Dic 11, 2021 | Género & Sexualidad

Violencia en las infancias ¿Cómo prevenir este tipo de situaciones?

NAP dialogó con María Laura Lazaeta, psicóloga Infantil, para detectar y prevenir este tipo de maltratos.
PSX 20211208 182009
El informe relevado por Unicef y el Min. De Justicia y DDHH arrojó que más del 62% de los agresores son de género masculino y un 25% de agresoras femeninas. Crédito: Medical Express.

Las victimas contra las violencias” es un informe realizado por UNICEF y el Programa las Víctimas Contra las Violencias, lanzado el pasado 19 de noviembre con el fin de visibilizar los números alarmantes en temas de maltrato de les niñes y adolescentes de nuestro país.

Los datos salen de los casos de la Línea 137, del Programa Las Víctimas Contra Las Violencias dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Cabe destacar que, dichos números surgen de las estadísticas hechas entre octubre del 2020 y septiembre del 2021.

No obstante a ello, la línea 137 y la línea de WhatsApp recibió en dicho periodo, un total de 15.118 consultas, de las cuales 9554 son por violencia familiar y 5564 por violencia sexual. 

Además, dicho informe recolectó información de las ubicaciones- de los llamados y mensajes- y se registró que, un 63% se concentra en la ciudad y provincia de Buenos Aires, un 8% en la región pampeana y en el resto del país se registran entre un 2 y un 4%. Es necesario destacar que, un 19% del total, no se pudo obtener información de su ubicación.

Por otro lado, un 48,4% de las consultas por violencia familiar, fueron realizadas por la víctima, mientras que un 21% fue por un familiar. A todo esto, 1 de cada 10 denuncias fueron realizadas en comisarías, hospitales y/o instituciones. 

En tal sentido, el informe arrojó que un 39% de las denuncias, por casos de violencia sexual fueron hechas por un familiar y un 20,1% por la propia víctima. De estos datos, el 18,8% fueron reportados por las comisarías.

Nota al pie dialogó con María Laura Lazaeta, Psicóloga Infantil y Co-fundadora de JUEGOlogia, donde precisó detalles sobre herramientas de prevención, signos de alarma y acompañamiento para niñes y adolescentes.

PSX 20211208 180805 1 noelia acuna
María Laura Lazaeta es Psicóloga Infantil egresada de la UBA, consultora y auditora médica, quien además formó parte de la cátedra de Salud Pública de la casa de estudios. Crédito: Lazaeta.

¿Qué herramientas podemos brindarles a los chicos, para prevenir que vivencien situaciones de violencia?

Primero que todo, es importante definir a qué nos referimos cuando hablamos de situaciones de violencia en la infancia y adolescencia. El Maltrato Infanto-Juvenil se define como todo acto que por acción u omisión provoque en la niña, niño o adolescente un daño real o potencial en su integridad y desarrollo físico, sexual, emocional, cognitivo o social; ejercido por personas, grupos de personas o instituciones que sostengan con la niña, niño o adolescente una relación asimétrica de autoridad, confianza o poder. 

Existen cuatro tipos de violencia: maltrato físico; maltrato psicológico o emocional; Negligencia o abandono y Abuso sexual.Tanto el ámbito familiar como en el ámbito escolar, es importante que nuestro rol como adultos sea el de brindarles, desde un abordaje preventivo, herramientas a los niños, niñas y adolescentes para prevenir que ocurran este tipo de violencias.

Una de estas herramientas es trabajar la educación sexual integral desde edad temprana. Es importante que ellos desde pequeños reconozcan por su nombre las diferentes partes de su cuerpo; que aprendan poco a poco a establecer límites y a saber decir “no” cuando estén bajo la presencia de situaciones que los incomodan.

Educarlos en sexualidad, es darles recursos para detectar y hablar sobre los comportamientos que los incomodan y puedan ser capaces de identificar cuando están siendo presionados para que puedan rápidamente pedir ayuda. También, otras de las herramientas es ayudarlos a que adquieran seguridad consigo mismos y trabajar en su autoestima.

Pero más allá de las herramientas que les brindemos, es fundamental tener presente que la prevención para minimizar las chances de que sean víctimas de abuso sexual. Y el cuidado en general de los chicos es una responsabilidad nuestra, de los adultos.

¿Cuáles son los signos de alarma? ¿Hay alguna forma de darse cuenta si algún niñe u adolescente sufre violencia? ¿Qué rasgos se destacan?

Es importante que todos los adultos, cada uno desde su rol (educadores, padres, profesionales, etc.) estemos atentos a ciertos indicadores. Físicos, comportamentales, emocionales o de tipo sexual en el niño, que pueden ayudarnos a identificar una situación de maltrato infantil. Hay que tener en cuenta que estos signos de sospecha deben valorarse de forma global y no se debe establecer una relación directa entre un solo síntoma y el maltrato Infantil.

PSX 20211208 180634 1 noelia acuna
Otro de los datos del informe es que, el 90% de las víctimas- de violencia familiar- fueron violentadas por su padre, madre y/o padrastro. Crédito: aptus.com.ar.

Existen distintos tipos de indicadores:

Indicadores físicos: Golpes, moratones de diversa evolución, quemaduras o heridas en alguna zona del cuerpo. (También es importante estar atentos a dolores recurrentes sin causa aparente. Por ejemplo, cefaleas, dolores articulares o en la zona abdominal)

Indicadores comportamentales: Algunos de ellos pueden ser: cambios repentinos en el apetito (voracidad o restricción alimentaria; aumento o descenso brusco de peso), dificultades para conciliar el sueño; disminución en el rendimiento escolar; aislamiento social; temores o rechazos intensos hacia una persona, lugar o actividad determinada.

Indicadores emocionales: Algunos de ellos pueden ser: Tristeza, llantos frecuentes, irritabilidad, miedo, enojos desmedidos, sentimientos de culpabilidad, impotencia, vergüenza, frustración, etc.

Indicadores en la esfera sexual: Conductas precoces o conocimientos sexuales inadecuados para su edad.

¿De qué manera se puede ayudar y/o acompañar a les niñes y adolescentes?

Cualquiera sea el tipo de maltrato, ante la fundada sospecha de que un niño, niña o adolescente fué o está siendo víctima de una agresión, es importante que actuemos siguiendo algunos criterios esenciales:

Siempre estar dispuestos/as a escucharlos respetuosamente, brindarles seguridad y confianza de que nosotros estaremos para ayudarlos, ofreciéndoles todo nuestro apoyo y contención. Así como también siempre creerles lo que nos cuentan y no dudar de ellos.

En todos los casos, lo que debe prevalecer es el interés superior del niño, niña o adolescente; y como referentes y educadores debemos actuar en su resguardo y preservar su seguridad física y emocional. También es importante buscar ayuda profesional y recurrir a establecimientos especializados en dicho abordaje para recibir atención, protección y realizar la denuncia correspondiente.

¿Cómo se trabaja con chicos que han sufrido este tipo de violencias? (Físicas o emocionales)

Cuando los chicos sufren situaciones de violencia, ya sean físicas o emocionales, el daño psicológico que les genera haber transitado por dichas experiencias es muy grande. Por lo que resulta fundamental que las familias acudan a profesionales del área de la salud, psicólogos. Que sean idóneos y estén capacitados en el tema para que el niño, niña o adolescente reciba la asistencia psicológica pertinente. Es fundamental que reciban tratamiento psicológico. Ya que es sumamente relevante que cuente con un espacio donde pueda hablar sobre lo ocurrido y que el profesional pueda ayudarlo en dicho proceso.

¿Es posible no detectar signos en chicos que sí sufren violencia? ¿Qué pasa en esos casos?

Si bien tenemos que estar muy atentos a las señales de alarma mencionadas anteriormente. Puede suceder en algunos casos, que no percibamos de manera inmediata estos cambios en sus comportamientos o estados de ánimo. No obstante, es importante que ante la presencia de un indicador que nos llame la atención de que nuestro hijo/a está “distinto/a” o que le está sucediendo algo, buscar asesoramiento y ayuda. A fin de poder detectar lo antes posible si está atravesando por situaciones de violencia y actuar rápidamente realizando las acciones pertinentes para asistirlo y resguarda su salud física y emocional.

Si sabes o sospechas que un niñe u adolescente está siendo víctima de Grooming, abuso sexual y/o explotación comercial y sexual de niñas, niños y adolescentes, no dudes en comunicarte con la Línea 137.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto