viernes 12 de abril de 2024

8M: Detrás de las violaciones y los femicidios, la masculinidad

Nota al Pie realizó una entrevista a la socióloga Agustina Palazzesi sobre violencia de género y masculinidad.
la masculinidad
Según el Observatorio Ahora Que Sí nos Ven, las mujeres dedican un promedio de 6,4 horas semanales a tareas domésticas y de cuidados. Mientras que los varones, solo 3,4. Créditos: Head Topics.

Ayer millones de mujeres en todo el país salieron a manifestarse en contra de la violencia de género. Según datos recogidos por el Observatorio Ahora Que Sí nos Ven, cada 28 horas ocurre un femicidio en Argentina. Entre otros puntos alarmantes, el 55% de los femicidios ocurren en la casa de la víctima. Además, una de cada cinco asesinadas, ya había denunciado situaciones de violencia o tenía medidas de protección.

Pero, ¿qué sucede con quienes ejercen las violencias? Los datos también reflejan que cada 28 horas, un varón comete un femicidio y que, al menos 1 de cada 5 veces, se había expuesto que ese varón ya violentaba a esa mujer. Para comprender la relación que tiene la masculinidad con fenómenos como violaciones o femicidios, Nota al Pie dialogó con la socióloga Agustina Palazzesi.

En la entrevista anterior habías señalado que la cultura del no-consentimiento organiza la sociedad en torno a la voluntad del varón por sobre las demás identidades ¿De qué manera se traduce esto en violaciones y femicidios? 

Justamente tienen que ver con esto de ejercer el poder y de situar a la mujer y a las feminidades como un otro/otra/otre inferior que está a disposición del varón y de la voluntad de ese varón. Entonces, si el varón decide vas a vivir, vas a vivir de la forma que el varón quiera y bajo esos términos porque es una demostración de poder. Los femicidios son la expresión más cruenta de esta escalada de poder. También aparecen fenómenos bastante recurrentes como el asesinato de niñes, incluso hijes en común, como una forma de venganza hacia la mujer. Es una demostración de poder. Lo mismo que sucede con la violación. No tiene que ver con la sexualidad en sí, más allá de que es una agresión sexual y es una agresión hacia la sexualidad de la mujer. Mejor dicho, no tiene que ver con el placer sexual en sí del varón, o con cuestiones como las que solemos escuchar de «hace tanto tiempo que no tiene relaciones que no puede contenerse y decide violar». No, si no más bien todo lo contrario. Tiene que ver con la necesidad de ejercer su poder y de validar su masculinidad. Validarla ni siquiera ante la mujer si no hacía los únicos que importan que son el grupo de pares porque son los únicos otros que valen, que sirven y cuya opinión importa que son los otros varones. La mujer en ese esquema es solamente un medio para dar un mensaje de «yo soy un varón, yo sirvo». Por otro lado, también existen violaciones correctivas que buscan marcar cuál es el lugar que te pertenece como mujer, o moralizantes, por ejemplo, «no salgas de noche, la nocturnidad no te pertenece» la vía pública no te pertenece, etc. Lo que sucedió a Higui, que se defendió de un intento de violación correctiva fue justamente por ser ella lesbiana; entonces, esta idea de que no podés ser, y en ese no podes ser, te vamos a corregir.

la masculinidad
El 59% de los femicidios fue cometido por las parejas y ex parejas de las víctimas, según datos del Observatorio Ahora Que Sí nos Ven. Créditos: El Paraná Diario.

¿Este tipo de expresiones de violencia tiene que ver con una forma de “ser varón”?

Claro, este tipo de masculinidad se ejerce y también necesita pruebas todo el tiempo. El grupo de pares, que es hacia el cual va dirigido ese ejercicio de masculinidad, todo el tiempo pide pruebas de que vos perteneces y que ejerces esa masculinidad. Entonces, los varones se ven obligados. para pertenecer y no ser excluidos, llevar a cabo, hechos, cosas, que apoyan esa masculinidad. Que puede ser desde reírse de un chiste a cada vez actos más complejos. De todas maneras, esto no significa que esté completamente determinado. Cada uno también tiene su subjetividad, tiene sus límites y tiene la posibilidad de correrse, de frenar y de señalar o apartarse de ese grupo de pares. 

No está determinado

La mayoría de los varones, quieren pertenecer y adhieren a ese código masculino. Por otro lado, los que están un poco corridos de eso, como protesta deciden guardar silencio, como mayor de las acciones. Son pocos los que intervienen con la palabra y son sancionados por el grupo. Y la verdad que con guardar silencio como forma de reprobación no alcanza. Ya a este punto, no alcanza. 

¿Por qué les cuesta tanto a los varones corregir o poner límites en este tipo de situaciones a sus amigos o conocidos?

Lo que pasa es que eso tiene un costo. Tiene un costo social, tiene un costo en el prestigio, tiene un costo económico. Este corporativismo al cual los varones quieren pertenecer, además, no se trata solamente del grupo de pares, del grupo de amigos, del grupo de compañeros de trabajo. Si no que también los excede y como es una sociedad patriarcal, los varones y los hombres están situados en todos los ámbitos de poder y también esa cofradía y ese corporativismo llega hacia ahí. Es por eso que va un policía varón y decide que eso no es una situación de violencia si no que es una situación de pareja; o en la fiscalía se desestima lo que estás hablando; o el juez dictamina que fue solamente un abuso o un comportamiento impropio o cualquiera de las condenas aberrantes que hemos tenido en relación a varones o por violencia o por femicidio. Obviamente también se cruza la clase, la posición económica de estos varones pero, cuando es el momento de juzgar a una mujer, rápidamente se la condena como el caso paradigmático de Nahir Galarza que fue procesada en tiempo récord y con una condena que excede a la que le habían dado a Videla, por ejemplo. La condena más larga del país. Y fue muy rápido.

la masculinidad
Al menos 43 niñes perdieron a sus madres como consecuencia de la violencia machista en lo que va de 2022 señala el Observatorio Ahora Que Sí nos Ven. Créditos: Once Noticias.

¿Qué podemos hacer?

Hay un montón por hacer. Se puede empezar por fomentar la cultura del consentimiento. En les niñes y en los no tan niñes también, porque no tenemos 40 años para esperar que esos niñes crezcan y que el mundo sea mejor. Porque nos están matando ahora y les adultes tenemos que empezar a inferir en nuestra propia educación y en la educación de nuestros pares. Bueno, ¿qué pasa con la cultura del consentimiento en los varones, la masculinidad hegemónica? y ¿qué pasa con la cultura del disfrute en nuestras propias experiencias de las feminidades?

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

La Justicia responsabilizó a Irán y Hezbollah por los atentados contra la AMIA y la Embajada de Israel

Tras el abordaje a la causa por encubrimiento, con la reducción de algunas de las penas, la Cámara de Casación se expidió sobre la autoría de los ataques. Las críticas de Memoria Activa al fallo y el posicionamiento argentino.

La comunidad judía se prepara para celebrar el Pésaj

La conmemoración, que recuerda la liberación de la esclavitud y salida de Egipto hacia la tierra prometida, se celebrará del 22 al 30 de abril. Para conocer más de la festividad, Nota al Pie entrevistó al Rabino, Diego Vovchuk, quién brindó detalles del evento religioso.

Rayos Láser y una noche para la historia en Niceto Club

La banda cordobesa de rock & pop alternativo se presentó en el recinto porteño con su show “Nuestra historia”, en donde recorrieron lo mejor de sus 13 años de carrera en los escenarios.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto