena.

Teniendo en cuenta su gran valor, Tres Ombúes no solamente fue un santuario ancestral, en el cual los indígenas realizaban ceremonias ancestrales, sino que también fue un yacimiento arqueológico, comprende un montón de espiritualidad. Es un sitio que está lleno de energía, y donde los ancestros que pertenecían a la provincia de Buenos Aires están descansando.

Entrevista a la representante judicial de la causa Tres ombúes Paula Alvarado Mamani
 Les defensores del espacio tuvieron que hacer frente al avance de las construcciones que estropearon el espacio. Créditos: Facebook comunidad tres ombúes 

¿Cuál es tu interpretación sobre los agravios sufridos en el territorio?

La interpretación de los agravios es que detrás de esto hay una especulación inmobiliaria, las dos personas que revendían los terrenos, que no tienen la titularidad, crearon un negocio inmobiliario con las dos parcelas. La situación va más allá porque hoy nos encontramos con paisanos que tienen hasta cinco terrenos y casas con hasta tres pisos muy ostentosas.

Por otro lado, hay una cuestión de especulación inmobiliaria que tiene que ver con el resguardo personal, hay violencia y hostigamiento. La situación aumentó su nivel, incluso a nuestro referente la salieron a correr con un machete. La gendarmería hoy tiene la potestad de cuidar el sitio y resguardar la libertad ambulante.


¿Qué rol cumple el municipio en la causa? ¿Está involucrado?

El rol del municipio fue nada, solicitamos muchas veces reuniones e intervención, pero nunca se hicieron presentes cuando se los convocaron. No tuvimos relación alguna, conocen de la situación seguro, pero han mirado y pateado para otro lado en el momento.

¿Crees que detrás de la causa hay intereses políticos?

Seguro hay intereses políticos. Traigo a la memoria el asesinato de Roberto Orellana, un militante fallecido en la represión de 2018 que se dio de madrugada de una manera muy extraña. La justicia todavía no actuó, esto nos da la pauta de que hay otros intereses más allá de la especulación inmobiliaria.

Entrevista a la representante judicial de la causa Tres ombúes Paula Alvarado Mamani
 De las 110 hectáreas pertenecientes a los indígenas, solo queda el 20 por ciento. Créditos: Facebook comunidad tres ombúes

Estado actual de la causa

¿Qué ocurrió el 24 de marzo?
El 24 de marzo, mientras estábamos en la plaza por el reclamo de memoria verdad y justicia, no solo nos rompieron nuestra señalización, sino que nuestro sitio espiritual, nuestro altar fue atacado. Hicimos la denuncia y el juez convoco a una audiencia testimonial.
En la audiencia, no solamente el juez nos preguntó sobre la situación del 24 de marzo, sino que pudimos comentarle sobre los daños del lugar, la persecución y violencia.
Los avances de la causa están en manos del Juzgado 3 de Morón, el cual tomó cartas en el asunto y tuvo en cuenta nuestra voz para parte del expediente. Nos respondieron correctamente sobre las denuncias de hostigamiento.

¿Cuál es la situación actual de la causa?

Hoy en día, dentro de la causa no solo está el Estado nacional y los dueños de las parcelas, sino también la comunidad que reclamamos la protección de este sitio. En el año 2017 comenzamos los trámites de personería jurídica, cumplimos con todos los requisitos y la institución, la Subsecretaria de Derechos Humanos de Buenos Aires, no nos otorgó la personalidad.
Otra cuestión es que desde la comunidad exigimos que lleven un relevamiento donde se delimite cual es el territorio que la comunidad va a proteger. No digo que sea de nuestra propiedad, sino que es de toda la sociedad y las personas que busquen su protección.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto