Feb 20, 2022 | Sociedad

Jujuy más allá del carnaval

Un recorrido por la Quebrada para conocer paisajes imponentes y una cultura que mezcla lo andino con lo colonial. Junto a Omar Ignacio, un guía local, Nota al Pie armó un itinerario para que puedas viajar entre cerros coloridos y carnavalitos.
Jujuy
Las Serranías del Hornocal son unas imponentes cadenas de sierras que poseen diversos colores. También es conocido como el “Cerro de los 14 Colores”. En una comunidad originaria cerca de allí, llamada Cianzo, nació Omar, el guía local que recorrió junto a Nota al Pie parte de la Quebrada. Crédito: Silvia Raggio para Nota al Pie.

No hace falta que llegue febrero para hablar del carnaval en Jujuy. Es la provincia con más fechas festivas que días en el año, e incluso este 2022 se agregó una más: el “Jueves de ahijados”. 

Omar Ignacio es guía local en Humahuaca. Nació en una comunidad aborigen llamada Cianzo, cerca de El Hornocal, también conocido como el “Cerro de los 14 Colores”. De voz pausada y tranquila, en cada frase puede notarse su pasión por su lugar de origen, aquel que lo vio crecer y donde lucha para quedarse y no tener que migrar hacia grandes ciudades. 

Visitar los cerros más destacados, dentro de una quebrada que se hace admirar por donde se la mire, es fundamental. Pero también lo es conocer a sus habitantes, sus costumbres y las necesidades que poseen. Nota al Pie recorrió parte de la Quebrada con Omar y te presenta una guía con todos los lugares que no pueden dejar de visitarse. Para contratar el servicio de guía de Omar Ignacio, se puede contactar por Instagram en @jujuyaventura o por celular 388-496-1102.

Jujuy: tips de la Quebrada

A una distancia de 1.543 km de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a Jujuy se puede llegar por transporte aéreo o terrestre. En avión se llega al Aeropuerto Internacional Gobernador Horacio Guzmán, ubicado en la localidad de Perico, a 33 km de San Salvador, la capital provincial. Desde allí, se puede ir a la terminal de micros compartiendo un taxi o remis entre cuatro personas, para abaratar un costo total de 1800 pesos.

Una de las opciones es comenzar el recorrido en Purmamarca e ir subiendo hasta llegar a Humahuaca. Así, a medida que pasan los días, les turistas se van acostumbrando a la altura creciente. Hay varias empresas de micros con gran abanico de horarios para ir moviéndose entre los distintos pueblos y el taxi compartido siempre está disponible. 

En la gastronomía de la Quebrada, predominan dos ingredientes: la carne de llama y el choclo en forma de humita o tamales, aunque la quinoa también se abre paso en los platos. La entrada es la infaltable empanada, que puede ser de carne o de queso de cabra. La llama es presentada de varias formas: puede ser asado, costeleta, lomo, milanesa y charqui, que es la carne deshidratada (un método de conservación precolombino). Las tortillas que se venden en la calle son aliados del mate a cualquier hora.

Los precios no superan los 1.200 pesos, siempre acompañados de una guarnición. De día, los restaurantes suelen ofrecer un menú fijo que incluye entrada, plato principal y postre, que ronda entre 400 y 800 pesos. Por las noches, las peñas acompañan la cena al ritmo de carnavalitos, tinkus, zambas y chacareras y siempre alguna pareja se anima a bailar entre las mesas. Les musiques suelen dejar sobres a les comensales para que se les de una colaboración, mientras otros lugares optan por cobrar un derecho de espectáculo, de alrededor de 300 pesos.

A la hora de hospedarse hay opciones para todos los gustos y presupuestos. Desde hostel con habitaciones y baños compartidos por 1500 pesos la noche, hasta hosterías, hoteles y cabañas que pueden ir desde 3000 hasta 12000 cada estadía por persona. Todas las opciones incluyen desayuno. 

Un aspecto fundamental en la Quebrada es la gran amplitud térmica, por lo que a la hora de armar la valija no pueden faltar ropa de abrigo y prendas más livianas. Por las mañanas y por las noches, el frío se hace presente de forma muy marcada, aún estando en verano; mientras que luego de las 11 am, el calor comienza a ser más fuerte. Por momentos es posible que se nuble, pero suele lloviznar incluso con sol. Las lluvias fuertes son escasas y se concentran en verano. El protector solar, como en todos lados, es un aliado infaltable.

Purmamarca, el pintoresco pueblo en el desierto

Es un pueblo de ensueño, rodeado de coloridos cerros, cuyo “Cerro de los 7 Colores” es la postal típica. Está ubicado a una altura de 2.324 m, en la localidad de Tumbaya. Su nombre deriva de la lengua aborigen aymara, donde “Purma” significa “desierto”; y “marca”, pueblo. Por eso, es el “Pueblo en el desierto”.

Se encuentra a una distancia de 60 km de San Salvador, y con auto se llega en 45 minutos a través de las rutas RN 9 y RN 52. Sino, también está la opción de llegar en micro.

Es pintoresco por donde se lo mire. Se puede visitar la Iglesia Santa Rosa de Lima, construida por primera vez en 1648, ya que luego fue remodelada. Está realizada en adobe y cardón. A su costado está emplazado un mítico algarrobo que, según el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), posee 620 años de antigüedad. Por su parte, el Cabildo es el más pequeño de Argentina.

Tanto a pie como en auto, se puede recorrer el Paseo de los Colorados, un sendero de unos tres km a espaldas del “Cerro de los 7 Colores”. Por lo general, suele visitarse a la tarde mientras se disfruta de unos mates. Su dificultad es baja, y caminando no se tarda más de una hora. La entrada al mirador está a cargo de comunidades originarias, y cuesta 150 pesos. Hay guías locales que ofrecen un recorrido nocturno, en especial si el cielo está estrellado o hay luna llena.

Desde Purmamarca se ofrece la excursión a Salinas Grandes y la Cuesta del Lipán, en camionetas 4×4 donde se puede compartir viaje con otras personas para abaratar costos. Por lo general, el precio es de 10.000 pesos por camioneta. 

Salinas Grandes, como su nombre lo indica, es un gran salar de 200 km que con el tiempo se volvió una visita indispensable para obtener las mejores fotos jugando con perspectivas. Si bien muches turistas saltan para la foto, este salar está ubicado a 3450 msnm. Su entrada también está en manos de comunidades originarias, y cuesta 150 pesos. No se puede dejar de visitar los puestos de artesanes que trabajan la sal y la piedra. Rodrigo, quien vive en la comunidad a ocho kilómetros de Salinas, además pinta cuadros en el momento por apenas 500 pesos. Es un verdadero lujo charlar con él. Su preocupación por el avance de la minería de litio es un reflejo de lo que sienten las comunidades originarias.

Jujuy
El Paseo de los Colorados es un atractivo turístico que, quienes se hospedan en Purmamarca, suelen realizarlo varias veces en su estadía. Con una tranquila caminata, o en vehículo, se puede recorrer un sendero rodeado de grandes cerros rojizos. Otra opción es realizar una cabalgata. Crédito: Silvia Raggio para Nota al Pie.

Tilcara, el corazón de la Quebrada

Continuando el viaje unos 25 km hacia el norte, se llega a Tilcara, ubicado en el departamento homónimo donde también pertenecen Maimará y Huacalera. Está bordeada por el Río Grande, por lo que para ingresar al pueblo se debe atravesar un puente. Este pueblo se caracteriza por su espíritu festivo y es uno de los lugares más importantes donde se festeja el carnaval.

Rompe el esquema tradicional de la plaza central rodeada del cabildo y la iglesia, ya que la Iglesia de la Virgen del Rosario y San Francisco de Asís se encuentra a una cuadra. La visita histórica por Tilcara es importante para conocer la lucha contra los invasores españoles en la guerra por la independencia.

Es uno de los lugares donde hay más opciones de excursiones. Se puede comenzar visitando el Pucará, un sitio arqueológico prehispánico al que se llega cruzando un puente rojo. En lengua quechua, Pucará significa “fortaleza”, y fue uno de los tantos sitios de defensa de las comunidades originarias frente a la invasión española.

Luego, continuando viaje hacia la izquierda del puente, se llega a la Garganta del Diablo, un sendero cuesta arriba que termina en una imponente cascada. Esta travesía puede realizarse en auto o a pie, con una dificultad media a baja. Una vez en el mirador, al que se accede abonando también 150 pesos, se puede descender hasta el Río Huasamayo para obtener una mejor vista. Además, se puede bordear el mismo, e incluso tener que atravesarlo mojándose no más allá de las rodillas. Así, se llegará, luego de 30 minutos de caminata, a estar a los pies de la cascada de unos 18 metros de altura. Se recomienda realizarlo por las mañanas bien temprano o por la tarde. Esto debido a que, como sucede en toda la Quebrada, no hay sombras en todo el recorrido.

Una de las opciones menos conocida es la excursión a la Cuevas del Wayra, un recorrido mágico y espiritual realizado por guías locales. Están ubicadas a una altura de 2900 msnm, a 3 km de Tilcara, en una comunidad originaria. Se cree que estas cuevas eran un lugar sagrado. Para llegar, hay que atravesar paisajes únicos, e incluso en un momento se debe ir agarrándose de la pared en un camino de cornisa, por lo que su dificultad es media a alta. 

En el pueblo de Huacalera, a unos 18 km hacia el norte de Tilcara, la parada obligatoria es visitar el Trópico de Capricornio. Posee un monolito que tiene un reloj que marca el paso del trópico, ubicado en la entrada al pueblo, sobre la RN 9.

Maimará y su tranquilidad

Tomándose un taxi compartido, se puede ir a pasar el día en Maimará, ya que se encuentra a unos 20 minutos de Tilcara. Allí, se ubica la colorida “Paleta de pintor”; un cerro postal del pueblo que abarca diversos colores, como amarillo, rojo, ocre, naranja y rosado. Con un ritmo mucho más tranquilo, recorrer sus calles trae mucha paz. Es un pueblo dedicado al cultivo de flores y, desde hace algunos años, también a la vid por su microclima, al ser el sitio más bajo de toda la Quebrada. La Virgen de la Candelaria, patrona de la Quebrada, posee su propia iglesia, ubicada frente a la plaza. El Mirador del Monolito, ubicado sobre la RN 9, está acondicionado con escaleras y una explanada para que les turistas puedan sacar fotos con comodidad. Es parte de un gran circuito de miradores recientemente impulsados por la Municipalidad.

Uquía, el sitio en Jujuy de los cañones rojizos

Para les amantes de las largas caminatas, una excursión imperdible es hacer trekking en la Quebrada de las Señoritas, unos imponentes cañadones rojizos ubicados en Uquía, a 2900 msnm. Para llegar a este poblado se puede tomar transporte público desde Tilcara, viajando 30 km sobre la RN 9. También desde Humahuaca, a doce kilómetros. Este sitio tiene una antigüedad estimada entre 1000 y 3000 millones de años, y posee diversas cavernas y grietas. Muchas de ellas no se pueden visitar en la actualidad ya que hay peligro de derrumbe. Por eso, este recorrido es importante realizarlo con guías locales, ya que elles saben qué sitios pueden visitarse. Se contratan ahí mismo en el portal de ingreso, que también está a cargo de comunidades originarias y donde se debe abonar 50 pesos.

Dentro de esta quebrada se puede apreciar el Cerro de las Señoritas, donde por las formas y mezclas de colores pueden apreciarse figuras femeninas. Las leyendas en torno a la presencia de mujeres es mejor escucharlas de les locales. Se cree que hay un tesoro maldito esparcido por todo el lugar, aunque nunca se encontraron ni a las mujeres ni al tesoro.

Jujuy
En las Salinas Grandes, la típica visita incluye la sesión de fotos con distintas perspectivas. Pero no puede faltar el recorrido por los puestos de artesanes que trabajan la sal realizando esculturas de llamas, y también trabajan la piedra. Uno de elles, Rodrigo, aprendió además a pintar, por lo que pueden adquirirse sus cuadros pintados en el momento. Crédito: Silvia Raggio para Nota al Pie.

Humahuaca, patrimonio de la humanidad

Su nombre deriva de los pobladores originales de la región, lo omaguacas. Está ubicada a 2.939 msnm y ha sido declarada, en 2003, Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Sus callecitas llenas de puestos de venta son una postal típica. En la plaza central, les niñes suelen ofrecerles a les turistas cantarles coplas a cambio de “moneditas o billetitos”. 

El antiguo cabildo, hoy sede de la municipalidad, posee una torre donde a las 12 y a las 00 horas se asoma San Francisco Solano a dar su bendición. Se trata de una figura de bronce de 1,80 metros con un mecanismo de movimiento en el que levanta la mano derecha para bendecir, mientras en la otra lleva una cruz. Este franciscano misionó en la quebrada en la década de 1590.

El recorrido por el centro del pueblo continúa en las escalinatas que llevan al Monumento a los Héroes de la Independencia, inspirado en el grito de libertad del himno nacional. Allí se rinde homenaje al gaucho norteño. A un costado, se levanta la Torre de Santa Bárbara, el campanario de una antigua iglesia de 1695. El Museo Arqueológico Municipal es otro sitio de visita obligatoria para conocer a les habitantes omaguacas y su cultura. En una de sus cuatro salas se exhiben momias.

Al atardecer, con mate en mano, el paseo lleva al Mirador Peñas Blancas. A través de una pequeña caminata de unos 2 km se llega a un mirador donde puede apreciarse toda la ciudad de Humahuaca junto a la puesta del sol.

Las Serranías del Hornocal está ubicada a 27 Km del centro de Humahuaca. Luego de una hora de viaje en auto por camino de ripio y de cornisa, se llega a un mirador a 4350 msnm. Es conocido como el Cerro de los 14 Colores y se recomienda visitarlo por las tardes, para que el sol no haga reflejo. Desde ahí, se puede caminar por un sendero para llegar a los pies de las sierras, pero no es aconsejable si no se está entrenade.

Cerca de allí se encuentran las comunidades originarias de El Hornocal y Cianzo, donde nació Omar. Algunes de elles son les encargados de custodiar el Mirador, de ofrecer servicio de guías y de realizar artesanías que se pueden adquirir en el puesto emplazado en una carpa. La Laguna de Leandro es un atractivo turístico muy poco conocido. Se trata de un oasis ubicado a 40 km al norte de Humahuaca, declarado Monumento Natural Provincial. También lo es Inca Cuava, a 48 km. Una vez que se llega en vehículo, se debe caminar una hora y media hasta llegar a unas cuevas donde se pueden observar pinturas rupestres con formas de personas, animales y geométricas.

Compartir:

Seguir Leyendo

Nota al Pie | Noticias en contexto