Ene 25, 2022 | Educación

Se oponen a la instalación de Windows en computadoras de Conectar Igualdad

El rechazo fue realizado por Cyber Cirujas, colectivo que promueve el software libre. Nota al Pie entrevistó a Oliman, responsable de prensa de la entidad para conocer sus fundamentos.
CREDITOS MuyComputerPRO Destacada
La adquisición de un millón de programas Windows a Microsoft es cuestionada por Cybercirujas. Créditos: Muy Computer PRO

Esta semana desde el Ministerio de Educación de la Nación anunciaron el relanzamiento del programa Conectar Igualdad. Se trata del programa que otorga netbooks a estudiantes y docentes de escuelas públicas. El anuncio cosechó diversos apoyos, pero también encendió la alarma en el sector de los activistas informáticos.

La agrupación Cybercirujas, especializada en el activismo tecnológico, criticó la intención del Estado de dotar a las computadoras del programa Conectar Igualdad con el sistema operativo Windows

Entre los puntos que objetaron señalaron la “fuga de dólares” que implicaría la adquisición de un millón de licencias de Windows a la empresa Microsoft. También indicaron como inconveniente la obsolescencia programada, desventaja que no está presente en el caso del software libre. 

En tanto, cuestionaron que la instalación de Windows supondría la obtención por parte de Microsoft de datos telemétricos de estudiantes. “Se le regalaría a Microsoft una gran base de datos de futuros consumidores”, señalaron en un comunicado.

Según los activistas informáticos, esa información luego podría ser utilizada en sintonía con algoritmos y big data para lograr perfiles de usuarios orientados a campañas de consumidores.

Para conocer la postura de Cybercirujas, Nota al Pie entrevistó a Oliman, el responsable de prensa del club que está en contra de la obsolescencia y el consumismo.

CREDITOS Diario San Francisco
Desde Cybercirujas afirman que la instalación de Windows en las computadoras de Conectar Igualdad atenta contra la soberanía tecnológica. Créditos: Diario San Francisco

¿Por qué crees que desde el gobierno decidieron dotar de Windows a las computadoras de Conectar Igualdad?

Eso habría que preguntárselo al gobierno. Nosotros estamos de acuerdo con la vuelta del programa Conectar Igualdad, desde un primer momento lo celebramos, pero también nos pusimos en alerta con otras organizaciones ante la posibilidad de que las máquinas tuvieran Windows.

No nos enteramos por un anuncio público, tuvimos que ir a leer la letra chica de la licitación para confirmarlo y desde el ministerio recién esgrimieron algunas explicaciones en respuesta a la visibilidad de los reclamos. Para nosotros son excusas que no resisten un debate serio en términos técnicos o políticos. Huayra GNU/Linux, que es el sistema operativo libre creado por el propio Ministerio de Educación es suficiente como único sistema operativo y en muchos aspectos superador a Windows. 

¿Creés que esto podría revertirse?

Esperamos que los sectores responsables de esta decisión se hagan cargo del error y quiten el artículo de la licitación que incluye Windows. En algunos aspectos puede ser una discusión técnica, pero el problema de fondo es político. Está en juego la soberanía tecnológica nacional. Que no duden que desde la comunidad tecnológica y educativa vamos a respaldar al gobierno a la hora de enfrentar a las corporaciones que quieran moldear el futuro de nuestros pibes y pibas interviniendo en el desarrollo de nuestras políticas públicas.

Quienes acceden a las computadoras de Conectar Igualdad suelen ser de bajos recursos: ¿En caso de que se doten con software libre podría ser perjudicial al momento de postularse laboralmente por no tener familiaridad con el sistema hegemónico de Windows?

Para nada, de hecho todo lo contrario. Huayra/GNU Linux es un sistema operativo de entorno amigable y tiene preinstaladas aplicaciones (también libres) que tienen una fuerte inserción en la industria tecnológica. Hoy en día en el mundo laboral muchas aplicaciones son en entornos web, y Huayra garantiza ese acceso con la inclusión del navegador Firefox. En cuanto a la suite ofimática incluye LibreOffice que cumple con todos los estándares para trabajar sobre documentos de texto u hojas de cálculo, entre otras cosas.

Por otro lado, aprender con un sistema operativo libre facilita la adaptación a otros sistemas operativos, incluso Windows. Por el contrario, Windows genera usuarios cautivos de su propio sistema operativo. Si aprendés con Windows, sólo sabés usar Windows. Por eso quieren estar en las escuelas, porque generan dependencia en quienes lo usan. 

El Estado no debería fomentar esas prácticas que son más graves al ser monopólicas y la escuela es el lugar ideal para romper esa cadena de dependencia. 

CREDITOS DPL News
Los activistas informáticos cuestionan que mediante la instalación de Windows, Microsoft lograría información valiosa de estudiantes. Créditos: DPL News

¿Cómo había sido anteriormente el programa Conectar Igualdad?

El viejo Conectar Igualdad, que dio de baja el gobierno de Macri, tenía los dos sistemas operativos, Huayra y Windows. Desde las comunidades de Software Libre siempre cuestionamos esto, conocido popularmente como «doble booteo», ya que no soluciona el problema de la dependencia a Windows que recién te comentaba. Si sólo conoces Windows, es muy difícil que inicies tu sesión en Huayra, y ahí hay un desbalance creado por el mercado que el Estado se tiene que encargar de nivelar. 

Cuando se presentó el programa hubo mucha presión por parte de los grandes medios de comunicación y el lobby empresarial para que las máquinas traigan Windows. Si revisan el archivo de esa época era permanente el bombardeo, que alcanzaba al programa entero. Hoy es una política de Estado con un amplio consenso social.

En estos años ese debate se siguió desarrollando en el ámbito académico a partir de las experiencias en los primeros años del programa y hay estudios que respaldan nuestra postura con datos concretos. Por eso nos resultan extrañas algunas afirmaciones realizadas en medios de comunicación por fuentes oficiales del ministerio. 

También se siguió desarrollando Huayra, que actualmente está en su versión 5, mejorando variados aspectos por los que fue cuestionado en sus orígenes. De hecho, quizás el dato más importante es que esta versión de Huayra fue elegida como único sistema operativo en las computadoras entregadas por este mismo gobierno en el marco del Plan Juana Manso, un plan similar al Conectar Igualdad lanzado en 2021. Por eso decimos que es una vuelta de Microsoft y su sistema operativo Windows, porque ya se había ido, fue una conquista colectiva ejecutada por este mismo gobierno. 

¿Qué es la obsolescencia programada y cómo interviene en Conectar Igualdad?

La obsolescencia programada es, dicho de una manera sencilla, una práctica abusiva de la industria tecnológica que consiste en programar cuánto tiempo de vida útil tendrá un dispositivo a través de la exigencia de requerimientos técnicos cada vez más elevados para realizar las mismas tareas. 

En las computadoras, los softwares privativos (como Windows) requieren cada vez más requisitos técnicos y realizan tareas o actualizaciones impuestas unilateralmente por el fabricante. Todo esto consume recursos como la memoria RAM o el disco de manera inconsulta al usuario, y al ser de código cerrado no se puede modificar. 

El software libre, y en este caso particular hablando de los sistemas operativos basados en GNU/Linux como Huayra tienen la ventaja de ser de código abierto, por lo tanto pueden modificarse específicamente para un uso puntual. 

Por lo tanto, una máquina de Conectar Igualdad con Huayra como único sistema operativo, durará más tiempo. Esto es porque el software libre, al no perseguir un objetivo económico no programa la obsolescencia de los equipos, sino que busca optimizar al máximo los recursos como una respuesta política a la cultura del descarte.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto