Dic 26, 2021 | Cultura

The Witcher: La temporada 2 reúne al Brujo, la Leoncita y la Hechicera

Mientras que la primera entrega de la serie se centró en la relación romántica de Geralt y Yennefer, la segunda cambia el enfoque emocional y el trío se dirige a formar una familia.

Ciri (Freya Allan) hablando con Vesemir (Kim Bodnia), el mentor de Geralt, en Kaer Morhen. Créditos Netflix

A lo largo de ochos episodios, la segunda temporada de The Witcher agiliza la línea de tiempo caótica que presentó la serie en su debut y se sumerge de cabeza en la trama central de la saga literaria de Andrzej Sapkowski

Mientras que en la primera entrega se adaptaron historias de la colección “Tales of the Witcher” para desarrollar personajes clave, la segunda narra los eventos de ‘“Blood of Elves” y “Time of Contempt”.

El destino se cierne sobre Geralt de Rivia (Henry Cavill) y Ciri (Freya Allan) su joven adoptada a través de la Ley de la Sorpresa, y mientras Ciri es cazada por distintas facciones, la narración profundiza en la historia del Continente, con detalles sobre cómo los monstruos llegaron a habitar la tierra y el papel que jugaron los hechiceros en su creación. 

El último episodio, ‘Family’, concluye muchos de los hilos sueltos desenrollados en la temporada mientras responde preguntas sobre quién es Ciri, cuáles son sus poderes y qué significa la profecía relacionada con ella. El final explosivo revela la verdadera identidad del Emperador Emhyr var Emreis.

La hija del caos

Con Geralt de Rivia desplazado del centro de la historia, la narrativa se centra en Ciri y la Sangre Antigua que corre por sus venas, la que porta una maldición élfica que se transmite de generación en generación. En los libros de Sapkowski, las leyendas cuentan que quien posean el gen Hen Ichaer llevan la muerte y la destrucción dentro de ellos. Fue de esta sangre que Ithlinne profetizó que nacería una vengadora, una destructora de naciones y mundos.

Otros afirman que la Sangre Antigua es un talento heredado muy raro, que otorga control sobre el tiempo y el espacio en un grado inalcanzable, incluso para los sabios elfos. Por desgracia, pocos portadores de este don han podido controlarlo por completo. Este dominio parcial conduce a repentinos estallidos de poder que toman la forma de explosiones impredecibles, incontrolables y, por lo tanto, muy peligrosas. 

Durante la primera temporada de The Witcher, Ciri entra en trance mientras lucha contra las personas que la querían apresar, y, poseída, lanza fragmentos de la profecía de Ithlinne.  En la segunda, Ciri lee la totalidad de la profecía de un libro en el Templo de Melitele. Antes de eso, Triss (Anna Shaffer) la ayuda a someterse a una meditación guiada profunda, en la que les revela que Ciri desciende de Lara Dorren, lo que la convierte en la Hija del Caos. Todas las descendientes femeninas de Lara han sido imbuidas de habilidades mágicas, ya que ella era una poderosa hechicera elfa.

La sangre de los elfos

El Continente tiene una larga historia llena de magia y profecías, y en ella, los elfos son los más perjudicados. Cuando los humanos llegaron, durante la Conjunción de las Esferas, casi toda la raza elfa fue aniquilada, ya que fueron considerados seres inferiores. 

Después de la Batalla de Sodden Hill, Yennefer de Vengerberg lidia con una pérdida importante. Créditos Netflix

A lo largo de la segunda temporada, Francesca Findabair (Mecia Simson), líder del pueblo elfo, explica fragmentos de la historia de su gente y sus motivos para trabajar con los humanos de Nilfgaard. Al final del día, Francesca y su gente quieren justicia, no venganza.

Como Yennefer y Ciri descienden de elfos y están imbuidas de habilidades mágicas, las próximas entregas de la serie, con seguridad trazaran conexiones más profundas entre los elfos y  la capacidad de ejercer la magia del caos. 

La franquicia mejora y se expande

A diferencia de la mayoría de los programas de fantasía, The Witcher en realidad ha optado por estrechar su enfoque esta vez, simplificando cada episodio con una narración más lineal. Esta es sin duda la mayor fortaleza de la segunda temporada, una que muestra que los creadores están escuchando a los fanáticos y se esfuerzan por alcanzar la perfección.

Sin embargo, eso no quiere decir que los nuevos episodios sean demasiado simples o básicos. Incluso con esas confusas líneas de tiempo dejadas de lado, el Continente todavía está repleto de historias superpuestas y una impresionante construcción del mundo que da vida a los libros y juegos de una manera que incluso a los fanáticos más acérrimos les encantará.

Geralt también se desarrolla más en relación con los personajes que lo rodean. No solo aparecen viejos compañeros de su pasado, incluido Vesemir, su antiguo mentor, sino que el núcleo de esta temporada ahora gira en torno a su relación paterna con Ciri, otro personaje que también ha mejorado con notoriedad.

Ciri ya no es una simple damisela en apuros, el personaje de Freya Allan tiene mucha más agencia esta vez, incluso si todavía está atada por la profecía y los caprichos de los demás al menos hasta cierto punto. Como el otro personaje femenino clave, Yennefer también juega un papel vital con un arco que toma algunos giros sorprendentes. 

La temporada 2 de «The Witcher», agrega toneladas de detalles sobre la mitología del Continente y su gente. Con seguridad, «The Witcher: Blood Origin» profundizará aún más en la historia de este mundo de fantasía.

Notas Relacionadas

¡RECIBÍ LA MEJOR INFO!

Mantenete al día con las noticias que más te importan

Bienvenido a la actualidad